AFP .11 enero
El pasado del Rey del pop sigue levantando mucha polémica .AP.
El pasado del Rey del pop sigue levantando mucha polémica .AP.

Un nuevo documental que acusa a Michael Jackson de abuso sexual a dos menores fue duramente cuestionado por los herederos del Rey del pop, que consideran que se trata de un intento “indignante” de explotar su nombre.

“Leaving Neverland”, que se estrenará en el Festival de Cine de Sundance este mes, cuenta la historia de dos hombres que ahora tienen alrededor de 30 años y que aseguran haber sido víctimas de abuso sexual por parte del músico cuando tenían siete y diez años.

"Esta es una nueva producción sensacionalista, un escandaloso y patético intento de explotar y sacar rédito de Michael Jackson", indicaron los herederos del cantante, fallecido en 2009, en un comunicado publicado en medios estadounidenses.

Además, aseguraron que el “llamado” documental es “sólo otro refrito de acusaciones viejas y rebatidas. Es incomprensible que cualquier cineasta creíble se involucre con este proyecto”.

Los directores del documental confirmaron a la revista Rolling Stone que los denunciantes en la película son el coreógrafo Wade Robinson, que presentó una demanda contra Jackson en 2013, en la que aseguraba que el cantante abusó de él cuando tenía siete años y James Safechuck, que demandó a los herederos del Rey del pop por cargos de abuso sexual.

Ambas demandas fueron desestimadas en 2017.

El director Dan Reed defendió su filme de dos partes, que lleva el nombre de la famosa mansión que tenía el cantante en California.

“Si algo aprendimos en esta época es que el abuso sexual es complicado y que se necesita escuchar las voces de los sobrevivientes”, dijo en un comunicado.

“Hizo falta mucho valor para que estos dos hombres contaran sus historias y no tengo dudas sobre su validez. Creo que cualquiera que mire la película verá y sentirá el daño emocional en estos hombres y sus familias y valorará la fortaleza que se necesita para enfrentar secretos de larga data", dijo. Reed.

Jackson, que murió el 25 de junio de 2009 por una sobredosis del anestésico propofol, enfrentó varias acusaciones de abuso sexual de menores durante su vida. En 2005 fue absuelto en un juicio en California y en 1994 pagó 15 millones de dólares en un acuerdo por otra acusación vinculada a un menor.