Silvia Núñez.11 enero
Hasta la Fuerza Pública tuvo que intervenir en la situación porque el odontólogo no quería hacer caso. Foto: Rafael Pacheco.
Hasta la Fuerza Pública tuvo que intervenir en la situación porque el odontólogo no quería hacer caso. Foto: Rafael Pacheco.

El expresentador de 7 Estrellas, Édgar Barrantes, se llevó tremendo colorazo frente el público que asistió al tope de Palmares luego de tener un altercado con funcionarios del Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA).

El reconocido odontólogo alajuelense fue interceptado por dos veterinarios, quienes velaban por la integridad de los animales durante el desfile, porque vieron que su ruco llevaba una herida al lado derecho de la pancita producto de las espuelas que llevaba puestas el jinete.

Aunque no quería, al expresentador no le quedó de otra que bajarse de su caballo y quitarse las espuelas. Foto: Rafael Pacheco
Aunque no quería, al expresentador no le quedó de otra que bajarse de su caballo y quitarse las espuelas. Foto: Rafael Pacheco

Barrantes en un inicio se rehusó a acatar la medida de los miembros de SENASA por lo que los médicos solicitaron la ayuda de la Fuerza Pública.

Luego de unos minutos, el expresentador accedió a bajarse de su animal luego de que le indicaran que si no se quitaba las espuelas le decomisarían al caballo. Esto ocurrió a escasos 150 metros del punto de partida del tope.

"El caballo tenía una lesión por espuelas y le solicitamos al caballero que se las quitara y se le diera tratamiento al animal. Depende de la forma en que usted use las espuelas puede lacerar la piel del animal y maltratarlo", señaló el veterinario Luis Antonio Molina, quien dice ser especializado en caballos.

Molina aclaró que el uso de ese artículo es permitido; sin embargo, lo ideal es que los jinetes no las utilicen cuando están en un evento donde hay tanta aglomeración ya que un simple golpe o empujón pueden hacer que la punta de las espuelas dañen al caballo.

"Yo le garantizo que ese veterinario no tiene ni siquiera una gallina en la casa”, dijo Edgar Barrantes.
Karla Chavarría sí que supo refrescarse y refrescarle la vista a los asistentes al tope. Foto: Jose Cordero
Karla Chavarría sí que supo refrescarse y refrescarle la vista a los asistentes al tope. Foto: Jose Cordero
Acató a medias

Al final la bronca se resolvió y el dentista prometió guardar las espuelas y no usarlas más para poder continuar con el recorrido.

Eso sí, Barrantes estaba tan chiva por el bañazo que lo hicieron pasar que hasta le dijo a La Teja que los veterinarios solo querían sobresalir en el tope.

En comparación con otros años, esta vez llegó menos gente y así de vacías lucían algunas aceras. Foto: Jose Cordero
En comparación con otros años, esta vez llegó menos gente y así de vacías lucían algunas aceras. Foto: Jose Cordero

"No pasa nada, es como que a un jugador de fútbol lo saquen por un raspón de un partido. Lo que pasa es que esa gente, los veterinarios, a veces se abusan y quieren darse un poquito de importancia o un minuto de fama en un periódico. No pasa nada, aunque yo le garantizo que ese veterinario no tiene ni siquiera una gallina en la casa”,dijo el galán.

Además, señaló que él tiene 40 años de andar a caballo y que, según su experiencia, la herida que tenía "Gladiador" no era de gravedad como para no seguir en el desfile.

Funcionarios de Senasa frenaron a Barrantes al puro inicio del tope. Foto: Rafael Pacheco
Funcionarios de Senasa frenaron a Barrantes al puro inicio del tope. Foto: Rafael Pacheco

"Las espuelas son necesarias, son espuelas que no castigan. Las uso porque sé manejar los caballos, otros no las saben usar y pueden raspar al caballo. Se usan para ayudarse entre presas de caballos, los animales se estresan y por eso son como una guía, no son un castigo, simplemente son una guía que los punza en la panza como dándoles una señal porque muchas veces el talón no lo sienten y la espuela sí", argumentó.

Edgar indicó que acató la llamada de atención a medias porque al final se dejó solo una espuela ya que para él era "una simple payasada".

Leopoldo Rodríguez, de 85 años, fue el dedicado del tope. El palmareño se dedica a la cría de caballos de paso costarricense. Foto: Jose Cordero
Leopoldo Rodríguez, de 85 años, fue el dedicado del tope. El palmareño se dedica a la cría de caballos de paso costarricense. Foto: Jose Cordero