Farándula

Mamá borró las redes de su hija, a pesar de tener casi 2 millones de seguidores, ¿usted lo haría?

Ella explicó que tomó esta decisión para proteger la salud mental de su hija, pues veía que las redes estaban afectando la manera de ser de Valentina

Escuchar este artículo

La decisión de una mamá de cerrarle las redes sociales a su hija, quien es una influencer de 14 años, con casi dos millones de seguidores, está dando la vuelta al mundo con opiniones muy divididas.

La brasileña Fernanda Rocha Kanner ha recibido tanto críticas como aplausos tras anunciar su decisión de borrar las cuentas de Instagram y TikTok de su hija, Valentina.

Ella explicó que tomó esta decisión para proteger la salud mental de su hija, pues veía que las redes estaban afectando la manera de ser de Valentina, según informaron los diferentes medios brasileños.

Rocha publicó en Instagram que no quería que el comportamiento y la personalidad de su hija se formen acorde a las opiniones de sus seguidores.

“En sus redes había decenas de clubes de fans, todo muy dulce, pero también dañino para cualquier adolescente en proceso de descubrimiento y búsqueda de la individualidad. No quiero que crezca creyendo que es ese personaje.

“Nacemos con varios dones que nos hacen únicos, pero cuando copiamos al rebaño se diluyen en el proceso y acabamos siendo uno más del montón”, dijo la madre.

Valentina, conocida en Internet como Nina Rios, había acumulado más de 1,7 millones de seguidores en Instagram y TikTok. Muchos más que su propia madre, quien tiene 116.000 seguidores.

La señora Rocha indicó que ha recibido el apoyo de otras madres por su decisión “radical”, pero también ha sido blanco de críticas por el público adolescente. La calificaron de “posesiva”.

“Me pasé la semana leyendo a desconocidos decirme que era narcisista, egoísta, que había acabado con los sueños de mi hija, que estaba celosa de ella. Lo leí mientras ella dormía tranquila y felizmente pegada a mi lado, impermeable a los venenos de Internet, escenario para cobardes”, publicó.

En una entrevista posterior con un medio brasileño, la niña habló de la decisión de su madre: “Obviamente no estaba muy feliz. Me enojé bastante”.

Dijo que no está segura de si regresará a las redes sociales, pero por el momento va a permanecer con sus cuentas canceladas.

Lo comparten

La pequeña Sara Barboza se convirtió en los últimos meses en toda una personalidad en nuestro país, gracias a su participación y victoria en el programa Nace una estrella, en la categoría infantil.

Todo esto trajo muchísimos seguidores en redes sociales, algunos hasta le hicieron caravanas cuando finalizó su participación, además de proyectos musicales y ofrecimientos de trabajo.

Evelyn Gómez, madre de la pequeña cantante, aseguró que en su familia saben de lo dañinas que pueden ser las redes sociales y que por eso, limitan al máximo el uso a la niña, por lo que si algún día decide cerrarlas cree que no afectará a la pequeña.

Doña Evelyn está de acuerdo con la decisión de la brasileña, pues es claro que las redes no son para cualquiera.

“Sarita no tiene contacto con las redes, son los hermanos mayores los que supervisan el Facebook y el Instagram. A ella no se le permite por muchas situaciones, por ejemplo, a como a veces le decían cosas bonitas, también le decían otras muy feas; los hermanos siempre están presentes en sus redes y le hacen saber para ver qué piensa, pero ella no tiene el contacto directo y no creo que lo tenga por mucho tiempo”, contó la responsable mamita.

La vecina de Guadalupe asegura que aunque su hija sea la niña de moda en estos momentos, debe permanecer con los pies bien puestos sobre la tierra.

“Ella tiene que saber que es de familia humilde, trabajadora y que nos han costado las cosas, también le hemos enseñado buenos principios, tiene que saber que todo cuesta en la vida y no ser alzada y por eso es el carisma que ella tiene”, dijo doña Evelyn.

Otro que piensa parecido es Mauricio Hoffman, quien junto con su expareja Ericka Morera, le abrieron un perfil de Instagram a su hija, Zoé, cuando apenas tenía unos meses de nacida. La cuenta ya tiene cerca de 74 mil seguidores.

“Nosotros le manejamos la cuenta y tenemos control absoluto sobre ese perfil, cuando Zoé tenga su raciocinio y pueda hacer un uso responsable de esas aplicaciones, uno le permitiría.

“Es muy difícil porque las redes se prestan para mucho, no sé si pueda cerrarle las cuentas, pero mientras ella no haya cumplido la mayoría de edad, yo puedo tratar de asesorarla, de estar pendiente de lo que ella hace, sube, o mensajes que reciba. Yo espero que tenga la confianza para contarme todo lo que le pase”, señaló el presentador.

Mau no sabe si le gustaría que su pequeña se dedique a ser youtuber o tiktoker, pero sí está seguro que la apoyaría en lo que ella quisiera hacer.

No tan radical

La sicóloga María Ester Flores piensa que ese tipo de decisiones radicales no funcionan mucho con los jóvenes, ya que a ellos hay que explicarles el por qué de las cosas.

“Cerrarlas de golpe no es la solución en estos tiempos que el mundo es muy cibernético, se puede dar por un tiempo para madurar qué se puede hacer entre madre e hija, pero sicológicamente hablando uno se tiene que adaptar a los tiempos, aquí lo importa es la confianza entre ambas”, comentó.

Agregó que los padres, más allá de asustarse de las redes, deberían empaparse y crear una relación transparente con sus hijos para que ambos puedan revisarlas sin esconder nada.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.