AFP .12 marzo
Durante la entrevista la pareja reveló que su segundo hijo será una niña. AFP.
Durante la entrevista la pareja reveló que su segundo hijo será una niña. AFP.

El príncipe Enrique y su esposa Meghan están alcanzando niveles récord de impopularidad entre los británicos tras su entrevista en la televisión estadounidense y las acusaciones que hicieron sobre racismo, según una encuesta publicada este viernes.

Según el sondeo realizado por el instituto YouGov a 1.664 adultos, por primera vez son más los británicos que tienen una opinión negativa (48%) de Enrique, de 36 años, nieto de Isabel II y sexto en la línea de sucesión, que positiva (45%).

Por su parte, un 31% de encuestados tiene una visión positiva de Meghan Markle, exactriz estadounidense, de 39 años, mientras que el 58% la ve de forma negativa.

En cambio, los datos sugieren que la popularidad del resto de la familia real no se ha visto mermada por las revelaciones de los duques de Sussex, que citaron la insostenible presión mediática, el racismo y la falta de apoyo de la casa real a los pensamientos suicidas de Meghan como razones para su retirada de la monarquía.

La reina Isabel II emitió un comunicado después de ver la entrevista y dijo que se tomarán en serio las acusaciones de racismo. Archivo
La reina Isabel II emitió un comunicado después de ver la entrevista y dijo que se tomarán en serio las acusaciones de racismo. Archivo

En su entrevista con la estrella de la televisión Oprah Winfrey, la pareja hizo alusión a conversaciones de un miembro no identificado de la familia real, que después precisaron que no era ni la reina ni su esposo Felipe, de 99 años, acerca del color de piel que tendrían sus hijos, dado que la madre de Meghan es negra.

Con un 80% de aprobación, Isabel II sigue encabezando la lista de personalidades reales favoritas de los británicos.

El jueves anterior el príncipe Guillermo, hermano de Enrique, defendió a la familia real y dijo que “no es racista”, luego que la pareja denunciara conversaciones sobre el color de piel que tendrían sus hijos.