Eduardo Vega.22 julio, 2018

El 4 de agosto de 1999, en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, la selección femenina de fútbol obtuvo su primer gran triunfo, ganó la medalla de bronce.

La gesta fue aún mayor porque lograron la presea al derrotar a las anfitrionas, Canadá, en la tanda de penales y usando los uniformes de los hombres.

Durante todo el proceso previo a Winnipeg, las muchachas tuvieron que vestir las sobras de los uniformes de la selección mayor masculina, las mujeres usaban los uniformes que estaban para botar de los hombres.

Casi 20 años después las muchachas siguen sufriendo con los uniformes.

Desde el pasado 19 de julio y hasta el próximo 3 de agosto se disputan en Barranquilla, Colombia, la edición 33 de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, ahí están las muchachas de la selección nacional femenina representándonos.

En esta ocasión no usan los uniformes viejos de los hombres, pero sí el diseño viejo; mientras que los jugadores de la masculina, que también están en tierras colombianas, lucen la vestimenta nuevecita de paquete, con el nuevo diseño, tanto en blanco como en rojo.

Ellas saben que están usando uniforme con modelo viejo, pero eso nunca le ha importando al fútbol femenino, en Barranquilla: dos partidos dos triunfos y en semifinales. Comité Olímpico Nacional.
Ellas saben que están usando uniforme con modelo viejo, pero eso nunca le ha importando al fútbol femenino, en Barranquilla: dos partidos dos triunfos y en semifinales. Comité Olímpico Nacional.
Discriminación total

Las muchachas le ganaron 1-0 a Colombia en el debut y después derrotaron a Jamaica 2-1, marcadores que las tienen con un pie en las semifinales en Barranquilla, todo esto con los chuicas viejos.

Para aquella ruta a Winnipeg 99, Jacqueline Álvarez estuvo en todo el proceso, pero no pudo estar en la etapa final porque los Panamericanos eran categoría sub-23 y ella tenía 24 años

“Por supuesto que me acuerdo de aquella época en que lo normal es que las mujeres usáramos los desechos de los hombres, no había uniformes nuevos para mujeres, jamás estrenamos, siempre nos decían que teníamos que usar la ropa que los hombres iban desechando”, explicó Jacky, quien está muy indignada por lo que esta viendo en pleno 2018 con su amada selección femenina.

“Parece que jamás va a acabar la discriminación. He sido una luchadora por la igualdad de las jugadoras de fútbol en Costa Rica y por eso me he ganado muchos enemigos, pero claro, todos hombres, a quienes no les gusta que yo les diga en la cara que las mujeres se respetan, que valemos exactamente igual y que la discriminación se debe acabar”, explicó la también comentarista de TD más

Goleadora usó uniforme viejo de Medford

Como parte de toda la discriminación que han sufrido las futbolistas, Jacky recordó que para la eliminatoria de Winnipeg le tocó usar el uniforme que dejó Hernán Medford, le tenía que hacer amarres por todos lados a la camiseta y pantaloneta para que le quedara bien.

Lo que está viendo en Barranquilla le duele porque creyó de todo corazón que la discriminación era algo erradicado en la Fedefutbol.

“Uniformes de diseño viejo para las mujeres y de primerísima línea para los hombres, eso demuestra que aún no hay una igualdad absoluta para el fútbol femenino. En verdad creí que eso ya se había acabado, que toda aquella discriminación fue algo que vivimos en una época que ya no existía... me equivoqué”, lamentó Jacky.

Ubicamos en Holanda a Paola Artavia Campos, coordinadora del equipo técnico de Asociación Ciudadana Acceder, que lucha por erradicar la violencia basada en género, orientación e identidad, quien asegura que esto es una clara discriminación “porque se evidencia que no se valora igual a la mujer que al hombre.

“No hablamos de un asunto de calidad o desempeño, es un tema de discriminación, de la forma en que culturalmente el hombre ha visto a la mujer, es replicar un tema de machismo en el fútbol. En lugar de avanzar en temas de discriminación, vamos para atrás con estas situaciones.

"No se habla de algo especial, sino de un mínimo como lo es un uniforme. Duele demasiado ver como en pleno 2018 se siguen repitiendo los modelos machistas en la propia Fedefutbol”, comentó Mora.

Federación le echa la culpa a New Balance

En un comunicado la Fedefútbol se justifica echándole el churuco a New Balance, la empresa proveedora de la indumentaria deportiva de la Sele.

A los hombres no hay uniforme que les ayude, debutaron contra Colombia perdiendo 1-0. Por ahí tal vez el uniforme de Iron Man les sirva de alguito. Foto Fedefutbol.
A los hombres no hay uniforme que les ayude, debutaron contra Colombia perdiendo 1-0. Por ahí tal vez el uniforme de Iron Man les sirva de alguito. Foto Fedefutbol.

“La empresa proveedora de la indumentaria deportiva, nuestro patrocinador New Balance, sufrió inconvenientes para tener a tiempo en el país el material correspondiente para los equipos femeninos.

“Los tiempos de entrega de la indumentaria se tenían escalonados, priorizando lo que se necesitaba para el Mundial de Rusia y posteriormente lo de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe. Factores externos a NB impidieron que los uniformes estuviesen a tiempo en Costa Rica, por lo que el equipo llevó ropa con el diseño anterior a estas justas. Estos uniformes son de la más alta calidad”, explican desde la Federación para dejar aún más claro que la prioridad son los hombres.

“Hay que destacar que a todas las selecciones femeninas se les elabora indumentaria especifica para damas, por lo que no se les podía entregar ropa de hombre como han manifestado y solicitado algunos aficionados”, agrega la respuesta de la Fedefutbol, quien dice que corrió para enviar este domingo 22 de julio los uniformes nuevitos a las mujeres.

Que las ticas usen uniforme nuevo en Barranquilla ahora depende del Comité Organizador de los Juegos, quienes tienen que aprobarlo porque está llegando de última hora.

“La Federación Costarricense de Fútbol lamenta la situación, pero reitera el apoyo que le ha dado de manera irrestricta a todas las selecciones, sin importar la categoría ni el género”, dice el comunicado.