Por: Erick Quirós.   29 enero
Patri perdió la dulzura del carácter por tanto robo que ha sufrido últimamente. Facebook

La guapísima modelo Patricia Alpízar está como un miura porque este martes se le metieron a robar en su apartamento en Santa Eulalia de Atenas.

Lo más curioso es que, a pesar de que el ladrón al parecer anduvo por toda su casa, únicamente se llevó cinco relojes de su joyero y la ducha del baño. Sí, leyó bien. ¡La ducha!

El bicho ingresó al hogar por la ventana del baño, quitó un par de celosías y brincó directo a la casa. Estuvo buscando en el cuarto de la modelo y, al irse, el delincuente volvió a poner las celosías como para disimular.

“Llegué a la casa antitos de las ocho, después de un día largo de trabajo y no había luz. Me llamó la atención que vi que el colchón de mi cama estaba levantado, pero pensé que había sido porque mi papá buscó algo. Después alumbré el baño y vi que no estaba la ducha y todos los cables estaban ahí guindando”, comentó Paty, quien lleva varios años en el modelaje.

La modelo estuvo toda la mañana de este miércoles en el OIJ poniendo la denuncia, con un gran sinsabor porque si bien fue poco lo que se llevaron, las cositas cuesta bastante ganárselas.

La ganadora del concurso Reina de las Américas 2018 señaló que la ducha no era gran cosa, incluso era de las económicas, por lo que le sorprende que el pillo haya tenido tiempo hasta para eso. Por suerte no buscó en donde tiene sus preciadas coronas.

“Hasta bajó el breaker, quiere decir que estuvo un rato aquí, pero vi que no tocó ni la pantalla ni la compu. Fue algo muy extraño, pero que da mucha cólera porque hace poco que volví a vivir en Atenas y siempre ha sido un lugar tranquilo. Tuve la mala suerte de que una rata de esas llegara a mi casa, al igual que a la de una vecina que ya se le han metido varias veces”, dijo.

Por esa ventana se metió el maleante y ahí estaba la ducha que se robó. Cortesía
Una más

Esta no es la primera vez que la bellísima ateniense es víctima del hampa, pues hace tres meses le tacharon su carro, esa vez en el parqueo de un hotel en Escazú.

Haciendo números, esa vez los bichos se le fueron con al menos un millón y medio de colones en diferentes artículos que le robaron.

“Da cólera porque seguro la gente piensa que uno gana millones y no es así, yo tengo hasta cuatro trabajos para salir adelante y no es justo que hagan eso”, agregó.