Andrés Mora.2 enero

El gerente deportivo del Saprissa, Víctor Cordero, habló sobre la actualidad del club y cómo se alistan para del debut en este Clausura 2020.

Es el primer mercado de fichajes que enfrenta Cordero con Saprissa. Foto: Deportivo Saprissa
Es el primer mercado de fichajes que enfrenta Cordero con Saprissa. Foto: Deportivo Saprissa

–¿La portería se mantiene intacta o se fichará a alguien más?

La confianza nunca se pierde. Han sucedido cosas y se nos lesionó Kevin Briceño. He tenido un fin de año cargado de llamadas de representantes. La gente saca cuentas y toma pie para llamarnos y localizarnos. Yo creo que uno no debe avergonzarse y decir la verdad porque hay un tema presupuestario que debemos tomar en cuenta.

–Ustedes no mostraron interés en Adolfo Machado, ¿tuvo que ver el tema de la edad?

Con Machado tengo buena relación. A mí no se me ha ofrecido. No sé si se refirió a un tiempo atrás. Cuando él se marchó a todos nos dolió. Nadie quería que se fuera, pero eso pasa por un tema de gustos y preferencias y en el pasado hubo algo de eso. Lo felicité y le dije que le deseo lo mejor excepto cuando juegue contra nosotros.

–¿Como repatria jugadores el Monstruo?

Es un tema de querer y las partes deben ponerse de acuerdo. Sabemos la calidad de todos los jugadores que han venido. Es un tema de análisis y de criterio.

–¡Pesa el tema de los salarios para repatriar a otros exmorados?

Los salarios son muy diferentes a los que ellos tienen afuera y los que tienen en Saprissa. Yo sé que al saprissista le duele cuando alguno no está, pero no hay campo para tanta gente. Yo prefiero desearles lo mejor a los que están aquí. Todos soñamos con que Keylor se retire con Saprissa, pero eso es un sueño. Tengo cercanía con algunos de los muchachos que están afuera y siempre les digoq ue espero que sigan muchos años afuera.

–Se habla de la llegada de un defensa español o argentino, ¿es cierto?

Creo que no hay que cerrar puertas y los nombres no los voy a dar por respeto. Tendría que ser extranjero porque el mercado local está acaparado. Ahora estamos contentos con lo que tenemos y Wálter está feliz. Ahora viene una etapa de mucho trabajo.