Farándula

Excombatiente vende ceviche y ofrece rutinas virtuales de ejercicios para sobrevivir

A Roberto Garita, conocido como el Soldado, se le cerraron todas las fuentes de ingresos que tenía

El exparticipante de “Combate” Roberto Garita, más conocido como el Soldado, ha tenido que jugársela de distintas maneras para cubrir sus gastos.

El musculoso, al igual que cientos de personas, sufre por las crisis económica causada por el coronavirus.

A Garita se le vino el mundo encima, ya que le cerraron todas sus fuentes de ingresos de manera drástica, pues él es el dueño del gimnasio West Gym, en Hatillo centro, al cual tuvo que ponerle candado, debido a que las últimas medidas sanitarias del Ministerio de Salud, que permitía abrir a un 25% de su capacidad a partir del 1 de mayo tampoco le era rentable, pues los gastos en que se incurriría serían más que la ganancia que obtendría.

Además de las cuotas mensuales, el Soldado daba entrenamientos personalizados, los cuales también tuvo que suspender.

Pero la congoja no se queda ahí, ya que también le cancelaron las presentaciones con el grupo de baile Bajo Zero, con el que terminaba de ajustar platica de cada mes.

Como si fuera poco, algo se ganaba en el negocio de bienes raíces, pero en estos momentos son una cantidad muy reducida los que se atreven a hacer inversiones de ese tipo.

Eso sí, los recibos y deudas no han disminuido por lo que ha tenido que ver cómo sale adelante para sobrevivir.

“Ha sido un mes de los más duros porque estamos cerrados, por orden sanitaria, desde hace rato, es un negocio que no está generando, pero igual tengo que pagar alquiler y recibos y eso hace que la situación sea todavía más dura”, contó.

Soldado menciona que ha intentado negociar para que le bajen los 600 mil colones de alquiler que debe pagar por mes, pero no ha recibido respuesta positiva por parte del dueño del local.

“Obviamente estamos desesperados para que se vuelva a abrir porque no hay manera de generar. Yo me la estoy jugando con los ahorros, además de vender rutinas virtuales, pero no es suficiente. A mí me dieron fuerte por los tres lados con los que me gano la vida”, comentó.

De a poquitos.

Para que usted se haga una idea, Garita ofrece un entrenamiento personalizado por videollamada que por mes puede costar entre 25 y 100 mil colones, dependiendo el plan, e incluye la rutina completa, consejos y acompañamiento.

“Puede ser de una vez a la semana o de todos los días, la gente decide cuál, pero tengo claro que uno no puede maltratar a la gente ya que normalmente un entrenador personal cobra más de doscientos mil por la semana completa cada mes”, dijo.

También ha estado vendiendo ceviche y otras cosas para juntar lo suficiente para el alquiler del local, de su casa y del resto de gastos mensuales a los que tiene que hacerle frente.

“Yo siempre he sido muy trabajador y no me quedo sentado. Los ceviches los hago yo y también los entrego, en compañía de un amigo, así que ahí vamos saliendo. Lo importante es que uno haga algo porque los gastos son muchos”, comentó.

Estas delicias van desde los 1.800 colones y el precio aumenta dependiendo del tamaño.

Garita sabe que la probabilidad de que se vuelvan a abrir por completo los gimnasios por ahora son muy pocas, pero no quiere cerrar en definitiva el negocito por el que tanto ha breteado.

“Las máquinas son mías y me han costado mucho, además tuve que pedir muchos permisos al Ministerio de Salud para poder abrir, fue mucho gasto y trabajo y por eso no pienso cerrarlo, pero hay que ver cuánto tiempo dura esta situación, todos los dueños de gimnasios estamos a la espera de que nos digan algo porque con eso de abrir al 25 por ciento no es rentable”, explicó.

Unidos.

Acerca de este tema, el musculoso contó que desde hace varios días crearon una especie de asociación con el fin de que sus necesidades llegaran a las autoridades y les permitieran trabajar con todas los cuidados que el coronavirus requiere.

Sus peticiones fueron escuchadas, pero a muchos como a el Soldado no les sirve, porque el Gobierno autorizó que a partir del 1 de mayo y hasta el 15 de mayo los gimnasios operen con un 25% de sus capacidad, con programación de citas y horario diferenciado para personas con factores de riesgo. Solo pueden abrir entre semana de 5 a. m. a 7 p. m.

“Somos como 180 dueños y ya tenemos claro el tema de la limpieza y de que no se puede trabajar al máximo”, dijo, Garita, quien admite que necesita más capacidad de clientela para jugársela.

Si usted quisiera que este experto lo entrene, puede contactarlo al número: 8395-0586.

Un consejito.
Soldado dijo que las personas que hacen ejercicio en casa se la pueden jugar con botellas, si tienen el chance de comprar unas ligas y pesas perfecto, pero que no dejen de moverse. Agregó que lo ideal es que antes de iniciar pidan consejos de un profesional y así aseguran hacer las cosas bien y de paso le pueden echar la mano a alguien que lo necesita.

Erick Quirós

Periodista de espectáculos con experiencia en coberturas deportivas. Trabaja en Grupo Nación desde el 2013.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.