Ricardo Silesky.20 enero

"No se repartan nada nada mientras Saprissa esté vivo", es una frase que los morados no nos cansamos de repetir, pero parece que a muchos fácilmente se les olvida.

¿Y por qué lo digo? Al inicio de este torneo eran pocos los que colocaban al Monstruo como favorito para ser campeón, incluso escuché a algunos decir que hasta era candidato a quedar fuera de zona de clasificación.

Bolaños también marcha con paso perfecto ya que ha anotado en los tres partidos del torneo. Foto: Rafael Pacheco
Bolaños también marcha con paso perfecto ya que ha anotado en los tres partidos del torneo. Foto: Rafael Pacheco

Para muestra un botón, en un sondeo hecho por el periódico La Nación a 53 periodistas de 14 medios de comunicación, solo 9 pusieron a Saprissa como favorito al título. ¡Sí, solo 9!

Pero hoy, jugadas tres fechas del torneo, Saprissa es líder, marcha con paso perfecto, es el equipo que mejor juega y no sufre por las tortas de sus jugadores (como pasa en otros lugares).

Otros criticaron que solo se dieran dos fichajes, pero en este torneo Wálter Centeno cuenta con una banca que no había tenido antes, de esas bancas que ganan partidos. Porque aunque Hernán Medford se enoje, Paté le ganó el partido del domingo desde el banquillo cuando mandó a la cancha a Johan Venegas.

Y aclaro, sí creo que nos falta un defensa central, pero tampoco es que tenemos una planilla limitada como muchos querían hacer creer.

Tengo claro que la 35 está muy lejos aún, bien dijo Centeno después de derrotar a Cartaginés: “Todo mundo hablar de la 35, pero no hay que hablar, la 35 se construye”. Lo que realmente me molesta es cuando se subestima al equipo más grande de este país que el torneo pasado no llegó a la final porque la tanda de penales favoreció a Heredia, tampoco fue que nos pasaron por encima.

¿Llegaremos a la 35 o no? Eso no lo sé porque no tengo una bolita de cristal, lo que sí sé es que Saprissa siempre estará entre los favoritos, le guste o no a la mitad de este país que no es morada.