Andrés Mora.13 octubre

Kevin Briceño se tiró desde la gradería la goleada 4-0 que Herediano le metió a Saprissa el sábado, pero como que tenía ganas de conversar y por eso salió a la zona mixta del estadio Eladio Rosabal Cordero a desahogarse.

Alejandro Gómez es el último señalado, pero Kevin Briceño lo defendió. Foto: Rafael Pacheco
Alejandro Gómez es el último señalado, pero Kevin Briceño lo defendió. Foto: Rafael Pacheco

“Es lo que ha decidido el profesor (cambiar a los porteros), hay que convivir con eso, con saber que uno no se puede equivocar porque si lo hace va para afuera y lo digo porque es algo evidente, no es algo oculto.

“Yo jugué nueve partidos de campeonato nacional y me cobraron el puesto por un partido de Concacaf, entonces es complicado, porque se está jugando con eso. Al final hay que mentalizarse, estar jugando con esa presión y poder aguantar esa situación. No es solo los porteros, tal vez otros por ahí se equivocan y también van para afuera, al final esto es competencia”, dijo el guardameta.

La portería tibaseña está en crisis. Wálter Centeno ya usó a sus tres guardametas en este campeonato de Apertura y, como dice el dicho, no hay cara en que persignarse.

A Alejandro Gómez le tocó el turno en la visita contra el Team, y aunque sus errores no fueron tan evidentes como les pasó a Briceño y Aarón Cruz, sí es señalado porque en el tercer golcito pudo meterle diferente las manos a la pecosa y despejar. Fue evidente que mete mal las manos al cabezazo de Brian Rubio.

Kevin falló contra el Club Atlético Independiente de Panamá por la Liga Concacaf y Cruz en el clásico.

Cruz atajó las primeras tres mejengas del torneo, Kevin las siguientes nueve hasta que falló, entonces volvió Aarón para dos partidos y Gómez lleva solo uno y 7 minutos (los que se jugaron en Jicaral antes de la suspensión). Si Paté considera que Alejandro se equivocó el sábado, le tocaría a Briceño volver.

A Aarón en el clásico se le fue una bola que parecía fácil de atrapar o por lo menos de despejar. Foto: Rafael Pacheco
A Aarón en el clásico se le fue una bola que parecía fácil de atrapar o por lo menos de despejar. Foto: Rafael Pacheco

“No me gusta hablar tanto cuando no juego, pero obviamente sí es complicado, creo que no hay palabras para describir lo que pasa. Venimos de un marcador abultado en el clásico y venimos acá y nos meten cuatro, es complicada la situación, pero hay que poner las barbas en remojo, todavía estamos a tiempo”, agregó.

Según Briceño, ninguno de los goles rojiamarillos fueron culpa de Alejandro, por lo que cree que a él le tocaría defender el marco el miércoles cuando visiten el José Rafael “Fello” Meza para enfrentar a Cartaginés.

El portero, que según los rumores está siendo tentado por Jafet Soto y el Herediano, señaló que respaldan siempre a Paté.

“Siempre sale a las conferencias a ponerle el pecho a las balas, pero a final tenemos que respaldarlo y la única manera es en la cancha, no es bonito perder y menos contra rivales directos de esta manera, a mí no me gusta perder ni jugando bolinchas, me entristece, me enoja, pero hay que trabajar, hay que seguir, hay tiempo todavía”, indicó.

Son días históricos para el Monstruo, pero negativamente. Según datos de Cristian Sandoval, Saprissa tenía 9 años de no perder tres juegos seguidos en etapa regular del torneo.

La última vez fue con Roy Myers en el banquillo en el Invierno 2010. Además, por tercera vez en toda su historia, el Monstruo es goleado en una misma temporada por Alajuelense y Herediano.

¿Y ahora?
Alejandro apenas lleva un partido y ya le llenaron el saco. Fotografía: John Durán
Alejandro apenas lleva un partido y ya le llenaron el saco. Fotografía: John Durán

Después de que a Alejandro tampoco le fuera muy bien en su presentación, la afición está desesperada, porque se quedaron sin opciones, a menos que Wálter se atreva a poner porteros de liga menor.

“Qué difícil, les han dado oportunidad y no han logrado asentarse, no es cualquiera que ataja en Saprissa, es falta de madurez emocional para jugar en un equipo grande, tendrán que aplicarse más o entrenar diferente.

"No sé cuál será el entrenamiento específico porque fallan en fundamentos como estirarse, salir, moverse, medición de espacio y velocidad. Habría que ver si ellos mismos se hacen una introspección de los fallos que tienen regularmente y garrafles”, explicó el exportero morado Marco Rojas.

“Una cosa que no hay que olvidar es que la afición es muy exigente y por eso se ve tanto yerro. No dudo que estos muchachos han dado lo mejor, pero las cosas no les han salido”, señaló.