Agencia AP.4 mayo

El Liverpool supo superar la baja de Mohamed Salah, debido a un fuerte golpe que se llevó en la cabeza, tras de chocar contra el portero del Newcastle, para conseguir una apretada victoria de 3-2 y colocarse como líder provisional de la Liga Premier.

Liverpool consiguió su octava victoria seguida en la Premier, dejándole dos puntos por encima del Manchester City.

Mohamed Salah, tiene un fuerte golpe en el cuello, al chocar contra el portero del Newcastle y no jugaría contra el Barcelona, este martes. Fue sacado del campo en camilla. AFP
Mohamed Salah, tiene un fuerte golpe en el cuello, al chocar contra el portero del Newcastle y no jugaría contra el Barcelona, este martes. Fue sacado del campo en camilla. AFP

El City, que se enfrentará al Leicester este lunes, repetirá como campeón si gana sus últimos dos compromisos.

Salah tenía los ojos llorosos cuando fue retirado en camilla de la cancha a los 73 minutos al golpearse contra el piso tras un choque con el arquero de Newcastle, Martin Dubravka. El egipcio podría perderse el partido de vuelta de la Liga de Campeones ante el Barcelona este martes a la 1 p. m., hora tica.

“Vamos a ver. Recibió un golpe en la cabeza. Vio el partido en el vestuario, estaba bien, pero tenemos que hacer más pruebas”, declaró el técnico del Liverpool Jürgen Klopp.

El triunfo mantiene a los ‘Reds’ firmes en el pulso por el título liguero, que no consiguen desde la temporada 1989-1990, cuando el campeonato todavía no era Premier League.

En este impresionante salto, Divoc Origi, pescó la redonda de cabeza, para darle el triunfo al Liverpool y mantenerlo en la pelea por el título de la Premier. AFP
En este impresionante salto, Divoc Origi, pescó la redonda de cabeza, para darle el triunfo al Liverpool y mantenerlo en la pelea por el título de la Premier. AFP

El holandés Virgil van Dijk (13), y Salah (28) fueron los primeros anotadores del Liverpool, mientras que Christian Atsu (20) y el venezolano Salomón Rondón (54) marcaron para el conjunto de Rafa Benítez.

Cuando parecía que los Reds tropezaban, Divock Origi, envió a la red el balón con un remate de cabeza tras un cobro de tiro libre en el 86, para el 3-2 final.