Erick Quirós.4 diciembre, 2020
Silva siente que este año será diferente, pero que igual se puede llegar a la meta. Cortesía.
Silva siente que este año será diferente, pero que igual se puede llegar a la meta. Cortesía.

El periodista Édgar Silva es una de las caras más representativas de la Teletón Costa Rica, aunque por modestia, él no cree que sea así.

Como ya es una tradición, el Flaco dirá presente una vez más a la tradicional maratónica, que se realizará desde este viernes (10 p.m.) y se mantendrá hasta la madrugada del domingo con el fin de recoger ¢550 millones para echarle el hombro al Banco Nacional de Sangre y al hospital Nacional de Geriatría y Gerontología Raúl Blanco Cervantes.

El liberiano es uno de los conductores activos que más veces se ha presentado en la noble actividad. Son tantas las veces que lo ha hecho que ni él ni la organización tienen el dato exacto.

Las únicas excepciones han sido cuando Silva ha estado fuera de la televisión o que por decisión propia pidió no ser parte del evento, algo que solo ocurrió en tres ocasiones.

El Flaco habló con La Teja y nos contó un poco de su prolongada relación con esta actividad.

–¿Recuerda cuándo fue esa primera vez en una Teletón?

Tuvo que haber sido por ahí del 92 o el 93, cuando sentí que era buen momento. Para esa época se dio mi primera participación en los toros también.

– ¿Cómo fue?

Yo era periodista de espectáculos y José Luis “Cacao” Rojas me invitó. Me tocó en el bloque juvenil, con los locutores de la época, me acuerdo de Domingo Argüello y creo que también Jorge Madrigal. Si mal no recuerdo fue el gimnasio Nacional.

–Antes de que lo invitaran, ¿quería ser parte de la Teletón o lo sorprendió?

Fue algo que llegó sin esperarlo, yo de chiquillo veía las teletones y las disfrutaba, cuando veía por ejemplo a María Conchita Alonso. De alguna forma yo me tropecé con la tele y a partir de eso me di cuenta que podía hacer un montón de cosas y que la televisora me necesitaba para otro montón de cosas, ahí fue donde se fueron abriendo las posibilidades, sin pensarlo con anterioridad

Cuando me llegó la oportunidad me emocioné y recuerdo que me tocó presentar a unos artistas que generaron mucho entusiasmo. Sentí que ayudé a eso y ‘Cacao’ me comenzó a meter más, por lo que algunas empresas pedían hacer la donación cuando yo estaba y la Teletón empezó a confiar en mí un poco más.

El Flaco ha estado hasta en la Teletón de Honduras. Cortesía.
El Flaco ha estado hasta en la Teletón de Honduras. Cortesía.

–¿Lleva la cuenta de en cuántas teletones ha estado?

No, no soy de contar esas cosas, pero he estado en bastantes, incluso dos veces en la de Honduras, que fue muy emotiva porque mi papá era de allá. También recuerdo la vez que me tocó estar en el cierre de una y que yo estaba a la par de Leo Perucci, para mí fue muy emocionante.

–¿Se prepara diferente para estar en la Teletón?

Yo trato de evitar ciertas cosas, como por ejemplo: ‘dé un granito de arena’. Procuro que mis argumentos para solicitar ayuda sean relevantes, que la gente se involucre, con entusiasmo y esperanza. No me gusta ser melodramático y siento que hay que emocionar a la gente, pero no me gusta explotar eso.

–¿Cuál de los casos que ha visto le ha impactado más?

Hay muchos, por ejemplo sigo en contacto con Sofía Escalante (la niña símbolo de 2014). Es muy bonito y emocionante, porque aunque yo no la salvé, ni fui su médico, es lindo sentirse apegado emocionalmente a una muchacha que es encantadora, inteligente y que gracias a la salud pública del país está con nosotros. También hay más casos, como el de una chiquita que murió y que te llega porque se crea un vínculo con ellos.

–¿Le afecta los casos que se ven en la Teletón?

Yo diría que como ser humano todos nos conmovemos, pero trato de guardar una distancia para que no me afecte, es parte de la vida.

–¿Cómo piensa que será este año?

Es difícil, pero el éxito de una Teletón está en que la mayor cantidad de gente donemos, no en que alguna dé mucho. Creo que aunque tengamos poco, algo podemos dar y lo digo con el mayor respeto y a pesar de las diferentes situaciones.