Erick Quirós.14 febrero
Fabián Eduardo Kreischer era muy querido por la comunidad gay. Infobae.
Fabián Eduardo Kreischer era muy querido por la comunidad gay. Infobae.

La muerte del pastor luterano Fabián Eduardo Kreischer, de 45 años, ha causado mucha tristeza en Argentina.

Kreischer era muy querido por la comunidad evangélica luterana. Su figura era respetada entre los fieles argentinos y sus publicaciones y videos en las redes sociales, de sus sermones y homilías, eran comentados y elogiados por personas de Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Chile y hasta México.

El pastor Fabián era diferente a muchos. Había declarado su homosexualidad hace varias décadas y desde 2001, cuando contrajo el virus del VIH, se convirtió en un referente en la lucha contra la discriminación de las personas que tienen esa enfermedad.

El 7 de febrero salió a la luz la noticia sobre el asesinato a puñaladas del pastor y sus seguidores no podían creer que haya encontrado el final de su vida de una manera tan trágica y violenta.

“Muchos fieles de la iglesia me escribieron porque Fabi no respondía los mensajes. Y eso era muy raro en él. Siempre estaba atento al WhatsApp y a las redes sociales”, le dijo a Infobae Gustavo Gómez, presidente de la Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU).

“Primero fueron a la casa una señora amiga, que tenía llaves del departamento, junto a otra pareja de amigos. Apenas abrieron la puerta, vieron que había un caos de cosas tiradas en el suelo. Y dijeron: ‘Acá pasó algo’. Cerraron la puerta y llamaron directamente a la policía”, añadió Gómez.

Al ingresar al departamento, los oficiales se encontraron al pastor muerto, recostado sobre su cama, desnudo, tapado con frazadas, prendas de ropa y un colchón.

El cuerpo de Kreischer tenía la muñeca y el tobillo derechos atados con una cuerda a una pata de la cama y presentaba diez heridas de arma blanca entre el cuello, el tórax, la mejilla y la espalda. En el lugar también se encontró un juguete sexual y unas velas apagadas, según información policial.

No parecía ser un robo: en el lugar también se encontraron objetos de valor, como la billetera del fallecido, su teléfono celular, un televisor y sus documentos. También estaban los cuatro discos del horno prendidos y la puerta había sido trabada con objetos desde adentro.

La policía intenta determinar qué motivó el crimen, luego de que algunos allegados al pastor comentaron que Kreischer tenía citas con otros hombres a través de una aplicación muy utilizada en la comunidad gay.