Erick Quirós.18 octubre, 2018

A la cantante mexicana Ximena Sariñana se le conoce por su capacidad de hacer que cualquier género musical suene bien con su voz.

Eso lo demostró en colaboraciones con artistas como Los Ángeles Azules, Miguel Bosé, Jarabe de Palo, Natalia Lafourcade, entre otros. Ya sea acompañada o sola, la azteca tiene gran facilidad para adaptarse a cualquier situación.

La intérprete estuvo de visita en Tiquicia para promocionar su más reciente tema llamado ¿Qué tiene?, y a la vez dar una probadita de lo completa que es como artista.

Esta es la cuarta oportunidad en que la mexicana visita el país, ya que anteriormente lo ha hecho como turista.

Ximena cuenta que cuando se dio la posibilidad de grabar con los Ángeles Azules la pusieron a escoger cuál pieza quería interpretar y de una vez pensó en “Mis sentimientos” por lo sabroso que suena esa canción.

–¿Qué tiene Ximena que a la mayoría de gente que la escucha le gusta?

Pues no lo sé, por suerte el público ha recibido muy bien mi música y no ha sido la excepción con este tema. Yo eso lo agradezco y sigo trabajando para que todo siga así.

–El tema habla de ser como uno es, ¿de dónde salió la idea de dar ese mensaje?

Es una canción muy directa que hice pensando en decir que no me importa lo que digan los demás, que hay que aceptarse tal y como uno es y no frenarse con el qué dirán. Es un mensaje importante porque estamos en un época en la que estamos muy enganchados con los comentarios de redes sociales o lo ‘likes’, en lugar de disfrutar la vida y ser uno mismo.

Ximena disfruta el momento que vive, ya sea como madre o como artista. Fotos Melissa Fernández
Ximena disfruta el momento que vive, ya sea como madre o como artista. Fotos Melissa Fernández

–Ya ha cantado en varios géneros, ¿siente que puede cantar lo que quiera?

Sí, me considero muy versátil, para mí toda la música es linda, me gusta todo tipo de género y estoy muy abierta a la colaboración con otros artistas porque se aprende mucho de cada personaje con el que uno se encuentra y por eso me gusta. Me ha ido muy bien en mis colaboraciones y por eso sigo abierta a eso.

–Una de las colaboraciones más conocidas en Costa Rica fue con los Ángeles Azules, ¿cómo se le dio esa posibilidad?

Ellos querían hacer el disco con artistas de otros géneros y a mí me invitó el productor, por lo que me pusieron cinco canciones y escogí esta porque me pareció que es similar a las cumbias colombianas viejitas, de los setenta y eso me encantó. No sabía que se iba a convertir en lo que se convirtió porque el video tiene ya más de 600 millones de vistas y eso habla mucho del éxito de esa canción. Es un género delicioso escuchar y bailar, es rico ir a verlos en vivo y para pasarla bien con los amigos.

–Ahora que es madre, ¿cómo combina esas dos facetas?

Son dos trabajos de tiempo completo y me ha ido muy bien. Es cansadísimo, pero creo que voy aprendiendo cada día, es algo que no se enseña hasta que se vive.

–¿Dónde quedó la actuación en su vida?

Ahorita sí estoy enfocada en la música, pero la actuación es algo que retomaré, que me gusta mucho y que solo es cuestión de encontrar el momento y el proyecto.