Sergio Alvarado.29 mayo
Manuel Abadía llegó a la ADG cuando tenía doce años, club en el que hizo todas sus ligas menores. Foto: Cortesía.
Manuel Abadía llegó a la ADG cuando tenía doce años, club en el que hizo todas sus ligas menores. Foto: Cortesía.

Manuel Abadia es un delantero de la Asociación Deportiva Guanacasteca que afronta una semana decisiva, ya que en tan solo cuatro días podría conseguir dos títulos por los que ha trabajado al máximo y que cambiarían su vida.

Ademas de pulsear el ascenso a la primera división con sus compañeros del cuadro nicoyano, el próximo domingo en el duelo decisivo ante Jicaral, el joven, de 22 años, enfrentará “otra final” este miércoles cuando defienda la tesis para conseguir la licenciatura en Derecho.

Ser futbolista es un sueño que Manuel alimenta desde niño y ahora que su club está a las puertas de llegar a la máxima categoría, reconoce que le cuesta mucho concentrarse en otra cosa, aunque tenga que sacar tiempo para dar el pasito final en la U.

“Desde que entramos a fase final casi que me olvidé de lo que era la U, porque pienso mucho en el partido. Además, para la tesis ya me he preparado durante cuatro meses y tengo mucha confianza”, explicó.

La primera “final” de Manuel durará 30 minutos y tendrá como sede un aula de la Universidad Latina en Santa Cruz, durante ese tiempo el joven futbolista deberá olvidarse del fútbol y de la importancia que tendría para su pueblo recuperar un puesto en la primera división.

Sus compañeros de la U y profesores le ayudan un toque con la materia cuando se pierde alguna clase por los entrenamientos. Foto: Cortesía.
Sus compañeros de la U y profesores le ayudan un toque con la materia cuando se pierde alguna clase por los entrenamientos. Foto: Cortesía.

“No he querido comentar con los compañeros (del equipo) lo de la U, ya que ha sido una semana un poco tensa. Salgo de entrenar y directo a la casa para estudiar y prepararme. Sé que todo va a salir bien si Dios quiere, espero el miércoles salir de eso y pensar solamente en la final”, indicó.

Cuando al joven oriundo de Mansión de Nicoya le dijeron la fecha en la que le tocaba defender la tesis reconoció que se volvió “un poco loco", porque le tocaría en medio de una semana que los pamperos están esperando desde que ganaron el Apertura 2018.

"Me tocaba presentar la tesis el viernes pasado, pero cuando me puse a estudiar no me podía concentrar ni me estaba aprendiendo nada y como no avanzaba tomé la decisión de decirle a la profe que quería pasar la fecha porque solo pensaba en el partido.

“En la U por dicha siempre han sido muy comprensivos conmigo y me ayudan con los horarios y los permisos, así que pregunté si podía defender la tesis después de la final, pero me dijeron que no se podía porque se retrasaba la graduación, por lo que me tocó el miércoles y es algo por lo que he luchado durante cuatro años y tampoco lo voy a echar a perder”, explicó el futuro abogado.

La Tesis
El proyecto que defenderá Abadía este miércoles trata sobre una opción para las personas que cometan un primer delito que sea calificado como leve no necesariamente tengan que ir a prisión, sino imponer otras medidas con las cuales cumpla su condena. Está basado en el artículo 56 bis del Código Penal.
Sin aguantar nada
La familia de Manuel es uno de sus principales apoyos, quienes siempre lo incentivaron a estudiar. Foto: Cortesía.
La familia de Manuel es uno de sus principales apoyos, quienes siempre lo incentivaron a estudiar. Foto: Cortesía.

En su familia siempre lo han apoyado en su carrera como futbolista, pero también le marcaron la cancha al indicarle que tenía que estudiar y aprender a balancear ambas actividades. El papá y el hermano mayor de Manuel son abogados, por lo que en la familia traen las leyes en la sangre.

Abadía recordó que más de una vez se durmió en clases porque llegaba muy cansado de entrenar, principalmente los días que le ponían doble sesión, ya que le toca levantarse bien tempranito y pasar muy activo hasta la pura noche estudiando.

"Tengo una anécdota curiosa, para el primer año de carrera, en el segundo cuatrimestre, fue cuando me ascendieron al primer equipo y en ese momento dije que debía darlo todo, porque es para lo que había luchado así que entonces le metí más al fútbol que a la U.

"Al final del cuatrimestre llegó la profesora y me dijo: ‘Lo siento no pasó’. Ese día tenía tres exámenes y me quedé en uno, llamé a la profesora rogándole que por favor me diera una oportunidad, pero me dijo: ‘Vaya dígale al técnico que lo pasé’.

El entrenador al darse cuenta de lo sucedido llamó a la profesora y le dijo que por favor entendiera la situación, pero ella le dijo: ‘Lo siento, no tengo nada que hablar con usted, su jugador se quedó en el curso’". recordó el muchacho.

Manuel vive junto a su mamá, Lusania Sibaja a quien le dedicó el título del Apertura 2018 junto a su hermanita bebe Angelig, quien falleció y es su mayor motor Foto: Cortesía.
Manuel vive junto a su mamá, Lusania Sibaja a quien le dedicó el título del Apertura 2018 junto a su hermanita bebe Angelig, quien falleció y es su mayor motor Foto: Cortesía.

“Fue una experiencia que me dejó marcado para toda la vida, pero le agradezco a ella su acitud porque me enseñó a que debo balancear mi tiempo y no descuidar una cosa por la otra, ya que en ambas tengo la obligación de rendir muy bien”, indicó.

Curiosamente la profesora que lo hizo bajado en ese oportunidad estará presente en su defensa de tesis, ya que debe revisar el proyecto, por lo que Manuel no tiene duda que le meterá una marca más dura que la de cualquier jugador jicaraleño el próximo domingo.

Después de este miércoles tanto la profe, como todos sus compañeros en la U estarán echándole porras a Manuel, ya que uno de sus compas disputará una final en la que se juega un ascenso a la primera división, donde este joven defenderá en la cancha a su pueblo, como también lo hará con sus clientes cuando ejerza como abogado.