Farándula

Lussania Víquez sobre regreso a Repretel: “Me sentí libre, relajada y contenta”

De su paso por Multimedios solo le quedan buenos recuerdos y alguno que otro pacho, como el día que se despidió pues debido a la emoción que sentía se confundió con las palabras

Lussania Víquez está más que contenta de haber regresado a su casa.

Con la bella sonrisa y energía que la caracterizan, la nueva pero vieja conocida presentadora de Informe 11, volvió este lunes a hacer los quices con Natalia Monge antes del programa, a contar historias positivas y ser más que feliz.

De su paso por Multimedios solo que le quedan buenos recuerdos y alguno que otro pacho, como el día que se despidió pues debido a la emoción que sentía se confundió con las palabras, aunque es algo a lo que no le da mucha importancia.

–¿Cómo se sintió en su primer día de regreso a Informe 11?

Al principio un poco asustada porque ya llevaba más de un año de no pisar el set o el canal. Tenía una adrenalina superrica y creo que eso puede ser un impulsor o un detonante, en mi caso me motivó más bien. Con el video que nos pusieron al principio fue muy emotivo, yo pensaba, ¿cómo me hacen eso? Porque yo soy muy llorona, entonces fue como refrescar todo lo que viví a lo largo de esos siete años. Lo resumo todo en felicidad y gratitud.

Me sentí libre, relajada y contenta porque es otro Informe 11, aunque mantiene su esencia. Vi el set renovado, colores distintos, la música se mandó a hacer afuera, las historias son distintas, adaptadas a la nueva realidad que vivimos, a pesar de que el programa se encarga de rescatar las tradiciones de los ticos.

–En el programa siempre han habido buenas yuntas, pero, ¿cree que la suya con Natalia tiene una química diferente?

Creo que sí, nos conocíamos en la radio desde antes. Ella era promotora de una disquera, pero cuando tuvimos la dicha de trabajar juntas, nos conocimos a fondo y de verdad es una amistad que trasciende las cámaras, de lo que la gente puede ver. A ella la quiero y la admiro mucho, con ella consulto cuando voy a tomar una decisión y a lo largo de este año seguimos en contacto, entonces creo que esa amistad se refleja en el trabajo que hacemos.

Cuando iba a empezar el programa hicimos chistes internos y me dijo: ‘ay, Lucy, cómo extrañaba esto de los quices’, que es que cuando repasamos el guion y nos ponemos a preguntarnos sobre las diferentes notas.

–Cuando se fue se dijo que quedaban las puertas abiertas para usted, ¿lo sintió así en ese momento?

Obviamente había un deseo, pero con la pandemia yo sentí que estaba muy complicado, entonces decidí dejarlo fluir, no era que pensaba si volvería o si me iban a llamar, de hecho para mí fue sorpresivo que fuera tan rápido que me pidieran regresar. Yo en Multimedios estaba muy contenta y haciendo mi trabajo con mucho amor y entrega.

–¿Qué tiene Informe 11 o Repretel que la enamoró?

En el canal veo mucho crecimiento, estabilidad y un canal ya consolidado que me permite llegar a los corazones de los costarricenses con un programa positivo. Mi trabajo es informar, pero si tengo la oportunidad de comunicar algo positivo, para mí es más edificante compartir historias lindas, más en estas épocas que tanta falta hacen.

–Mucha gente la criticó por pasarse de canal, ¿qué piensa de eso?

Sí, gracias a Dios son menos los comentarios negativos, pero igual yo trato de consultarle mis decisiones a Dios y a mi familia, pero hay gente que no sabe lo que hay detrás, entonces dicen que soy una malagradecida porque Multimedios me abrió las puertas, pero no conocen los detalles. Hubo hasta insultos, una señora me escribió poniéndome que qué tonta. Creo que si alguien no está de acuerdo conmigo, no hay problema, pero eso de ser irrespetuoso no está bien.

Yo agradecí a Multimedios porque me dieron de comer por un año y me permitieron aprender y equivocarme pero hice las cosas como Dios manda, no fue fácil tomar la decisión, fui transparente y dejé las puertas abiertas, creo yo.

–Le pasó un pacho cuando se despidió, ¿cómo lo vive?

¡Uy sí! No había querido verlo, pero vi que lo compartieron en redes y pensé que ahorita se les pasa. Así es en Costa Rica, la gente se fija más en el chiste que en la esencia del mensaje que di.

–Eso le quita tensión a las críticas que le llegaron...

Exacto, mi esposo me comentó y yo le dije que no se preocupe, es algo que a todos nos puede pasar.

–¿Cambió algo en este año?

Creo que uno siempre cambia, ahora tomo las cosas como son y me adapto, soy más fuerte y receptiva. He evolucionado y eso me permitió volver, porque si hubiera estado llena de orgullo, probablemente hubiera dicho que no a la propuesta y esa decisión me ha hecho muy feliz, el recibimiento que he tenido es increíble, hasta las señoras de limpieza se acuerdan de mí.

–¿Cree que es una lección de vida al decir que muchas veces los orgullos y egos no sirven de nada?

Sí, creo que sí, cuando salí lo hice con mucha paz, tranquila porque sabía que no me iba por un tortón, no fui la única a la que despidieron, a Informe 11 lo cerraron, a otros compañeros los enviaron a Giros, entonces yo sabía que no era algo personal, era un decisión por la pandemia. Para mí eso es evolución, tal vez la Lussania de 20 años habría dicho que no, pero, ¿por qué no? Si me están abriendo las puertas con mucho amor y la situación cambió.

Cuéntenos del programa de radio...

Se llama Esta tarde y se transmite en Monumental, de lunes a viernes de 3:30 a 5 p. m., tiene un enfoque periodístico, pero muy humano, de hecho llegando tuve una entrevista muy emocional con un doctor que ha estado luchando contra la pandemia y terminó llorando al ver todo lo que ha vivido en estos últimos meses, fue la verdad muy fuerte.

–¿Llegar a la radio fue otra de las cosas que la convenció de volver?

Sí, yo llevo 16 años de ser locutora de radio y tener que quedarme sin eso me daba miedo, cuando Repretel me contrató, me hizo la propuesta de unirme a la radio y yo quedé encantandísima.