Ileana Vargas.7 marzo

Lleno de fe y con actitud positiva el modelo y bailarín Jason González enfrenta la dura prueba de salud que lo tiene desde hace casi un mes en el hospital San Vicente de Paúl, en Heredia.

Jason, de 40 años, conversó este miércoles vía telefónica con La Teja desde Cuidados Intensivos, donde lo tienen en estricto monitoreo las 24 horas.

Jason González necesita que sigan donando sangre para luchar contra extraña enfermedad. Facebook.
Jason González necesita que sigan donando sangre para luchar contra extraña enfermedad. Facebook.

El dueño de la empresa productora de eventos Factor X cumplirá el próximo 10 de marzo un mes de luchar por su vida.

El modelo estuvo al borde de la muerte la semana que ingresó al centro médico, luego de estabilizarlo y de varios exámenes le diagnosticaron la extraña enfermedad púrpura trombocitopénica, que es un problema del sistema inmunitario, el cual por error destruye las plaquetas.

–¿De esa primera semana de internamiento tiene recuerdos?

Me acuerdo de pocas cosas, ingresé con naúseas, vómito, orinando sangre, alucinando, así que tengo muchos lagunazos. Estuve inconsciente, sedado, intubado, convulsioné y así sedado me hicieron un TAC para ver si las convulsiones habían provocado problemas neurológicos, pero gracias a Dios no había daños.

“Los milagros vienen de muchas maneras, todos los días desde la gente donando sangre, con las oraciones que hacen por mí y desde los doctores y enfermeras que me atienden”, Jason González.

–¿Cuando salió del coma sabía donde estaba y qué estaba pasando?

Cuando me desperté del coma lo que más me impresionó fue todo el movimiento de donación de sangre que tantas personas hicieron. Quiero aprovechar para agradecerles a todos porque me salvaron la vida con las donaciones, lo más impresionante es que no solo mi familia y amigos han donado si no que personas que no conozco han donado. De verdad uno no se espera tanto amor, tanto cariño.

Si la gente no dona sangre no estaría vivo porque necesito por día unas 35 bolsitas de sangre, y por eso, es que es tan importante que todavía sigan donando.

–¿Cómo es el tratamiento de plasmaférisis que le realizan?

Me conectan a una máquina que me saca sangre y esa misma máquina hace todo un proceso para que el plasma que regresa a mi cuerpo esté limpio, y así, mis niveles de plaquetas estén normales, porque cuando llegué aquí estaban en 7 mil y deben de estar en 250 mil. Generalmente ese proceso me lo hacen en la tarde, a las 3 p.m. y dura 6 horas.

–¿Cómo describe estar ya casi un mes en Cuidados Intensivos?

He visto entrar gente muy mal, pero que salen bien, durante ese proceso uno vive cosas muy fuertes. Vi como una señora murió al lado mío, pero eso me dio más ganar de seguir luchando, cuando eso pasó me dije: ‘¡No quiero salir de aquí así!’ El poder de la mente es muy grande y estoy llevando esto con la mejor actitud.

–¿Cuidados Intensivos es un área bastante restringida ¿puede movilizarse, caminar?

Camino cuando voy a bañarme o cuando tengo que usar el baño, pero no puedo hacer mucho más que eso. Todavía cuando camino me mareo un poco, siento debilidad en las piernas, uno va perdiendo fuerza en las piernas, seguro por estar tanto tiempo en cama.

Paso conectado a máquinas todo el día que me monitorean los signos vitales y me pasan suero y esteroides continuamente para darme un poco de fuerza. Me ponen una vez por semana un tratamiento que es como la quimioterapia. Todavía me faltan como tres semanas más de tratamiento y van a comenzar a disminuir la dosis para ver cómo reacciona el cuerpo.

–En pruebas tan duras aparece la pregunta ¿por qué a mí?, ¿usted se ha hecho esa pregunta?

Al principio me la hice, por qué a mi siendo deportista, amante del ejercicio, cuidaba mucho mi alimentación, pero un día cuando estaba orando le hice esa pregunta a Dios y a partir de ahí me he dado cuenta que Él me ha ido respondiendo, me ha hecho mirar al cielo y a diario he sentido su mano en mí. Ahora comprendo que si Él ha querido que pase por todo esto es por algo. Si el propósito de Él es que sirva de testimonio para entender que Él está vivo, que está aquí y que actúa en nuestras vidas yo estoy dispuesto a seguir luchando para llevar su testimonio.

–En el hospital hay días más duros que otros, ¿cómo lucha contra esos días oscuros?

Cuando ya no aguanto lo primero que hago es orar y pedir paciencia y fortaleza porque esto es sencillo: “O estoy aquí en el hospital o salgo y me muero”. También pienso mucho en mi hijo (de 3 años), él es mi otro motor, yo pienso que quiero verlo crecer, así que me mentalizo en que voy a salir de aquí bien, no puedo rendirme. Es una lucha de todos los días que debo enfrentar con buena actitud.

Regale vida
Para que Jason se recupere es necesario realizarle transfusiones de sangre diarias, por eso, es tan importante la donación.
Puede donar en el Hospital de Heredia solo tipo de sangre B+ de lunes a jueves de 6 a.m a 11 a.m. y los viernes de 6 a.m. a 10 a.m. En el banco de sangre en Zapote todos los grupos sanguíneos de lunes a viernes de 7 a.m. a 3 p.m y los sábados de 8 a.m. a 12 m.d