Andrés Mora.11 octubre
Marcos dejó a los rivales en el piso y la pecosa en el fondo del marco. Fotos: Mayela López
Marcos dejó a los rivales en el piso y la pecosa en el fondo del marco. Fotos: Mayela López

¡Ay manudos! Vayan a chequearse el corazón porque la alegría de estar tan cerca de un título después de seis años de sequía podría matar a cualquiera.

Alajuelense derrotó 1-0 al Municipal Grecia y sigue líder con 42 puntos, una cifra que ya parece inalcanzable para sus perseguidores: San Carlos es segundo y está 14 unidades abajo, mientras Saprissa, que es tercero, tiene 15 puntos menos (los morados deben dos mejengas).

Con esa victoria matemáticamente ya amarró la clasificación a la siguiente ronda y está muy cerca de hacerlo con el primer lugar, una posición que le permitirá cerrar en casa las siguientes rondas y, en caso de no ganar la segunda etapa, disputar la gran final del Apertura 2019.

El primer tiempo estuvo bastante peleado, hasta que Grecia se quedó con un hombre menos. Fotos: Mayela López
El primer tiempo estuvo bastante peleado, hasta que Grecia se quedó con un hombre menos. Fotos: Mayela López

Ya son doce jornadas sin perder (diez victorias y dos empates), le está pasando por encima a todo el que se le ponga en frente y eso que nadie creía en el técnico Andrés Carevic para sacar a la institución de la crisis y de una vez por todas dejar atrás el 29 y levantar su campeonato número 30.

Contra el cuadro griego no fue nada jamón, de hecho es de los rivales que mejor se ha plantado en el estadio Alejandro Morera Soto.

Incluso, los visitantes en los primeros tres minutos dieron claras señales de que no iba a regalar nada y que si los erizos querían ganar, tenían que hacer un esfuerzo extra.

Cabe destacar que la mejenga de este viernes por la noche empezó con buenas noticias, pues en el marco de Grecia apareció Kevin Ruiz, quien desde hace ocho meses no veía acción ya que se le había roto el ligamento cruzado de la rodilla izquierda.

Volvió Kevin a las canchas, pero lo hizo con derrota. Fotos: Mayela López
Volvió Kevin a las canchas, pero lo hizo con derrota. Fotos: Mayela López

El duelo estuvo parejo hasta el minuto 33, cuando los griegos se quedaron con un hombre menos.

La expulsión fue demasiado drástica. Parece que Eduardo Matamoros no la merecía, porque aunque sí se barrió peligrosamente, parece que Allen Guevara hizo un poquito de teatro para convencer al árbitro central.

Después de esa acción todo mundo quedó chiva con Vega, en cada acción reclamaban griegos y liguistas también.

El juego se encendió en los últimos cinco minutos de la primera parte. Le llovió metralla a Kevin y sus zagueros le ayudaban, se defendían literalmente con todo y hasta con mucha suerte porque les pegaban las bolas en cualquier parte del cuerpo justo para desviarlas y alejarlas del marco.

Por fin llegó el gol

Cuando se reinició el juego se sintió a una Liga que la tenía clarísima: tenía que irse con todo al ataque, aprovechar el hombre de más y clavar por lo menos una.

La primera clara fue al 51′ con Bernal Alfaro, quien fusiló a Ruiz, iba tan duro que el portero no pudo controla y le quedó a Marcos Ureña. Hasta ahí llegó la jugada porque pescaron al mundialista en fuera de lugar.

Dos minutos más tarde Facundo Zabala entró con confianza por izquierda y cuando estaba entrando al área pateó de zurda y por centímetros no entró ese balón.

Esta tarjeta roja marcó el resto del partido para los griegos. Fotos: Mayela López
Esta tarjeta roja marcó el resto del partido para los griegos. Fotos: Mayela López

Después le tocó a Barlon Sequeira fallar cuando le quedó para tocar la gloria dentro del área, pero la voló.

Tanto era el acoso que llegó el minuto 61 y en ese momento, hasta que por fin, se sacudieron las redes griegas.

Anthony López peleó un balón con todo y lo ganó, se la pasó como con la mano a Ureña que corrió, se quitó al portero y definió con zurda ya con el marco prácticamente vacío para el 1-0.

Marcos llegó a cuatro goles en este Apertura. Fotos: Mayela López
Marcos llegó a cuatro goles en este Apertura. Fotos: Mayela López

Parecía que era cuestión de tiempo para que llegaran más goles porque la Liga no aflojó, daba la impresión que querían cocinar este partido lo antes posible y no terminar con problemas. Cosa que no sucedió porque al final hasta un par de sustos se pegaron, porque si caía un golcito de la vista en los minutos finales era un tortón.

Al 71′, Zabala quería meter con todo y bola a Kevin, pero el guardameta tapó bien, aunque se la dejó a Barlon que no pudo darle la dirección adecuada para clavarla.

Pasaron tres minutos y casi cae el gol de la temporada. Christopher Meneses sacó un pase larguísimo al área y encontró solo a Allen Guevara, que intentó colocarla de seguido y por centímetros no pudo cantar el gol.

No hubo por dónde entrara un segundo gol, pero los tres puntos se quedaron en la Catedral. Incluso no le pitaron un penal a los erizos al 86′, cuando Kevin fauleó a Marcos dentro del área.

Los últimos tres minutos de juego Carevic se los dio al joven Josué Abarca Valverde para que debutara. El oriundo de Pueblo Nuevo de Cajón en Pérez Zeledón ingresó por Barlon.

El próximo reto erizo será el próximo jueves cuando visite el estadio Eladio Rosabal Cordero para medirse a La U Universitarios. Mientras que Grecia intentará salir de su crisis el miércoles en casa contra Santos.