Andrés Mora.22 agosto
Ricardo Allen y los fiebres limonenses parece que recuperaron la sonrisa y se alistan para la visita del Sapri. Fotos: Mayela López
Ricardo Allen y los fiebres limonenses parece que recuperaron la sonrisa y se alistan para la visita del Sapri. Fotos: Mayela López

El equipo ya está entrenando y las cosas están claras entre Carlos Pascal, Dennis Viveros y Jorge Castillo, por lo que se avecinan tiempos de calma para Limón F.C.

Cifra: 1 victoria lleva apenas el cuadro de Limón.

Castillo, fue el que se quedó con la administración del club, después de una reunión de los tres dirigentes en cuestión que se realizó este miércoles por la mañana.

Ricardo Allen y sus pupilos también volvieron a la normalidad y entrenan puras tejas después de un arranque complicado por el tema de los salarios atrasados.

“La institución tenía, tiene y tendrá un solo administrador y somos nosotros. Faltan detalles legales, pero en términos generales sí (tiene el control de Limón como lo deseaba)", respondió don Jorge.

Para Castillo el juego del domingo (3:05 p. m.) contra Saprissa en el estadio Juan Gobán nunca ha estado en duda, y celebra que ya los futbolistas se hayan puesto a bretear y entrenen con normalidad pensando en ese importante juego.

La Tromba del Caribe ocupa el último puesto del campeonato con 3 puntos, con solo una victoria en siete jornadas disputadas. Pese a eso con un triunfo ante los morados y una derrota de La U-Universitarios podría mandar a los académicos al sótano.

Sería una buena noticia que se uniría a las que van a llegar en la próximos días, según reconoció el administrador del club.

“En quince días se podría hablar de convenios y alianzas importantes para Limón F.C. Los salarios de agosto se pondrán al día esta semana y los que tenemos atrasados con siete jugadores se realizará mediante un plan de pagos”, reconoció Castillo.

Ya las entradas para el juego de los caribeños ante los morados se pusieron a la venta. Sol está en ¢5 mil, sombra ¢8 mil y en la zona VIP están cobrando ¢10 mil.

La administración está esperando que haya un llenazo, incluso les hace un llamado a los aficionados limonenses y saprissistas, para que asistan al estuche, pues la taquilla se utilizará para el pago de los jugadores para los jugadores.

El juego pinta bonito porque el Monstruo no puede aflojar y mucho menos darse el lujo de perder puntos en el Caribe, ya que su objetivo es darle cacería al León en la lucha por el primer lugar.