El Novelón

Policía aún recuerda cómo amigo oró por él mientras agonizaba

Deiner Durán fue el único sobreviviente del trágico accidente en el que fallecieron los tres amigos que viajaban junto a él en un carro

Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Foto tomada de perezeledon.net

Trece años han pasado y el policía Deiner Durán Fonseca aún tiene grabadas en su mente y corazón las últimas palabras que le dijo su amigo Ronny Cruz Sánchez segundos antes de morir a consecuencia de un choque, del cual Durán fue el único sobreviviente.

Cruz no aprovechó su último aliento para despedirse de Deiner, quien en aquel entonces apenas tenía 17 años, ni para cuestionar a Dios por lo que les acababa de pasar, usó las pocas fuerzas que le quedaban para orar por sus amigos.

Prensando entre las latas y luchando por su vida, Deiner escuchó a su amigo.

“A Ronny no lo vi, lo escuché, él empezó a orar y le pedía a Dios que lo perdonara, que perdonara a Papo y que perdonara a Azucarera y que me ayudara a mi a salir adelante, que me diera fuerzas.

“Lo que más me impactó es que le pidiera a Dios que me ayudara a salir adelante, él sabía que yo no iba a morir, ¿Por qué lo sabía? Aún no lo sé, seguro era Dios que estaba con él”, recordó Durán.

El trágico accidente que marcó para siempre la vida de Deiner ocurrió la noche del jueves 24 de abril del 2008 en Las Mercedes de Cajón, Pérez Zeledón, cuando el carro en el que viajaba junto a tres amigos chocó contra la carreta de un furgón que estaba estacionado a un lado de la carretera.

Además de Ronny, quien tenía 20 años, en ese violento accidente fallecieron Jesús Mora Godínez, de 29 años y conocido como Azucarera, y Rigoberto Picado Muñoz, de 23 años y a quien le decían Papo, este último era quien manejaba el carro.

Durán contó que si bien ese accidente no hizo que cambiará su estilo de vida de inmediato, sí significó un punto de partida para madurar y transformarse en el hombre y padre de familia que es actualmente.


—  “Dios le da a uno esas segundas oportunidades para acercarse a Él, ahí fue cuando empecé a ver sus bendiciones en mi vida y en la de mi familia”, dijo Deiner Durán.
Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Foto cortesía Deiner Durán

Salida entre compas

Deiner recordó que ese día inició como cualquier otro, él salió de su casa en San Pedro de Pérez Zeledón y se dirigió a un pequeño bar del barrio, en el que solía reunirse con sus amigos para tomarse una cerveza o fumar un cigarrillo afuera del local.

Pocos minutos después apareció Rigoberto, quien era dueño de un Hyundai Elantra que recientemente había comprado con una platita que el papá le había enviado desde Estados Unidos.

“Papo nos dijo que fuéramos a darnos una vuelta al bar de mi tío en Cajón, conmigo estaba Azucarera, así le decíamos a Jesús, y otros compas, todos dijeron que no tenían plata, solo Azucarera y yo le dimos pelota.

“Entonces Papo dijo que hiciéramos una ‘vaca’, que cada uno pusiera cinco tejas y buscáramos a uno más para hacer dos mil colones y comprar un galón de gasolina”, contó.

Los tres amigos no tuvieron que buscar mucho, en ese momento Ronny se acercó a ellos, pues había escuchado la conversación, sacó quinientos colones de la bolsa del pantalón y les dijo “diay, yo tengo esto, sí me llevan”.

Así fue como inició un viaje del que solo Deiner regresaría con vida.

Pulsearon vender cámara

Ante de dirigirse al bar El Rancho, en Cajón, los muchachos pasaron a la casa de Deiner, pues quería ver si su mamá le compraba una cámara de video que estaba vendiendo para ganarse una platita.

“En la casa conectamos la cámara al tele y hasta estuvimos vacilando porque reproducía en directo, pero a mí mamá no le interesaba.

Mi mamá me preguntó qué íbamos a hacer y le dije que íbamos para donde mi tío Quico, incluso la invité a ir con nosotros, gracias a Dios me dijo que no”, recordó.

Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Ilustración de Luis Bonilla.

Una vez que llegaron al bar, Rigoberto y Jesús se fueron a hablar con el tío de Durán para tratar de venderla la cámara, mientras que Deiner y Ronny se sentaron en una mesa en la que estaban otros de sus amigos, quienes incluso los invitaron a unos tragos.

Durán recordó que esa noche vio a Papo y a Azucarera salir del bar, pensó que lo iban a dejar botado, pero su tío le dijo que ellos iban a hacer una vuelta y al rato regresaban.

“Ya cuando ellos regresaron eran como las once de la noche, ya iban a cerrar el negocio, de viaje se les notaba que venían muy golpeados, no sé si de guaro u otra cosa, pero sí se veían mal”.

Se picó

Los cuatro amigos decidieron que era momento de irse del bar, pero Deiner no estaba seguro de que Papo pudiera manejar, por eso le pulseó las llaves del carro, pero este se negó y le dijo que solo él iba a manejar el chuzo, por lo que Durán se sentó a su lado para irlo vigilando.

Cuando estaban a punto de salir al lado de su carro se detuvo un Hyundai Pony en el que viajaban los amigos con los que Deiner estuvo tomándose unos tragos en el bar.

“Me dijeron ‘mae, Supo, solo así me decían, nosotros lo vamos a dejar a la casa porque ese mae (Papo) anda muy pegado’. Yo les dije que no se preocuparan, que esta gente me iba a dejar al puro frente de la casa, que era tontera que ellos gastaran gasolina para llevarme”.

Aunque en aquel entonces se dijo que el accidente se dio por un pique de carros, Durán contó que quien realmente se picó fue Papo, pues creyó que sus otros amigos le jugaron de vivos con su carro.

“Ese carro (Hyundai Pony) tenía algún tipo de roncador, que hacía que sonara muy duro, entonces donde el muchacho salió el carro hizo un escándalo y Papo se mordió y dijo ‘¡¿ese chavalo piensa que andamos a pata o qué?!’, entonces empezó a apretarlo y yo le dije que se tranquilizara que no corriera mucho”.

Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Foto Archivo.

Terrible choque

Después de eso Deiner no recuerda mucho, asegura que a su mente vienen “pantallazos” de lo que pasó, solo recuerda que por la entrada de Cajón estuvieron a punto de chocar contra dos carros. Segundos después pasó el fatal accidente.

“Después de eso recuerdo que antes de llegar a la curva yo vi el cabezal estacionado de fondo, pero no vi la carreta, le dije a Papo, ‘mae, nos vamos a matar’ y él hizo una maniobra que no recuerdo, creo que jaló el freno de mano y a raíz de eso el carro se fue como en el aire.

“Nada más sentí el golpe, como que el carro se metió debajo de esa carreta y volvió a salir, se levantó y volvió a caer, como si hubiera rebotado, ahora lo analizo y es como muy de película o muy exagerado, pero así es como lo recuerdo”.

Oración y despedida

Cuando Deiner despertó se encontró con una escena muy triste, pues sobre su hombro izquierdo estaba arrecostado Papo, quien falleció de forma inmediata por el choque, lo mismo ocurrió con Jesús, quien iba sentado detrás de Rigoberto.

Durán se dio cuenta que Ronny aún estaba con vida, pues lo escuchaba respirar, pero este usó sus últimas fuerzas para orar antes de reunirse con Papo y Azucarera.

“Ronny sabía lo que estaba diciendo, lo recuerdo con tal seguridad cuando le pedía a Dios que me ayudara a salir adelante, yo siento que Dios estaba hablándome por medio de él.

Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Foto Archivo.

“Ahora que yo he buscado las cosas de Dios he escuchado gente que habla, predica y ora, y recuerdo que Ronny oraba igual a ellos, como si lo hubiera hecho durante toda su vida, no hay otra explicación más que era Dios usándolo”.

Pocos minutos después los rescatistas llegaron al lugar para sacar a Durán del carro, recordó que uno de los momentos más duros fue cuando le pusieron una sábana encima para que no se quemaran con las chispas que salían al cortar las latas del carro, pues su mamá pensó que estaba muerto y gritaba desconsoladamente.

Pese al aparatoso accidente, Durán no sufrió heridas de gravedad, aunque contó que por el choque se le zafó la cadera y sufrió una herida de consideración en su rodilla derecha, sus lesiones fueron tratadas en el hospital Escalante Pradilla.

“Yo me puse a llorar con mi mamá, porque por mi cabeza pasaban muchas cosas que pude haber hecho en ese momento”.

El sábado siguiente al accidente Deiner fue dado de alta y lo primero que hizo fue ir a la iglesia donde estaban velando a sus amigos para darles el último adiós, contó que todos los presentes se le quedaron viendo como si fuera un fantasma, pues no podían creer que hubiera sobrevivido al choque.

Duro golpe

El trágico accidente fue un duro golpe para Durán, pero en vez de cambiarlo lo hizo sumirse más en el estilo de vida que llevaba, el cual en varias ocasiones lo puso cara a cara con la muerte.

Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Foto Archivo.

“Pasaron como tres meses en los que me perdí por completo, no tengo tantos recuerdos de ese entonces, porque me dediqué a andar en la calle, a hacer tonteras y a tomar más guaro

“En una borrachera agarré prestada la moto de un compa y me fui para otro barrio, anduve de bar en bar con otro amigo, después en una calle de lastre tuve otro accidente,(tres meses después del choque en carro), nos salimos de la calle, pegué la cara en las piedras, se me rajó la frente, la misma rodilla otra vez destapada, quedamos hechos un Cristo”.

Durán contó que la que más sufría con todas esas situaciones era su mamá, Yamileth Fonseca, quien a diario oraba, tal como lo hizo Ronny, para que Dios cambiara a su hijo.


—  "Yo tuve ese accidente en carro, pero en moto tuve al menos 17 accidentes en los que terminé en el hospital", dijo Deiner Durán.

Uniformado

El cambio en la vida de Deiner empezó a gestarse en abril del 2009, cuando por cosas del destino tomó la decisión de unirse a la Fuerza Pública, institución para la que sigue trabajando.

“Dios hace las cosas perfectas porque un día estaba en la casa y llegó un amigo que tenía poco de haber regresado de Estados Unidos, nos fuimos a un río y de la nada me dijo que fuéramos a meter papeles a la Policía al día siguiente”.

Durán no lo pensó mucho y fue a la delegación a llenar un formulario; sin embargo, le dijeron que debía presentar la hoja de delincuencia y que para entregársela duraban hasta ocho días, pero en ese momento ocurrió algo que le confirmó que ser policía era parte de su destino.

Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Foto Archivo.

“Estábamos haciendo fila para sacar la hoja y en eso salió un muchacho y nos pidió las cédulas, nos dijo que ya casi nos las traía, pensé que hablaba de las cédulas, pero cuando salió fue con las hojas de delincuencia, yo volví a ver a mi amigo y le dije ‘vea, papá, nos están hablando’, porque yo a pesar de que andaba en la calle mi mamá siempre me inculcó las cosas de Dios”.

Para Deiner las cosas salieron como si él las hubiera planeado, pues en pocas semanas superó la prueba sicológica, médica y física, y en mayo lo llamaron para que empezara su entrenamiento en la Academia Nacional de Policía. Curiosamente su amigo no pasó de la primera prueba.

Cambio verdadero

El trabajo como policía enderezó un poco la vida de Deiner, pero el verdadero cambio se dio cuando conoció a su esposa, Dayana Arias Mora, con quien está casado desde febrero del 2013.

“La conocí cuando entró a la Policía en la delegación de Quepos, empezamos a salir y poco a poco ella empezó a ayudarme, a estar conmigo para que cambiara. Llegué al punto de que me tomaba una o dos cervezas y ya no me hacía falta seguir tomando como lo hacía antes”.

Parte de ese cambio también vino con el pequeño hijo de 2 años que Arias tenía de una relación pasada, pues Deiner aseguró que el chiquito le enseñó muchas cosas que hasta ese momento no comprendía. Luego la familia siguió creciendo con la llegada de su hija.

“Yo siento que ese (formar una familia) era el propósito de la segunda oportunidad que me dio Dios”.

El oficial aseguró que su cambio también se dio gracias a las constantes oraciones de su mamá, quien nunca perdió la fe de que él se iba a convertir en un hombre de bien.

Deiner Durán Fonseca, único sobreviviente de un accidente ocurrido en el 2008 en el que fallecieron tres de sus amigos. Foto cortesía Deiner Durán

“Recuerdo que mi mamá nunca paró (de orar), ahora que yo empecé a ir a la iglesia y a darme cuentas de tantas cosas que estaban mal en mi vida, a pesar de que ya había cambiado muchas cosas, seguía cometiendo errores.

“Uno no se da cuenta porque tal vez no te lo dicen, pero la manera en que sufren nuestros papás, nuestros familias por las acciones que uno toma, yo pensé que solo yo me hacía daño con todo el guaro que me tomaba y con lo que hacía, pero realmente le estaba haciendo más daño a mi mamá y a mis hermanos”.

Durán contó que el accidente no le dejó secuelas graves, pues la cadera y la rodilla izquierda nunca le han molestado, lo único fue que sufrió una fractura en un pómulo.

“El pómulo del lado izquierdo de mi cara se desapareció, se hundió, no se me nota porque soy cachetoncito, eso hace que no se vea, pero ese hueso o no está o es más pequeño”.

En cuanto a sus amigos, dijo que aún los recuerda con cariño, especialmente a Ronny.