AFP .8 junio

Apodada la “Pelé con faldas” por el mismo Rey Pelé, Marta encara seguramente su último Mundial de fútbol femenino a los 33 años, y sus posibilidades de ganar por fin el título en Francia-2019 parecen lejanas al frente de una selección de Brasil que no anda pura vida.

Considerada la mejor jugadora de fútbol de todos los tiempos por la mayoría de observadores, “Rainha Marta” (la reina Marta) nunca logró llegar a lo máximo con la chema de suy tierra, pese a ser la máxima anotadora de los mundiales, con 15 pepinos.

La jugadora brasileña Marta junto al croata Luka Modric, con sus trofeos como mejores jugadores del año de la FIFA. Foto: AFP
La jugadora brasileña Marta junto al croata Luka Modric, con sus trofeos como mejores jugadores del año de la FIFA. Foto: AFP

Disputó cuatro, siendo subcampeona en 2007, y obtuvo dos medallas de plata, que le dejaron un sabor amargo, en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004 y Pekín-2008.

Pero para este Mundial-2019 en Francia, no se hace ilusiones. “Es difícil pensar en el título, y en este momento, la situación de la selección dista mucho de ser ideal, es incluso la peor desde que la integro”, dijo Marta al periódico sueco Expressen.

En efecto, las brasileñas han sufrido nueve derrotas en igual cantidad de amistosos de preparación para Francia-2019, al que llegan con una mezcla de jóvenes y algunas experimentadas, como Marta, Cristiane o Formiga, que a sus 41 años jugará su séptimo Mundial, un récord.

Otro problema importante: Marta no estará disponible para el debut de la 'Canarinha' en la Copa del Mundo contra Jamaica.

“La condición de Marta mejoró mucho más rápido de lo que esperábamos de su lesión en el muslo izquierdo. Fue una lesión problemática. Pero la verdad es que no puede jugar este domingo”, dijo Oswaldo Álvarez ‘Vadao’, técnico brasileño.

Brasil se coronó campeón de la Copa América femenina del 2018, disputada en la ciudad de La Serena, en Chile y con ello ganó el boleto al Mundial de Francia, que arrancó este viernes. AFP
Brasil se coronó campeón de la Copa América femenina del 2018, disputada en la ciudad de La Serena, en Chile y con ello ganó el boleto al Mundial de Francia, que arrancó este viernes. AFP
Pica como la Pulga Messi

Si la reina del fútbol brasileño no fue campeona del mundo como su contraparte masculina, Pelé, que fue tricampeón mundial, ganó más premios individuales que nadie, hombres y mujeres por igual.

Fue elegida por sexta vez como la mejor jugadora del mundo en septiembre, quedando por encima en el podio de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, ganadores de cinco trofeos cada uno.

El ídolo argentino, Lionel Messi, al igual que la brasileña Marte, siguen de momento sin ganar nada con su selección mayor. AFP
El ídolo argentino, Lionel Messi, al igual que la brasileña Marte, siguen de momento sin ganar nada con su selección mayor. AFP

Marta tiene mucho en común con Messi: su baja estatura (ella mide 1,62 m), la genialidad con la pelota al pie y tener que arrastrar como una losa la falta de un título importante con su país (Messi, como Marta, perdió una final mundialista contra Alemania en 2014).

“¿ Messi no entró en la historia del fútbol ? ¿ Es porque no ganamos que no entramos en la historia ?”, cuestionó la brasileña en una conferencia de prensa en enero.

Pero el principal logro de Marta es haber salido de la miseria después de una infancia difícil en Alagoas, uno de los estados más pobres del nordeste de Brasil.

Embajadora de la ONU para la igualdad de género, es una inspiración para muchas mujeres brasileñas que aman jugar al fútbol pero que a menudo son estigmatizadas en un país muy machista.

Torneos con hombres

Marta Vieira da Silva ha pasado su vida corriendo. Para evitar el calor de Dois Riachos, el pueblo humilde donde nació, se escapaba al amanecer para jugar a la pelota.

Sus padres se separaron cuando ella tenía menos de un año y su madre se quedó sola con cuatro hijos. No pudo ir a la escuela hasta que cumplió nueve años porque no tenía dinero para comprar útiles escolares.

Camuflada entre los niños, participaba en torneos masculinos hasta que un entrenador la descubrió. Los niños amenazaron con romperle una pierna, frustrados por ser regateados por una niña.

Fue entonces cuando un representante local la llevó a Río de Janeiro. Tenía en ese momento 14 años y fue cuando se subió al autobús que su madre tomó en serio su pasión desbordada por el fútbol.

Después de tres días de viaje, fue reclutada por el Vasco Da Gama durante su primera prueba. Su inmenso talento captó rápidamente la atención de los especialistas y jugó su primer Mundial en 2003, a los 17 años, como Pelé.

Al año siguiente, Marta aterrizó en Umea, en el norte de Suecia, en un poderoso equipo femenino que algunos meses después se coronó campeón de Europa.

Marta con su cuarto balón de Oro en el 2009, mientras que Lio Messi, ganaba el primero de cinco. Los acompaña Joseph Blatter. AFP
Marta con su cuarto balón de Oro en el 2009, mientras que Lio Messi, ganaba el primero de cinco. Los acompaña Joseph Blatter. AFP

La brasileña continuó su carrera entre Suecia y los Estados Unidos (ahora juega en Orlando Pride), con algunos momentos en el Santos, el club de Pelé.