.12 febrero

Un bolero que estaba interpretando la agrupación Son de Tikizia le sirvió de pretexto al modelo Greivin Morgan para acercarse a quien hoy es su novia.

La historia de amor entre Greivin, de 35 años, y Fernanda Montero Mora, de 26, es una de las publicaciones que esta semana La Teja realiza con motivo de la celebración del Día de San Valentín.

Greivin y Fernanda ya andan buscando comprar casa. Cortesía
Greivin y Fernanda ya andan buscando comprar casa. Cortesía
Tiempos de mal portado

Y aunque el exparticipante de la sexta temporada de Dancing with the stars tiene tres años de jalar con Fernanda, sigue siendo considerado como uno de los solteros más cotizados de Tiquicia.

Morgan, quien quedó en segundo lugar en la competencia de baile y fue todo un pegue, asegura que el título de soltero cotizado es una etiqueta creada por los medios.

“Soltero, pero no disponible y aunque sé que hasta que uno no se case las cosas no cambiarán, pero para ahí vamos, los dos nos queremos casar”, aseguró el moreno.

Greivin, todavía sin poner un pie en el altar, vive en una pura luna de miel con Fernanda. El guapo reveló que estuvo tres años soltero antes de conocer a su actual novia.

Y es que el morenazo contó que una cosa es el Greivin enamorado y comprometido de ahora, al de hace años atrás, que andaba con varias muchachas a la vez.

“Sí, claro, en algún momento hasta se me llegó a juntar el ganado. Pero siempre fui muy sincero, muy transparente, ninguna podía reclamarme porque sabían que era un bichito y ellas lo tenían claro, porque les decía que no quería nada serio.

"Muchas veces me dijeron que no porque no querían el vacilón y otras me decían que sí, pero tenían claro que no era nada serio, así que si me veían con otra no podían reclamar nada”, reveló.

Esta es la primera foto que se tomaron hace tres años la pareja. Cortesía: Greivin Morgan.
Esta es la primera foto que se tomaron hace tres años la pareja. Cortesía: Greivin Morgan.

Cupido no siempre fue tan puras tejas con el musculoso como en la actualidad pues dice que hace unos años vivió una relación formal bastante ruda.

“Tuve una relación muy tóxica, pero no puedo hablar de eso. Lo único que puedo decir es que fue tóxica, esquizofrénica, compulsiva, de siquiatría”, dijo entre risas.

Huele a queque

Y como el pasado es pasado y mejor lo dejamos queditico, preferimos que Greivin nos contara cómo fue que Fernanda logró enamorarlo tanto.

“Los dos estábamos en un salón de baile, ella andaba celebrándole el cumpleaños a una tía y yo a un amigo. Yo me le quedaba viendo y nada y en eso comenzó a bailar con un mae que nada que ver, el mae estaba haciendo el papel y todo mundo lo estaba viendo y fue cuando me enganché más porque dije: ‘que buena nota ella’, porque otra lo deja solo”, recordó.

Greivin estaba tan flechado que sacó el galán que llevaba dormido durante tres años de soltería y se acercó a la mesa donde estaba la familia de Fernanda.

“Llegué a la mesa y le dije a la mamá de Fernanda que si me permitía sacar a la hija a bailar, pero con el bullón, la música y toda la cosa, la señora pensó que era a ella la que quería sacar a bailar, entonces le dije: ‘no señora, que la cosa es con su hija’”, recordó.

Greivin, como todo mundo lo comprobó en Dancing, tiene sabor de sobra y como buen amante del bolero, aprovechó que Son de Tikizia estaba tocando ese ritmo para sacar a bailar a Fernanda.

Fernanda fue el apoyo incondicional de Greivin durante su participación en
Fernanda fue el apoyo incondicional de Greivin durante su participación en "Dancing". Cortesía Greivin Morgan.

“Mi chiquita no sabía bailar bolero, entonces mejor nos sentamos y luego bailamos salsa y merengue. Ya al final ella me dijo que si de verdad quería algo serio que la buscara por Facebook, pero la cosa es que el nombre de mi chiquita es bien raro y yo traté de acordarme cómo era que se llamaba y luego viendo cómo se escribía. Al final nos vimos en el salón (de baile) un viernes y ya el martes salimos por primera vez”, relató.

“Quería que Dios me la mandara y no buscarla”, Greivin Morgan, modelo.

Morgan, que es todo un pegue en Instagram, asegura que lo que lo convenció que era la mujer indicada para él, fue que ella tiene en su vida muy presente a Dios.

La pareja ya piensa en matrimonio, pero antes de comprometerse, el primer deseo es estar un poco más estables y comprar una casita.

“Ahorita andamos buscando (casa), tenemos un par de opciones y estamos esperando que todo eso se defina este año para luego casarnos.

"Siempre he querido ese momento y si me pongo a pensarlo mucho, hasta se me salen las lágrimas. Siempre he pensado en ver a mis tatas en ese momento y a ella caminando hacia mí”, expresó emocionado.