Diario ABC, Infobae.1 agosto, 2018

Los medios de comunicación estadounidenses están como locos con el descubrimiento de un joven nadador que tiene la fuerza de Supermán, su nombre es nada más y nada menos que Clark Kent.

El pequeño Supermán anda como un tiburoncito en las piscinas de los Estados Unidos. Foto: CNN
El pequeño Supermán anda como un tiburoncito en las piscinas de los Estados Unidos. Foto: CNN

Su hazaña ha sido la de batir un viejo récord que llevaba años inmutable y en manos de un mito como Michael Phelps, el deportista con más medallas en los Juegos Olímpicos y considerado el mejor nadador de todos los tiempos.

Phelps ganó 28 medallas olímpicas y se transformó en el atleta más ganador de todos los tiempos.

Era un récord de su niñez, cuando su inigualable carrera daba todavía sus primeros pasos. Lo logró en los 100 metros mariposa del “Far West International Championship”, un torneo infantil que reunía varios deportes. Phelps marcó entonces un tiempo de 1:10.48.

Ahora, un californiano de 10 años ha rebajado la marca hasta el 1:09.38 en un campeonato disputado en en Honolulu (Hawai), en el que demostró una absoluta superioridad sobre el resto de competidores. Un logro de por sí merecedor de espacio en periódicos e informativos. Pero es que la historia de este niño va más allá y solo por el detalle de su nombre.

El chamaco, oriundo del Condado de Monterey (California) y su nombre, Clark Kent Apuada, le dan la vuelta al mundo, pues se llama igual que el periodista que bajo su traje escondía las mallas y la capa de Supermán en las historias de DC Comics. De hecho ese es el apodo que recibe el nuevo propietario del récord que sueña con seguir el camino de su ídolo y batir también su marca de medallas olímpicas.

Clark comenzó a competir hace cuatro años y ya causa sensación en los torneos locales.

Cuando parecía que no había nadie parecido a Michael Phelps apareció el chamaco. (AP Photo/Michael Sohn)
Cuando parecía que no había nadie parecido a Michael Phelps apareció el chamaco. (AP Photo/Michael Sohn)

"Este chico no se parece a ningún otro joven al que haya entrenado. Siempre se ha destacado”, dijo su entrenador en diálogo con CNN.

Pero según comentó su padre, Chris Apuada, las habilidades de su hijo no solamente se limitan al deporte.

“Va a clases de piano, hace artes marciales, y en la escuela participa de clases de computación, codificación o programas STEM (Innovación en Educación)”.

Por el momento, el joven prodigio de la natación no siente presión por haber roto una marca establecida por Phelps hace 23 años y disfruta del reconocimiento que se ha ganado por superar los logros de quien luego se convirtió en una leyenda del deporte.

“Me encanta nadar porque tengo mucha gente que me apoya. Mis entrenadores y mis padres siempre están ahí para mí”, dijo Clark.