Silvia Núñez.5 mayo, 2019
Pacho y Gia son los apodos que tienen desde niños. Foto: David Chacón
Pacho y Gia son los apodos que tienen desde niños. Foto: David Chacón

Pacho y Gia tienen varios meses de haber iniciado su carrera musical y ya hasta fueron los teloneros del grupo CNCO, en el concierto que dieron en marzo del año pasado.

Estos hermanos, cuyos nombres reales son Pablo y Rut Ortiz, son los que grabaron la canción oficial de la nueva película nacional “Te presento a mi novio”.

Ambos están que no se la creen pues siempre desearon escucharse en la pantalla grande y en junio próximo su sueño será una realidad.

Conozca un poco más de este dúo que la está pegando con sus temas en el género urbano.

– ¿Quién motivó al otro para iniciar el dúo?

– (Pacho) Venimos de una familia de músicos. Mi papá, Pablo Ortiz, es guitarrista clásico, estudió en España nueve años y es el director de la carrera de guitarra en la Universidad Nacional (UNA). Un tío es contrabajista de la Sinfónica Nacional. Ya traíamos esa línea de músicos.

Yo estuve un tiempo involucrado en un proyecto de hip hop, lo desarrollé más afuera de Costa Rica. Ya después me nació hacer algo más pop urbano, estilo reguetón, y mi hermana estaba en clases de teatro musical y esas cosas. Un día me enseñó un par de cosas que estaba componiendo y a mí me encantó, le dije que nos uniéramos porque no hay en el género un dúo así de hermanos, que sean hombre y mujer.

- (Gia) Al nacer en un mundo de músicos siempre estuvimos metidos en la música, andábamos con nuestro papá en conciertos, desde chiquita tocaba violín y piano. Estudié la mayor parte de mi vida para ser pianista clásica, son dos ramas muy distintas, pero mucho de lo que aprendí me ha servido para este proyecto porque cuando nos sentamos a componer saco las melodías en el piano, toda la formación que tenemos nos ha ayudado a hacer lo que es Pacho y Gia.

– ¿Cómo reaccionó su papá cuando le dijeron que se iban a dedicar al género urbano?

– (Pacho) Como yo estaba haciendo desde antes hip hop, los dos estudiamos en el Castella y ella tiene otros estudios en piano, tenemos la noción y el conocimiento, pero siempre le consultamos qué cosas deberíamos involucrar. Mi papá es muy abierto en ese sentido y más bien está muy orgulloso de lo que hemos estado haciendo. Al final de cuentas sigue siendo música y para él es un orgullo que mantengamos ese legado familiar de alguna manera.

– ¿De dónde surge el nombre artístico de cada uno?

– (Gia) Vieras que mi papá toda la vida le dijo Pacho a mi hermano, aunque se llama Pablo.

(Pacho) A mi papá le encanta que yo me llame Pacho artísticamente, porque dice que él fue quien me bautizó así.

(Gia) Y el mío es porque los dos de niños teníamos un problema de lenguaje, de dicción. De hecho, yo estuve en terapia de lenguaje y todo porque no pronunciábamos bien la r, la pronunciábamos como una g. Mi segundo nombre es María, entonces nosotros decíamos “Magía” y me quedé como Gia en la casa. Cuando estábamos montando el proyecto (a inicios de 2018) decidimos usar los apodos con los que nosotros nos identificamos desde chiquitos.

Los hermanos han compartido escenarios en conciertos internacionales con CNCO, Bad Bunny y Romeo Santos. Foto: David Chacón
Los hermanos han compartido escenarios en conciertos internacionales con CNCO, Bad Bunny y Romeo Santos. Foto: David Chacón

– ¿Se dedicaban a algo más antes?

– (Pacho) Jugué un año en primera con Cartago, hice ligas menores en Saprissa, jugué con Heredia, viajé con la selección sub-15 y sub-17 hace unos años. Soy muy amigo de jugadores como Celso Borges, Kendall Waston, Manfred Russell, Alexánder Robinson es de mis mejores amigos, Pipo González... Bueno con mucha gente del fútbol.

Muchos de ellos me motivaban para que siguiera en el fútbol, pero tuve una mala experiencia con Cartago y me fui del equipo, empecé que iba entrenar por allá y no llegábamos a una negociación buena y al final sentí que no era para mí y me terminé inclinando por la música. Tengo además un bachillerato en Administración de Negocios y tengo estudios en Turismo.

Muy familiares Ni tan iguales Nuevas producciones Jugaban a ser cantantes
Pacho tiene 30 años, está casado y tiene una hija de 4 años. Gia es dos años menor, pero se casó primero, a los 22 años, y no tiene hijos. Su hermana mayor y sus parejas son quienes les ayudan con el maquillaje y con los montajes de sus presentaciones. Los dos consideran que tienen carácter fuerte; sin embargo, no son los típicos hermanos que se la pasan peleando. Pacho es más charlatán mientras que ella es más calmada. “Yo soy más romántica y él más pícaro al componer”. A principios de junio lanzarán un nuevo sencillo y después sacarán un tema que grabaron junto a Dani Maro y Avi. Además, están cruzando los dedos para amarrar una gira internacional que están planeando para finales de este año. De niños se criaron en Heredia y a Pacho lo que le gustaba cantar era ópera mientras que Gia decía ser Shakira o Cristina Aguilera. Su mamá es profesora de música y les enseñó a leer música.
Este fin de semana compartieron tarima con el grupo Bacilos en Guanacaste. Archivo
Este fin de semana compartieron tarima con el grupo Bacilos en Guanacaste. Archivo