Sergio Alvarado.9 octubre, 2020
Marvin Chen está trabajando duro para conseguir su meta en el mar tico. Foto John Durán
Marvin Chen está trabajando duro para conseguir su meta en el mar tico. Foto John Durán

Marvin Chen Pérez es un jacoceño de cepa. La playa fue y es su casa y el mar su lugar favorito en el mundo, por lo que no extraña que eligiera el océano para pulsear un récord Guinness.

Desde hace unos 10 años este salvavidas, de 44 años, práctica el prone, un deporte similar al surf que conoció en Australia y se practica en países como ese y otras regiones como Hawai, Estados Unidos.

De esta manera Mar, como le llaman de cariño, pretende remar en su tabla prone, la cual se asemeja a una de surf, entre playa Jacó e isla Chira (90 kilómetros), en un reto que además tiene un fondo benéfico muy especial.

Para Chen, más allá del récord que busca implementar, quiere dar a conocer una disciplina que puede ser importante para los que no saben surfear de manera convencional.

"El reto consiste en salir en una tabla de prone, me uní al director del proyecto que se llama Warner Torres y a la revista de surf Surfing República, le comenté que quería cruzar de Jacó a isla Chira, al inicio él se asustó porque le pareció que es demasiado y se necesitarán muchos insumos y equipos.

“Se armó el proyecto y ya tenemos algunos patrocinadores y lo más importante es hacer el cruce como una remada de esperanza que le quiero dar a los niños del país. Se eligieron a ocho niños con alguna discapacidad y se les dará una donación para ayudarlos en sus necesidades”, explicó Marvin.

El espacio azul de la tabla de prome es donde se ubica la persona para remar / Foto John Durán
El espacio azul de la tabla de prome es donde se ubica la persona para remar / Foto John Durán

Cada uno de los niños tiene una historia diferente, por lo que la ayuda variará dependiendo del caso.

Si los planes salen como están trazados, para noviembre estaría mandándose al reto, hay un 90% de posibilidades de que se realice para esa fecha, mientras se coordinan los muchos detalles para algo así.

“El cruce más potente del mundo es el del Molokai, en Hawai, que cuenta como con 32 millas (51.4 kilómetros) si yo lo logro hacer estaría haciendo casi dos veces ese cruce, entonces es un récord que quedaría en Costa Rica, lo que nos pondría en la mira de todos en este deporte.

“Vengo estudiando el recorrido que realizaré desde hace unos tres años; mi papá, como es pescador, desde niño nos enseñó bastante del mar, entonces tengo buen conocimiento, son muchas horas invertidas y he podido estudiarlo bien”, explicó.

Un detalle básico que entra a jugar es la parte científica, para estudiar un cruce tan largo. En su tabla llevará un GPS que lo orientará y otros elementos en los que trabajan.

El trabajo de manos y pies es un fundamental en el prome. Foto John Durán
El trabajo de manos y pies es un fundamental en el prome. Foto John Durán
¿Qué es el prone?

¿En qué consiste el prone cómo deporte y cómo llegó a Tiquicia?, es un detalle que este hombre de mar nos explicó con detalle.

"Esta una modalidad que traje al país desde Australia adonde me formé como salvavidas profesional, todavía el deporte no es muy conocido, por eso quiero promoverlo entre personas que tal vez no surfean o no saben deslizar una ola o hasta personas con discapacidad pueden usar estas tablas.

“Las personas en la tabla van acostadas o hincadas y reman con los brazos, pero es muy exigente a la hora de remar largas distancias porque se requiere de mucha concentración”, expresó.

Chen dice que aunque la persona va acostada, hace ejercicio con todo el cuerpo , por lo que se equivocan quienes piensan que es algo suavecito.

"La posición juega un papel muy importante, las olas son producidas por el viento, por lo que en una posición hincado lo que hace es que me para, por eso se va acostado y se rema.

“En el prome usted puede evadir el viento al ir acostado, es una disciplina bien técnica, hay muchos factores de riesgo realmente y que serán un obstáculo para mí a la hora de remar", comentó.

Las distintas posiciones son vitales para desenvolverse en el agua. Foto John Durán
Las distintas posiciones son vitales para desenvolverse en el agua. Foto John Durán

Las tablas en este deporte son un poco diferentes a las de surf porque tienen una zona delimitada en la que la persona se acuesta o se hinca y las puntas están construidas para que la tabla se pueda manipular con facilidad.

Otro detalle es que las tablas tienen una especie de brazo en la parte superior adonde se puede poner accesorios como GPS y hasta botellas para hidratación, que se vuelven vitales en esta disciplina.

Por la pandemia, Marvin perdió muchos meses de entrenamiento y práctica, pero ahora que el mar está de nuevo disponible, tiene unos dos meses metiéndole bonito todos los días para alcanzar esta ilusión.