Erick Quirós.11 noviembre, 2020

Caro habla con mayor fluidez tras varios meses de terapia. COrtesía.

Hace casi un mes la cantante del grupo Taboga Band, Carolina Paniagua, habló con La Teja y nos contó sobre el momento tan difícil que estaba pasando luego de sufrir un preinfarto que se complicó y se transformó en un derrame cerebrovascular.

Todo esto sucedió entre agosto y setiembre, y se debió a las preocupaciones causadas por la pandemia, ya que Carolina no podía trabajar en lo que le gusta ni ganar platica.

En el momento que conversamos con ella, vía telefónica, nos costó un poco entenderle debido a las secuelas físicas que le había dejado el susto que se llevó, pero hizo su mejor esfuerzo para expresarse y dar a conocer lo que padecía.

33 años tiene la cantante.

Hoy, Caro habla con mayor fluidez y puede caminar mejor gracias a la terapia física y de lenguaje que ha llevado con rigurosidad. En redes sociales muestra cada uno de sus avances y las personas que la siguen y la conocen le envían buenas vibras porque saben que el proceso que enfrenta no es jugando.

Caro ha luchado bastante por su recuperación y los resultados se notan. Cortesía.
Caro ha luchado bastante por su recuperación y los resultados se notan. Cortesía.

Según cuenta la cantante, quien tiene 13 años de pertenecer a Taboga Band, la recuperación es un trabajo de minuto a minuto con el que cada día ve avances, pero sabe muy bien que hay que tener paciencia para conseguir una recuperación total.

“Gracias a Dios he avanzado bastante, mejor de lo esperado. Ha sido un proceso duro y constante, pero con fe para avanzar. La terapia física ha sido un éxito y la espiritual también, ya camino mejor con apoyo del bastón y hablo mejor, todo esto gracias a las muestras de cariño y al apoyo de las personas que me quieren”, dijo.

La cantante lleva 13 años en Taboga. Cortesía
La cantante lleva 13 años en Taboga. Cortesía

Cuando conversamos la primera vez, Carolina nos contó que podía caminar muy poco, que le costaba hablar, pero es otro el cuento.

“Las dos fisioterapeutas me dicen que mi fortaleza y fe en Dios han ayudado a que la recuperación sea efectiva y por supuesto el apoyo de mi hermana durante los días que ellas no vienen a tratarme. Sé que mi vida ha dado un giro radical, pero he visto como Dios ha hecho milagros sorprendentes y creo en todo lo que Él hará en mí”, explicó la artista.

El anhelo de Paniagua es volver a presentarse en un escenario y por la perseverancia que ha mostrado estamos seguros que lo cumplirá.