Silvia Núñez.25 febrero
Melissa contó que a los cuatro meses de jalar con Esteban él le propuso matrimonio y que no lo pensó dos veces porque sabía que era el amor de su vida. Instagram
Melissa contó que a los cuatro meses de jalar con Esteban él le propuso matrimonio y que no lo pensó dos veces porque sabía que era el amor de su vida. Instagram

La periodista Melissa Durán está cumpliendo cuatro años de casada, pero todavía hay un pequeño detalle al que no se acostumbra y que provoca que su esposo, Esteban Mora, le haga caritas cada vez que la escucha.

La presentadora de NC Once se casó el 25 de febrero de 2017 y le tocó abandonar el nido de su padres para ir a vivir a la casa que su pareja ya tenía desde antes de formar una familia con ella.

Entre las confesiones que le hizo Meli a La Teja sobre sus primeros años de casada contó que no se ha acostumbrado a decir “mi casa”, ya que de manera inconsciente sigue diciendo “la casa de Esteban”.

“Cuando yo digo: ‘voy para mi casa’, me refería a la casa de mis papás y cuando me refería a la casa donde vivo le decía la casa de Esteban, entonces, eso lo molesta mucho porque dice que cómo a estas alturas sigo diciendo la casa de Esteban”, confesó la comunicadora, quien dice que desde hace dos meses se hizo el propósito de no tratar de decirlo.

Meli y su esposo tienen en común una hija llamada Amanda aunque para ella las otras dos son hijas del corazón. Instagram
Meli y su esposo tienen en común una hija llamada Amanda aunque para ella las otras dos son hijas del corazón. Instagram

Meli además se sinceró y contó que durante el primer año de casados no cocinaba ni arroz y que se la pasaban comiendo papas fritas, hamburguesas y todo lo que pudieran comprar para la cena con tal de que a ella no le tocara poner manos a la obra en la cocina.

4 años de casados son conocidas como las bodas de seda

Con el tiempo no le quedó más que aprender y ya le agarró el gusto a la cocina, sobre todo cuando prepara postres o platillos especiales junto a las hijas de Esteban, Valentina y Mari Paz.

Todos estos pequeños detalles, la comunicadora se los toma con humor y asegura que aunque está viviendo en un cuento de hadas también confirma que el matrimonio no es jugando.

“No me casé creyendo que todo sería una luna de miel porque hay que ser realista al tomar una decisión de este nivel”, Melissa Durán
Muchos más años

A pesar de que apenas están cumpliendo sus bodas de seda, la presentadora de noticias dice que siente que han pasado muchos años juntos como paraje y como familia, sobre todo al verse con dos hijas adolescentes (por parte de su esposo) y con una bebé de casi dos años.

“Claro que no es sencillo, pero todos los días le doy gracias a Dios porque puso en mi camino a un buen hombre. A los dos nos toca tener paciencia a veces (risas), pero hasta aquí Dios nos ha sostenido y es lo que hoy celebramos”, dijo.

Meses después de casados la pareja se hizo otra sesión de fotos especial para que pudieran salir las hijas de Esteban también. Instagram
Meses después de casados la pareja se hizo otra sesión de fotos especial para que pudieran salir las hijas de Esteban también. Instagram

Para ella no hay mejor ejemplo de matrimonio que el de sus padres, quienes ya tienen 40 años de casados, por eso dice que espera llegar a viejita al lado de Esteban.

“En tiempos donde el matrimonio es devaluado, encontrar a alguien que quiera creer en este proyecto y sostener tu mano cada día, es un milagro que a veces no le damos el gran valor que tiene”, agregó.

Otro gran secreto que muy pocos sabían de su matrimonio es que el empresario le propuso que se casaran en un viaje que hicieron juntos a playa Uvita cuando tenían apenas cuatro meses de noviazgo.