Erick Quirós.30 diciembre, 2018
La señora comió arena unas tres veces. Cortesía.
La señora comió arena unas tres veces. Cortesía.

Una vez más la chef Doris Goldgewicht demostró que no le tiene miedo a nada ni a nadie. Esta vez lo hizo metiéndosele a una vaquilla en el redondel de toros de Zapote.

La señora, de 67 años, aceptó el reto que le pusieron en canal 7 para ser la figura que tocaría al animal en la corrida de la tarde de este domingo.

Sin pensarlo mucho, doña Doris dijo que sí y se enfrentó cara a cara con la vaquilla. Si fuera una pelea, podríamos decir que tres veces fue a dar al suelo, pero aún así no perdió, pues se llevó los 250 mil colones que dan de premio por tocar a la cachuda.

“Salí vivita y muy contenta porque ya puedo decir que torié. Quedé un poquito golpeada pero nada serio, tengo un dedo de la mano izquierda inflamado y algunos rasguños, es una experiencia increíble, no lo volvería a hacer, pero me queda una satisfacción enorme”, aseguró después de la revolcada.

Contó que en algún momento no sabía si quería llorar o vomitar, pero por suerte logró lo que se había propuesto.

“Soy una mujer de retos y este lo cumplí. Mis hijos me decían que ahora qué sigue, si paracaidismo o qué porque siempre salgo con algo nuevo”, dijo.

Guadamuz en vez de ayudar más bien la embarcó. Cortesía.
Guadamuz en vez de ayudar más bien la embarcó. Cortesía.

Ante la pregunta de si realmente haría ese deporte extremo contestó que al menos por este año no, pero quién sabe el próximo.

La platita que se ganó irá para la fundación Anik, que ayuda a niños con habilidades especiales y a sus familias.

“Ya llevamos rato trabajando con la fundación, tenemos a más de cuarenta niños por lo que no podemos dejar de hacerlo. Si alguien más quiere colaborar los invito a que se comuniquen conmigo y yo les doy los números de cuenta y toda la información”, agregó.