Erick Quirós.7 julio
El señor y el excombatiente eran muy unidos. Cortesía.
El señor y el excombatiente eran muy unidos. Cortesía.

El cantante Víctor De Paz está de luto por la muerte de su papá, quien falleció el viernes anterior.

El también exparticipante del desaparecido programa Combate despidió a su padre probablemente de la forma más triste y dolorosa que puede haber, una a la que todos deberíamos acostumbrarnos.

Don Víctor Hugo De Paz falleció el pasado viernes en Guatemala, víctima del COVID-19, y como las fronteras y aeropuertos están cerrados, a su hijo y demás familiares en el país les tocó asistir al entierro por medio de una conferencia de Zoom este domingo.

Así tuvieron que seguir el funeral por Zoom. Cortesía
Así tuvieron que seguir el funeral por Zoom. Cortesía

El señor, de 62 años, vivía en el Tejar de Chimaltenango, lugar al que se fue hace varios años.

Este sinsabor de no poder darle el último adiós le provocó un dolor más grande a Víctor.

Ese país centroamericano, al viernes anterior, tenía un total de 22.501 casos confirmados y 920 fallecidos, siendo don Víctor Hugo uno de ellos.

El cantante, quien se hace llamar Quality 506, conversó con La Teja y nos contó el gran dolor que sintió al sufrir la pérdida de su padre de esa manera.

- ¿Murió su papá por COVID-19?

Sí, yo lo puse en mis redes sociales, pero mi hermana me dijo que lo quitara porque allá está feo el asunto, hasta le apedrean las casas y se las queman a la gente que tienen coronavirus.

12 personas se unieron para despedir al señor. Cortesía.
12 personas se unieron para despedir al señor. Cortesía.

- ¿Saben cómo se dio?

Empezó con una fiebre y se agravó, él tenía una ferretería allá y tenía todos los cuidados, pero por más que lo intentó, allá está muy fuerte y se contagió.

Estuvo enfermito casi una semana, fue a hacerse los exámenes y salió limpio, volvió a la casa dos días y regresó a hacerse pruebas y salió contagiado, pero leve, tratable, lo metieron a una clínica privada porque en los públicos los tratan como chanchos. Lo tuvieron una semana completa con oxígeno porque no podía respirar y el viernes dejó de hacerlo.

- ¿Tenían constante comunicación?

Sí, claro. Él venía cada año o yo viajaba. Este año me tocaba a mí ir, pero no se pudo por la pandemia. Eso es lo que más agüeva, porque por esta enfermedad no pudimos despedirnos como se merecía. Él era muy atento, respetuoso, no mataba ni una mosca, totalmente otra cosa de mí porque yo soy de carácter más fuerte, salí a mi mamá. Creo que él se merecía un entierro digno.

- ¿Cómo fue el entierro?

Solo mi hermana pudo ir porque vive allá, ni mis tíos que también están en Guatemala pudieron estar presentes. A ella no lo dejaron verlo, tuvo que guardar mucho la distancia, le echaron un concreto encima por lo del virus, aparte de que iba envuelto en plástico, fue horrible.

Víctor y sus hermanas guardarán un gran recuerdo del señor. Cortesía.
Víctor y sus hermanas guardarán un gran recuerdo del señor. Cortesía.

- ¿Cuántas personas estuvieron en el entierro virtual?

En Zoom estuvimos como 12, estaban mis tías y mis hermanos, fue algo fuerte porque él era muy querido, era el que nos unía a todos.

- ¿Me imagino que el dolor se hace más grande por no poder estar presentes?

Sí, claro. Primero la pérdida y luego el dolor de ver que no se puede despedir bien, es muy feo ver que a un familiar lo traten como un chancho, es algo que no solo a mi papá le pasó, hay un montón de gente a la que la tratan igual.

- ¿Eso hace que se cuiden mucho más del coronavirus?

Sí, exactamente. Mi mamá, mi hija y yo somos asmáticos y debemos tener más cuidado porque somos más propensos, gracias a Dios hemos salido adelante con mi empresa de limpieza y la cantada, aunque no se puedan hacer videos, pero guardamos todas las medidas posibles para sobrevivir.

- ¿Qué le genera al ver que se siguen haciendo fiestas que tanto daño nos hacen?

No puede ser posible que piensen que nada pasa, deben pensar en la familia y en ellos mismos porque estamos cavando nuestra propia tumba con esas irresponsabilidades.

-¿Qué recuerdo se deja de su papá?

La música, él fue el que me inculcó ese amor por la música, además de luchar ante todo lo que venga. Fue alguien que siempre luchó, nunca hubo barreras para lograr lo que se proponía.