Andrés Mora.9 diciembre, 2018
Mark está deseando encender motores con la joya de La Sabana a reventar gritándole. Fotos: Mayela López
Mark está deseando encender motores con la joya de La Sabana a reventar gritándole. Fotos: Mayela López

El primer toro de diciembre se soltará en el Estadio Nacional el próximo fin de semana, se trata de Toro Loco, el “animal” que monta el tico Mark Graydon List Sancho, de tan solo 28 años y quien hará diabluras en la edición 2018 del Monster Jam.

Son tres fechas donde Mark espera lucirse ante su gente. La primera el viernes 14 de diciembre a las 8 p. m., la segunda el domingo 16 al mediodía y la tercera el mismo domingo a las 5 p. m.

Este intrépido tico conversó con La Teja sobre su aventura, que empezó con los Monsters Jams en el 2015 y que por primera vez lo trae a manejar en casa.

¿Cómo nació su pasión por los motores?

La pasión del motor viene por mi mamá (Nuria Sancho), fue la primera mujer en competir en un rally y definitivamente de ahí viene esa pasión, y la pasión por el deporte viene por mi papá (Norman Graydon List) que desde temprana edad siempre me empujó a estar al aire libre practicando cualquier tipo de deporte, y no detrás de una televisión o computadora. También soy amante de la adrenalina, cualquier cosa que la involucre ahí estaré metido.

¿Cuál fue la primera actividad que recuerda que le generó placer por la adrenalina?

Muchas cosas, vivir allá en la zona de Tilarán me hizo crecer con el ambiente de turismo, entonces íbamos a hacer ese montón de actividades que les vendemos a los turistas, empecé a hacer canopy, rafting y me di cuenta que me gustaba. También tuvimos a Travis Pastrana (piloto de automovilismo y motociclismo) en el país y se quedó en el hotel de nosotros y por ahí dije que quería ser como ellos.

Yo patinaba desde muy pequeño, tuvimos el skate park del Hotel Tilawa y lo vimos crecer, entonces nos metimos en esa área, siempre tratamos de hacer cosas, gracias a las oportunidades, llegando al colegio hablé con Manrique Mara (de RPM TV) y me involucré en los eventos (de motor), sin pensar que iba a llegar a manejar al Toro Loco, pero las cosas se van dando.

Hice mi primer evento para X-Knights, pasó un mes, vino Monsters Jams y ahí me enganché, pasaron los años y ya tengo años detrás del volante de Toro Loco y literalmente viviendo mi sueño.

Mark anda con esta nave alrededor del mundo. Facebook: Mark List
Mark anda con esta nave alrededor del mundo. Facebook: Mark List

¿Cómo fue el momento donde le dijeron que si maneja este Monster?

Nunca pensé que iba a estar manejándolo, pero sí, como todo mundo quería manejarlo y estripar todos los carros en las presas y todo, pero fue creciendo la espinita, mi trabajo primero fue ser traductor para los diseñadores de pistas, ellos me ofrecieron trabajo con la compañía y me tuve que negar porque estaba todavía en el cole, al tiempo los llamé y les pregunté, entonces me fui y diez años después aquí estoy.

Empecé construyendo pistas.

Cuando uno se monta por primera vez, ¿sí quiere aplastar a todo mundo?

Son tantos los nervios que la noche anterior no logré dormir, me llevaron a Carolina del Norte con un par de compañeros, hicimos la primera prueba de manejo, todos estábamos llenos de emoción por montarnos, son mil quinientos caballos de fuerza, un monstruo de más de doce mil libras y la oportunidad de iniciar una carrera. La primera vez no hay palabras para describirlo, después me monté en un carro de alquiler y dije: ‘¿qué es esto? una patineta'.

¿Qué sienten cuando van en los Monster pasándole por encima a todo?

Antes de que inicie el evento sí sentís mariposas y están los nervios obviamente, ya con más experiencia he aprendido a calmarme al salir a la pista y agarrar una actitud de voy a ir a rajonear, esto es lo que se hacer mejor.

Por el evento en Costa Rica los sentimientos vienen desde hace un mes atrás, he visto cómo reacciona la gente y los nervios han aumentado mucho más, se que la expectativa de los ticos es muy grande conmigo, no quiero quedarle mal a nadie, quiero salir y destruir mi Monster Truck.

¿Qué representa para usted Toro Loco?

El Toro Loco es uno de los Monster más antiguos, tiene más de doce años, y al ser el único cien por ciento latino tiene sentido que esté detrás de este volante. El Toro Loco y yo tenemos algo en común, que es la palabra loco, cuando salimos a la pista es a volvernos locos; yo escucho mucho a la gente cuando estoy en la pista, la verdad es que la gente grita más fuerte que mil quinientos caballos de fuerza, cuando eso pasa es como uno de los mejores sentimientos.

¿Qué dice su familia cuando lo ve manejando ese monstruo?

Al principio sí estuvieron nerviosos y no estaban muy convencidos de que estuviera haciendo lo que hago, pero mi familia siempre me ha apoyado, siempre y cuando sea para bien, entonces ahí están siempre muy orgullosos de lo que yo hago, no les gusta escuchar cuando las cosas no van bien, y creo que por lo mismo nunca han ido a verme a algún evento, este aquí en Costa Rica es el primer evento que me van a ir a ver, es parte del susto normal de un padre, pero siempre que termino un evento están llamándome preguntándome cómo me fue.

Detallazo que esta vez sí vayan a verlo...

Totalmente, es muy especial, son mis únicos invitados para el evento y qué dicha que mi papá, que tiene 79 años va a poder verme por primera vez, los dos van a estar apoyándome, es una gran felicidad. Mi hermana Débora que vive aquí en el país también va a estar con mi sobrina, mi otra hermana vive en Alaska.

¿Después de andar en ese chunchón qué carro utiliza para el día a día?

La verdad por el mismo motivo manejo algo que no tenga mucho poder. Algo por lo que agradezco manejar el Toro Loco es porque aprendí a que la seguridad no existe en un carro normal, yo como constructor de pista tengo la oportunidad de aplastarlos con maquinaria pesada y sin importar la marca que sea es como una lata de atún, aprendí a calmarme, entonces en Estados Unidos tengo un Pick Up Toyoya Tacoma y aquí un Rav 4.

El Toro Loco ya ha estado varias veces en Tiquicia, voló en el Estadio Ricardo Saprissa. Foto: Archivo GN
El Toro Loco ya ha estado varias veces en Tiquicia, voló en el Estadio Ricardo Saprissa. Foto: Archivo GN

¿Cómo se alista un evento como el que habrá en Costa Rica?

Hay mucha gente involucrada, solamente de la compañía hay mínimo entre treinta a cuarenta y cinco personas, pueden ser hasta ochenta y cinco. Estos Monster vienen desde Australia donde fue el último evento donde estuvieron, hay mucho planeamiento.

¿Tienen que reconocer la pista?

Normalmente lo que tenemos de práctica antes del evento es mínimo, vamos a hacer una práctica aquí el jueves en la que haremos una ronda de carrera, para asegurarnos que todos los Monster estén funcionando correctamente y para tener un poquito de cómo está reaccionando a la tierra, si va a ser muy arenosa, mucha arcilla o agarre, después solo es salir al evento y ver quién tiene talento y quién no.

¿Qué trae en esta ocasión Toro Loco para los costarricenses?

Les puedo decir que les voy a dar lo mejor de mí, el ciento diez por ciento lo voy a dejar en la pista, la idea mía es que ese Monster se quede en la pista ahí quebrado, quiero ganar y cuento con el apoyo de todos los ticos, las oportunidades de otro piloto de ganar ahí están, pero no me voy a dejar.