Redacción .4 marzo

Hasta la fecha, Polonia es considerado uno de los países más homofóbicos de Europa y del mundo.

Marcha gay en ciudad de Polonia. Eco News
Marcha gay en ciudad de Polonia. Eco News

Su población mayoritariamente conservadora y religiosa ha manifestado de diversas formas su rechazo hacia la diversidad sexual, pero esto se recrudeció en 2015, con la llegada al poder del partido Polonia Ley y Justicia.

Ante esto, un grupo de hombres gais decidió desnudarse para protestar contra la homofobia en una edición de la revista Elska.

Debido a eso, el equipo editorial viajó a Varsovia donde trabajó con alrededor de diez hombres gais que “compartieron sus cuerpos e historias” con la intención de hacerse visibles y frenar la homofobia a la que se enfrentan cotidianamente.

“Polonia es un país que presencia un repunte de homofobia, y a medida que las voces conservadoras se hacen más fuertes, se necesitan escuchar voces queer (ambigüedad de género). Así que decidimos venir a echar una mano” , afirman.

La situación de las personas LGBTI en Polonia se ha tornado grave no solo por la ausencia de garantías como el matrimonio igualitario, sino por la constante persecución política de la que son blanco, pues en un inicio el gobierno se mostraba en contra de todo aquello relacionado con la diversidad sexual, pero poco después comenzó a usar a esta población con fines electorales.

Los ataques hacia este grupo poblacional han sido contantes: en julio pasado, la Gazeta Polska, un importante medio local, distribuyó libremente adhesivos homófobos con una cruz negra sobre un arcoíris. Al mismo tiempo, más de tres decenas de pueblos se declararos “libres de la ideología LGBT”, denunció la ONG Campaña contra la Homofobia.

Otro ejemplo de esto fue Jaroslaw Kaczynski, líder de los conservadores nacionalistas y exministro del país, quien calificó a la comunidad LGBT, como una “amenaza a la identidad, la nación y el Estado polaco”.