Erick Quirós.Hace 6 días
Don Luis Enrique vive ahora en Costa Rica. Foto: Jorge Castillo
Don Luis Enrique vive ahora en Costa Rica. Foto: Jorge Castillo

Para el cantautor nicaragüense Luis Enrique Mejía Godoy, el amor no es exclusivo para las parejas, también se le puede demostrar a los hijos, a los amigos, a los vecinos y hasta a la patria.

En su caso, este último es uno de sus más grandes amores y a la vez el que más le genera dolor, ya que durante varios años su país ha estado sangrando sin que él pueda hacer mucho para sanarlo.

Mejía Godoy vive en Costa Rica desde el año pasado cuando fue invitado a salir de su país. Desde aquí ha montado su base de operaciones, pero no olvida a su amada “Nicaragüita”.

“A mí nadie me quita ese gran amor y ese deseo que tengo por volver en algún momento a mi país, es un sacrificio que haría con mucho gusto porque un sacrificio no se hace si no hay amor.

“El amor es fundamental en la vida y hace mucha falta en el mundo. En mi caso yo siento mucho amor por mi pueblo, las tradiciones y la música que tanto nos representa”, aseguró.

Los Mejía Godoy no esconden el dolor que sienten al estar lejos de su tierra. Fotos: Mayela López
Los Mejía Godoy no esconden el dolor que sienten al estar lejos de su tierra. Fotos: Mayela López
74 años tiene el cantautor nicaragüense.
Conciertazo

El artista centroamericano se presentará este viernes a las 8 p.m. en Mundo Loco en San Pedro, frente al antiguo Jazz Café.

Quienes vayan disfrutarán de 20 canciones de amor de los Mejía Godoy, pues las de Carlos también se podrán escuchar. Allí van incluidos boleros, baladas, entre otros románticos ritmos.

El cantante estará acompañado del guitarrista y pianista tico Jonathan Delgado, así como del percusionista Bernal Monestel.

“El amor tiene muchas perspectivas y esa es la idea, que la gente comparta con nosotros y vea que no solo a la pareja se puede amar, hay que amar al prójimo, a la patria, a los hijos y todo lo que hagamos”, dijo a la hora de explicar su presentación de este viernes.

Además, habrá espacio para la lectura de poemas propios, otros de ticos y un número más de autores Latinoamericanos.

Si usted quiere vivir ese gran concierto puede reservar llamando al número 7175-6030, hay cupo limitado. Las entradas valen ¢14 mil.