Ricardo Silesky.28 marzo
El próximo torneo Paté podrá armar el equipo que quiera para afianzar su idea de juego.
El próximo torneo Paté podrá armar el equipo que quiera para afianzar su idea de juego.

”Hoy pegué baile”, decía muchas veces Wálter Centeno cuando dirigía a Grecia, incluso cuando perdía los partidos.

Y era cierto, los griegos jugaban bonito y muchas veces el resultado era injusto.

Sin embargo, ahora el panorama de Paté es distinto, ya que Saprissa no pega baile, estamos lejos de jugar lindo y se han perdido bastantes puntos (solo ganó dos de los últimos nueve).

Realmente admiro la determinación de Centeno de morir con su idea de juego y sé que más temprano que tarde lo conseguirá y disfrutaremos de un Monstruo muy vistoso.

Pero también creo que debe ir aceptando que el fútbol es dinámico, de variantes, en ciertos momentos buscar algo diferente puede ser la clave. Eso le está faltando a Saprissa y solo el técnico puede cambiarlo.

Muchos jugadores se ven estresados, sin una claridad para pensar. Eso nos hace incurrir en muchos errores, pérdidas de balones y esa insistencia de jugar para atrás, lo cual saca de quicio a la afición.

Lo que más me gustó del equipo ante San Carlos fue cuando empezaron a ser más directos, buscando los espacios y la velocidad. ¿Costará tanto darles algunos momentos de libertad durante el juego?

La clasificación no está amarrada y el liderato se nos está escapando, está en usted Paté tomar decisiones, aceptar que a veces hay que buscar hacer cosas diferentes. El juego bonito que usted quiere llegará, pero por ahora necesitamos puntos que es lo que nos llevará a ser campeones.

Mi fe está intacta de que nuestro principal baile será en mayo cuando levantemos la 35 y ya Centeno tendrá tiempo para escoger a sus bailarines y montar ese espectáculo que tiene en mente.