Erick Quirós.3 junio
La sobrina también heredó la belleza de Guardia. Cortesía.
La sobrina también heredó la belleza de Guardia. Cortesía.

Maribel García es una tica que llegó a México hace cinco años para estudiar Comunicación y Conducción de Televisión, pero a diferencia de muchos otros que se van a probar suerte, ella tiene un ángel de la guarda de carne y hueso que la guía y la aconseja desde que llegó.

Se trata de su tía Maribel Guardia, quien acogió a su sobrina y la convirtió en la hija que nunca tuvo. Ambas tienen una relación muy cercana, ya que la joven, de 26 años, es la única de la familia que ha seguido los pasos de la artista tica y se metió al mundo de la televisión.

García actualmente trabaja en el programa “Hoy”, de Televisa y está próxima a empezar un gran proyecto con un reconocido medio de este país del cual prometió dar más detalles muy pronto.

Sobre su vida en suelo mexicano, García afirma que al igual que la gran mayoría, al principio le costó pero ahora está encantada. Además confesó que ya adquirió el acento de los manitos, pero que lo deja guardado en el aeropuerto cuando viene de visita a Tiquicia.

La joven trabaja en Hoy desde enero. Cortesía.
La joven trabaja en Hoy desde enero. Cortesía.

–¿Hace cuánto está en México?

Ya hace cinco años me vine para acá, Costa Rica es precioso y lo amo, pero necesitaba un cambio. Estaba en la Universidad Latina y mi papá me dijo que investigara sobre alguna beca, así que vi que había oportunidades en México y en Brasil por lo que busqué una aquí. Mi tía me abrió las puertas de su casa.

–¿Cómo ha sido la experiencia?

Me enamoré de México desde que llegué, me gusta la vida acelerada con todo y su contaminación, también es un país muy rico en cultura, con mucha gente y con una educación excelente. Mi tía me trata como a una hija, me enseña el valor del trabajo y de que no dependa de ningún hombre para salir adelante.

–¿Qué extraña de Costa Rica?

Me hace falta el aire de allá, es curioso porque en Costa Rica sufría de alergias, seguro por la humedad, pero cuando llegué aquí me curé.

–Ya tiene acento mexicano..., ¿por qué?

Admito que tuve que modificar la forma de hablar, los profes me decían que tenía que pronunciar la "r" porque de lo contrario nunca iba a llegar a la televisión, fue algo que me costó mucho, también fue difícil por la parte de la comida porque me decían que todo pica ‘no más tantito’, pero eso para mí era muchísimo.

–¿Qué hizo para mejorar el asunto del acento?

Recuerdo que un día llegué a la casa y le dije a mi tía que ya no sabía qué hacer y me dijo que ‘al lugar que fueres has lo que vieres’ y así fue. Ya se me pegó más el acento, de hecho mis amigos y mi familia me vacilan por hablar así.

–¿Cuando viene al país mantiene ese acento?

No, yo nunca me despego de mis raíces, cuando llego a Costa Rica cambio el chip, aunque aquí también se me sale el tico cuando estoy enojada o muy feliz.

–¿En dónde se le puede ver?

Ahorita estoy como reportera en el programa Hoy, donde hago entrevistas de color una vez a la semana. Son notas con gente conocida, pero muy diferentes porque no son solo preguntas, ya que los llevo a hacer una actividad para divertirse.

¿Tiene algo más?

El 15 de junio voy a ser parte de un nuevo proyecto con un reconocido medio deportivo de México. También soy influenciadora para marcas como Adidas y Corona, que me han tratado maravilloso, de hecho gracias a Adidas pude conocer a mi jugador favorito, Ricardo Kaká. Para mí es un bendición que se me abran las puertas de esta manera.

La tica ya no se olvida de sus raíces. Cortesía.
La tica ya no se olvida de sus raíces. Cortesía.

–Muchos pensarán que su éxito es gracias a su tía, ¿qué tanto hay de cierto con eso?

Muchas cosas se las debo a mi tía porque ella me ha dado muchos consejos, pero también lidio con una gran sombra porque la gente piensa que por ser la sobrina todo va a ser fácil y no es así. Con Hoy la productora me conocía porque me había visto hace cuatro años y me dijo que algún día iba a trabajar con ella y se dio en enero que llegué con mi tía al programa, pero ella nunca se ha metido para que me den un trabajo ni nada parecido.

–¿Le incómoda que la gente piense eso?

No, me encanta que me digan la sobrina de Maribel, pero sé que si no tuviera talento y no fuera luchadora no estaría aquí.

–¿Piensa seguir los pasos de ella en algún momento?

Me gusta más lo deportivo, pero creo que hay que ser polifacética, ya me han ofrecido papeles en la Rosa de Guadalupe pero no se ha podido dar, también me gusta cantar, pero solo en el baño y por ahora me concentro más en la conducción, pero no descarto nada de eso en el futuro.

–¿Cuáles consejos le da su tía?

Me dice que me cuide en el peso y la imagen, que siempre ande bonita. También me dice cómo lidiar con la producción y con la gente de televisión, la verdad es que es un ejemplo porque la gente la ama, siempre anda saludando a todo el mundo y tiene los pies muy bien puestos sobre la tierra.

–Ahora que cumplió 60 años, ¿qué admira de ella?

Su humildad, la nobleza con que me recibió en su casa y lo trabajadora que es, hay semanas que no la veo porque pasa trabajando y yo pienso que no puedo creer que a sus 60 años siga así.

–¿Le gustaría ser igual de reconocida que ella?

Me gustaría ser recordada por lo que hice, no tanto por ser famosa, pero sí reconocida por mi trabajo.