Luis Quirós.14 septiembre

El Monstruo no perdona y este sábado dio otra muestra sólida de ello al golear 4-0 a La U-Universitarios.

Los morados cocinaron el partido en tan solo 13 minutos pues antes del primer cuarto de hora ya habían anotado en tres oportunidades, al 4′, 14′ y 17′.

Jonathan Martínez del Monstruo, empieza a celebrar su gol y el primero de su equipo ante La U. Fotografía José Cordero
Jonathan Martínez del Monstruo, empieza a celebrar su gol y el primero de su equipo ante La U. Fotografía José Cordero

Aunque parezca mentira, los primeros tres minutos La U arrancó bastante agresiva, sin embargo, el reto picó a los tibaseños, quienes reaccionaron para poner orden en casa.

Una corrida por la derecha de Jordan Smith, que este sábado salió como titular, terminó con un servicio al punto de penal, la defensa universitaria falló en el despeje, dejándole de par en par la bola a Jonathan Martínez, otro que abrió entre los 11 para establecer de pierna derecha el 1-0.

Y es que la intención de Wálter “Paté” Centeno de erradicar la saprihora, o por lo menos de no depender de ella, hace que el equipo resuelva rápido los partidos.

David Ramírez ya suma 40 anotaciones con la chema del Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero
David Ramírez ya suma 40 anotaciones con la chema del Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero

A la buena intención morada hay que sumarle los errores defensivos académicos y uno de estos fue, por ejemplo, lo que ayudó a que cayera el segundo gol.

David Ramírez agarró una bola tras una mala salida de la visita, hizo un recorte hacia adentro, y cuando parecía que no tenía ángulo remató de puntazo, a lo Romario, para dejar a toda la zaga viendo pa’l ciprés.

El tanto significó el tercero del matador en tres juegos. ¡La pegó el Sapri trayéndolo de vuelta!

La fiesta morada no se detuvo ahí, porque tres minutos después, al 17′, Jonathan Martínez disparó dentro del área, el portero desvió, la bola pegó en el palo y el rebote le quedó a Suhander Zúñiga, quien, con dos hombres enfrente, pero sin portero, metió la pecosa entre las piernas de los zagueros y el poste para el 3-0.

Saprissa, ya con la mejenga resuelta, bajó el acelerador; La U, aquel incómodo equipo que se le encerró a Herediano el martes pasado y le robó un punto del Rosabal, no era más que un chiste.

Súhander Zuñiga ya tiene cuatro goles en el actual torneo de Apertura 2019. Fotografía José Cordero
Súhander Zuñiga ya tiene cuatro goles en el actual torneo de Apertura 2019. Fotografía José Cordero
Querían más

Después del descanso, Paté obligó a sus jugadores a ir por más porque en el arranque del complemento los morados tuvieron dos opciones más, y bien claritas, para hacer más grande la goleada.

A los estudiantes no les quedó otra opción que echarse un poco atrás y defenderse mejor para no hacer un papelón más grande del que ya estaban haciendo.

La fiesta por los 198 años de Independencia en nuestro país, también se vivió en la gramilla de la Cueva. Fotografía José Cordero
La fiesta por los 198 años de Independencia en nuestro país, también se vivió en la gramilla de la Cueva. Fotografía José Cordero

Minor Díaz intentó atacar a punta de contra golpes con jugadores rápidos como Berny Scott, que llegó de cambio en la primera parte; Fabián Oviedo y el joven goleador universitario, Anthony Contreras.

Por su parte, el Paté, que no regala nada, envió al campo a Manfred Ugalde y a Byron Bonilla para tener piernas frescas en el ataque, buscando aumentar la cuenta en la pizarra.

Michael Barrantes la guía más clara que tiene el Saprissa, para empezar a golpear a sus rivales. Fotografía José Cordero
Michael Barrantes la guía más clara que tiene el Saprissa, para empezar a golpear a sus rivales. Fotografía José Cordero

Y estas variante le dieron la razón a Wálter porque entre Bonilla y Ugalde generaron una salida rápida que terminó con la habilitación para que Martínez sumara el poker de goles y el segundo en su cuenta, al 69′.

Noche de tranquilidad y festejo en la Cueva, para un Saprissa que sigue tratando de llegarle al líder Alajuelense y presenta armas necesarias para hacerlo.