Andrés Mora.22 junio
Arley hasta a la perrita de la casa ya hizo liguista. Foto: Cortesía
Arley hasta a la perrita de la casa ya hizo liguista. Foto: Cortesía

Arley Salas Murillo lleva veinte años trabajando el mármol y hoy tiene razones para estar orgulloso porque le hicieron un encargo que lo mete de lleno en la historia del centenario de Liga Deportiva Alajuelense, equipo al que sigue.

En su empresa, Tecnomarmolería J.J., se fabricó la linda placa que les recordará a las generaciones futuras dónde se fundó el equipo manudo. Esa placa fue develada el 18 de junio al costado oeste del parque central de Alajuela en medio de una gran celebración que dio inicio a un año de festejos.

En ese sitio donde la pusieron estuvo el famoso salón París, la cuna del León.

Arley trabaja de manera independiente desde el 2006 en su taller de Concepción de Alajuelita.

Sábado de fiesta
La gran fiesta del centenario será este sábado en el estadio Alejandro Morera Soto. A las 3:30 p.m. se abrirán las puertas y la actividad llamada: “Seguiremos latiendo" arrancará a las 3:50 p.m. con un concierto de la banda 11/04, a las 4:30 p.m. aparecerán exjugadores, 5 p.m stand up comedy con Gustavo Gamboa; 5:45 p.m. coreografía; 6 p.m. premiación del campeonato FIFA y a las 7 p.m. será el inicio del espectáculo principal.
Las entradas están a la venta en: www.ldatickets.com con un valor de ¢5 mil y ¢6 mil (las otras localidades están agotadas).

“Para mí fue un gusto estar en algo tan importante”, comentó Arley, liguista de toda la vida.

Por ser aficionado manudo, la elaboración de la placa tuvo para él un significado especial.

La placa está en el lado oeste del parque.. Fotografía: Fanny Tayver.
La placa está en el lado oeste del parque.. Fotografía: Fanny Tayver.

“Imagínese el orgullo de uno porque el trabajo esté expuesto así, lo que faltó fue que yo saliera en la foto”, contó en broma y en serio.

Y es que por esas cosas de la vida (y del trabajo) Arley no pudo asistir a la develación en la provincia de los mangos.

Con pegue

Desde el momento en que se colocó la placa Arley se hizo famoso.

“El teléfono no ha parado de sonar felicitándonos, han llamado amistades que saben lo que uno ha pasado y que ha costado levantarse a un punto de estos. Yo soy liguista, sí, pero no envenenado; antes lloraba, pero en algún momento uno deja de ser fanático”, reconoció

La responsabilidad de que sea rojinegro es de su tío Juan “Tribilín” González. Cuenta Arley que hace muchísimos años jugó con la Liga y además tuvo un primo –Melvin Araya González– que fue ficha eriza.

En una semana

El primer contacto de la Liga con Arley fue hace como mes y medio. Los manudos le pidieron una cotización, él dio su precio y mostró su brete.

Salas hasta trabajó la placa con la chema rojinegra. Foto: Cortesía
Salas hasta trabajó la placa con la chema rojinegra. Foto: Cortesía

Fue hace como quince días cuando llegaron a un acuerdo formal y le dijeron que le diera viaje.

Arley primero se sorprendió porque no esperaba que lo buscaran. Lo bueno es que se dio y él asumió el encargo con amor.

“El primer proceso es ir a conseguir la pieza, porque no se consigue con esa medida. Es de un metro de alto por cincuenta de ancho en mármol español blanco”, explica.

“Lleva pulido, el trabajo era grabación en bajorrelieve, pintura negra automotriz, y el detalle de grabación se llama ‘sandblasting’ o chorro de arena”, agregó.

Lista para que todos los liguistas la disfruten. Foto: Cortesía
Lista para que todos los liguistas la disfruten. Foto: Cortesía

Arley, de 47 años, puede rajar y decir con orgullo que una muestra de su trabajo marcará un lugar especial en el puro corazón de la provincia manuda.

Un dato curioso es que en la pieza también trabajaron sus hijas Jeymi y Jennifer.

Jeymi es la que levanta letras y es saprissista; Jennifer también es de corazón rojinegro.

“Esa fue la que sufrió, Jeymi, no sé si al final había quedado grabado un vídeo donde ella está diciendo ‘lo que hace un saprissista por un salario’”, contó Arley.

Todo eso, claro, se dio en medio del vacilón. El trabajo debía quedar bien hecho y así fue.

Cuidaron todos los detalles para que quedara muy tuanis. Foto: Cortesía
Cuidaron todos los detalles para que quedara muy tuanis. Foto: Cortesía

La placa la empezaron un miércoles y estaba lista el viernes como 9 de la mañana.

Lo primero es un diseño gráfico, seguido por montaje de todo el arte, después ploteo o corte, se sigue limpiado o levantado de letras, se le pone pintura premier automotriz y después pintura final, de último se quita todo el plástico y se cepillan las orillas.

“Lo más lerdo es la pintura”, contó Arley.

El manudo quedó tan contento que dice que ojalá lo sigan buscando para hacerle más trabajos a una institución a la que tanto quiere, pues además hace rotulaciones.