Andrés Mora.28 octubre, 2019

El Club Sport Herediano encontró en Nextaly Rodríguez un cambio superexitoso para partidos complicados.

La Cueva no le pesó a Nextaly. Foto: Rafael Pacheco
La Cueva no le pesó a Nextaly. Foto: Rafael Pacheco

Pero ojo, tampoco es que el delantero de 21 años puede hacerlo todo solo. Pero, por ejemplo, el domingo en la Cueva demostró que sus ganas de jugar les complica la vida a los rivales.

Además en Tibás hizo el golcito del descuento que sirvió, aunque fuera, para asustar a los morados, que terminaron pidiendo tiempo.

El hijo de Nueva Santa Rita de Orotina tuvo un inicio de campeonato complicado por algunos problemas de contrato. El Team y Carmelita no lograban ponerse de acuerdo con su traspaso, pero poco a poco Nextaly va forjando un nombre vestido de rojiamarillo.

“Yo pensaba que iba a ser muy difícil llegar a un equipo grande y sumar minutos como lo estoy haciendo. La idea es darme a conocer y gracias a Dios todo se me está dando de la mejor manera y espero seguir este camino”, dijo el futbolista.

Nextaly debutó el 18 de setiembre y ese día hizo una asistencia. Después ha tenido que ir pellizcando minutos, nunca ha sido titular.

“Lo único que me falta es que el técnico se decida (a ponerlo como titular), cada rato que me ha tocado jugar trato de aprovecharlo al máximo. Siempre trato de aportar mi granito de arena al equipo, tanto individual como grupal, y el día que me toque de titular espero aprovecharlo al máximo”, comentó Rodríguez.

Los heredianos están muy contentos con el rendimiento de Rodríguez. Fotografía José Cordero
Los heredianos están muy contentos con el rendimiento de Rodríguez. Fotografía José Cordero

A puro ratito suma 238 minutos jugados, pero se ha dejado ver porque ya lleva cuatro goles. Quiere decir que anota aproximadamente cada 60 minutos. Sumando todos no alcanza ni a tener tres mejengas completas.

Nextaly inició su carrera en una escuela de fútbol que se llamaba Santa Rita FC y de ahí pasó a la academia Wílmer López (Carmelita), donde lo vieron los florenses.

El gol que le hizo al Monstruo lo había soñado, pero imaginaba que el Team ganaba.

“Por las circunstancias del partido no se dio la celebración, pero desde que estábamos entrenando en la semana llevaba muchas ganas de anotarle al Saprissa. No se pudo celebrar pero ahí vamos”.