Erick Quirós.13 octubre
Para Lucho es un logro poder ver la luz del sol. Cortesía.
Para Lucho es un logro poder ver la luz del sol. Cortesía.

El actor Lucho Barahona está aprendiendo a caminar nuevamente a sus 90 años, luego de sufrir un accidente en su casa hace casi un mes.

El golpazo, que le provocó quebraduras en su pierna y brazo izquierdo, no lo venció y ya puede levantarse para ir a su escritorio, lugar de donde florecieron tantas cosas buenas para trabajar.

“Luis (pareja) me ayudó a levantarme de la silla de ruedas, costó un poco, pero con la práctica se adquiere firmeza. Ayer (lunes) la doctora me hizo sentarme en mi escritorio y como había hecho ejercicios antes, casi me duermo, y le pedí que me devolviera porque me sentía muy cansado, pero hoy estoy mucho mejor”, dijo.

“Solo poder levantarme ya es un triunfo para mí porque no podía ni moverme, todo me dolía, el pie izquierdo por ejemplo no lo aguantaba. La doctora me hizo levantarme y me ha dado confianza, pero ¡qué angustia!, al principio no podía, llegué a pensar que iba perder el brazo”, aseguró.

Hay ejercicios que me hacen querer gritar, pero trato de mantener la boca cerrada", Lucho Barahona, actor.

Lucho no evita sentirse muy nostálgico a la hora de hablar de las amistades y exalumnos, que tan pendientes han estado de él, y que no han dejado que se agüeve ni un solo momento.

“Yo he tenido muchos alumnos, amigos y... ( llora un poco) en este momento tener tanta gente que me quiere es algo impresionante, increíble y muy consolador para mí, vienen y me visitan a la casa, una o dos veces a la semana recibo gente y me siento acompañado”, aseguró.

90 años tiene el actor
Despacito

A pesar de que ya lo están motivando a que camine, el chileno va poco a poco, nada le precisa.

Comenta que se siente muy bien de poder ver la luz del sol y la calle, que llevaba muchos días sin poder hacerlo.

“Todo esto lo disfruto muchísimo, veo a la gente pasar y me gusta, quiero ver también cuando llueva porque fue muy preocupante lo que pasé, no tenía ánimo ni para leer y el televisor está en otra habitación y por eso traté de conformarme conmigo mismo y con la gente que me ha acompañado", señaló el actor.

Visitas como las de Jaime Castro y su esposa Rosibel Carvajal le han alegrado la vida a Lucho. Cortesía
Visitas como las de Jaime Castro y su esposa Rosibel Carvajal le han alegrado la vida a Lucho. Cortesía