Sergio Alvarado.22 enero
Jimmy Marín y compañeros celebraron una goleada que les urgía para reforzar su confianza. Fotografía: Prensa Saprissa.
Jimmy Marín y compañeros celebraron una goleada que les urgía para reforzar su confianza. Fotografía: Prensa Saprissa.

Saprissa resolvió este viernes una deuda que tenía pendiente en el arranque de este año: los goles.

Los morados solo habían marcado un gol en dos partidos en el torneo nacional, por lo que la semifinal contra el Arcahaie, por la Liga Concacaf, despabilaron la delantera del Monstruo.

De los cinco pepinos que le marcaron a los haitianos, cuatro fueron de jugadores en ofensiva: Ariel Rodríguez, Jimmy Marín, Cristhian Bolaños y Mariano Torres, lo que refuerza la confianza para lo que viene.

“Estamos muy contentos y felices, veníamos haciendo las cosas bien, pero no se nos estaban dando los goles, sabíamos que era un partido para salir y tomar confianza, hacer bastantes goles, es lo que necesitábamos.

“Para nosotros los delanteros que el marco se nos estaba cerrando, nos quitamos un peso de encima, tenemos que seguir igual, mejorar día a día, vamos bien, la llegada de jugadores como Kendall (Waston) nos da mucha confianza, nos ayuda y motiva mucho, igual con Bola, todos saben lo que le dan al Saprissa”, explicó Marín.

El extremo morado afirma que le ilusiona la oportunidad de jugar un clásico para definir al campeón de la Liga Concacaf. Además asegura que su equipo no se da por menos ante el favoritismo que para muchos lleva Alajuelense en este ocasión.

“Estamos tranquilos, sabemos que ellos tienen buenos jugadores y un gran equipo, pero también los tenemos nosotros, este es un equipo de buena técnica, experiencia, nivel, sé que será una final muy bonita, pero en este momento hay otros partidos antes, ya nos llegará el momento de jugar ese duelo”, comentó.

Curiosamente, Jimmy ya sabe lo que es ganar este torneo, ya que en el 2018 alzó el trofeo regional cuando jugaba con el Herediano y vencieron al Motagua de Honduras. Incluso Marín anotó en el partido de vuelta, suelo catracho.

“Esto es de un equipo, tenemos que estar todos unidos, fortalecernos, mejorar las cosas que tenemos que mejorar, las finales son de detalles, por lo que hay que estar concentrados los 90 minutos, ya se me dio la oportunidad de ser campeón y lo quiero ser de nuevo, ahora con el Saprissa”, finalizó Marín.