Erick Quirós.17 agosto
La modelo se siente mejor que nunca... y se ve. Cortesía.
La modelo se siente mejor que nunca... y se ve. Cortesía.

La modelo Karina Porras saltó a la fama hace algunos años por sus fotos sensuales, su atrevida personalidad y por una fotografía con el astro brasileño Ronaldinho.

Aquella imagen fue tomada en el Cuartel de la Boca del Monte, en el 2017, cuando el exfutbolista estuvo de visita por Tiquicia.

Desde entonces a Karina se le empezó a nombrar mucho más en redes sociales y en los diferentes medios de espectáculos, algo que aprovechó para sacarle jugo a su trabajo como modelo.

Sin embargo, no todo fue positivo, pues con eso también llegaron las invitaciones a fiestas, reuniones y todo tipo de actividades en las que los traguitos sobraban hasta pa’ tirar pa‘ arriba.

La foto de Karina con Dinho impulsó la carrera de la modelo. Facebook.
La foto de Karina con Dinho impulsó la carrera de la modelo. Facebook.

Esto hizo que a Kari se la fuera la mano con el alcohol y la fiesta sin darse cuenta.

Hoy, poco más de tres años después, eso quedó atrás y la pezeteña está muy centrada en sus estudios de Derecho; en su pequeña Ashlye, de 7 años, y en una relación sentimental que inició hace casi un año.

- ¿Qué cambió en su vida en los últimos meses?

Es un poco de todo, cuando comencé una relación, pensé en hacerlo bien, hacerme más hogareña, centrarme más y eso me llevó a la decisión de dejar de tomar. Sentía que no veía resultados en mi vida, no tenía un norte claro y lo que hacía no me traía nada positivo. Yo siempre aclaro que no es que piense que tomar es malo, allá cada quien cómo lo maneja, el asunto es cuando irrumpe en tu vida y a mí eso me pasó por mi trabajo, eso me impedía ponerme metas claras y realizarme como mamá, como profesional y como persona.

- ¿Qué hizo entonces?

Di un giro total, desde entonces estoy más dedicada a esas cosas, le he puesto más al estudio, al tiempo con mi hija y al gimnasio. Ya no hago pasarelas, ahora solo estoy con publicidad y ya. Estoy más enfocada en alimentar mi cerebro y el alma.

La pezeteña ahora es una mujer dedicada a su familia. Cortesía.
La pezeteña ahora es una mujer dedicada a su familia. Cortesía.

- ¿Se acercó a Dios?

Sí, yo siempre lo he tenido en mi corazón, pero sí tengo una comunión más cercana con Él, yo tengo una niña y debo dar ejemplo.

- ¿Cuánto tomaba a la semana?

Había semanas en que no lo hacía, pero a la siguiente podía hacerlo varios días seguidos. No es solo tomar, es el desequilibrio que causaba la fiesta en mi vida, por andar de fiesta no cumplía con horarios de sueño o de comida, ni tampoco priorizaba mi carrera o mi familia. Estaba tomando un rumbo de vida que, si no paraba con el alcohol, me iba para el carajo.

- ¿Cuáles cambios ha notado en su cuerpo después de dejar esa vida?

Uy, muchos, es un éxito total. Antes me sentía como hinchada, cuando iba a entrenar me decían que tenía que dejar de tomar porque se notaba en mi rostro, en las horas de sueño y en el peso, ahora ando en bici, en el gimnasio estoy a tiempo completo y ahora tengo más ánimo y energía para hacerlo. No es que yo dejé de ser una persona alegre o buena gente, sino que ahora sé para dónde voy y mucha gente me lo ha dicho, me dicen que me veo hasta más joven.

- ¿A qué se debe ese giro, es por la pareja que tiene o porque ya no daba para más con esa vida?

La fiesta y el ambiente con los amigos son muy bonitos, pero uno empieza a entrar a una edad en que no todo es tan fácil, yo voy para 30 años y no podía seguir con el guaro como prioridad. Encontré a una persona que realmente me quiere y quedamos en que para que funcionara teníamos que cambiar los dos, yo me considero una buena mujer, pero siento que había perdido el rumbo de mi vida. Además, yo tengo una hija y ella me lo pedía, por eso quise empezar a ser la mejor versión de uno, yo digo que sigo siendo la misma, pero con otras prioridades.

- ¿Qué significa que la gente todavía la recuerde por la foto con Ronaldinho?

Ahorita nada, en su momento me ayudó porque, aunque no pasó nada entre él y yo más que un saludo, a mí eso me impulsó, la gente me empezó a conocer, aunque ahora quiero que la gente me conozca por otras cosas.

- De igual manera, el pasado no se puede borrar solo mejorar...

Sí, por eso ahora trato de ayudar a la gente, dar consejos de salud y de vida, yo como mujer sé de la soledad que se puede llegar a vivir, sé cuál camino no hay que tomar porque es muy pesado y no todo mundo lo puede llevar. Ahí hay una trampa porque por llegar a ese mundo se pierde dignidad y cuando uno está ahí, se pregunta ¿esto era?

- ¿Cómo se perdía la dignidad, le ofrecían cosas o dinero por sexo?

Eso puede pasar en cualquier trabajo, no solo en el modelaje, lo que pasa es que muchas veces uno quiere cambiar su forma de ser para encajar en ese mundo y uno pierde más de lo que gana haciendo eso.

- ¿Le pasó algún susto o chasco en ese mundo?

No, pero sí me encontré con personas falsas, gente que lo quiere minimizar, pero por dicha yo siempre tuve una seguridad muy grande y no me dejé. Igual, a mí me ayudó a crecer mucho, no todo fue malo, gracias a eso aprendí muchas cosas y me falta todavía más, pero siento que elegí el mejor camino ahorita. Mucha gente piensa que es porque tengo novio y no, si él llega a irse de mi vida no voy a volver al pasado porque si comparo, voy ganando mil a cero, ahora mi hija y yo somos más felices.

Karina y su novio van creciendo como pareja. Cortesía.
Karina y su novio van creciendo como pareja. Cortesía.

- ¿Quiere decir que ya no la van a volver a ver en fiestas?

Quiere decir que ya eso no es un obstáculo en mi vida, porque a mí me gusta bailar y salir, y alguna vez lo voy a hacer, pero ya no como prioridad. Ahorita lo importante para mí es sacar mi carrera, estar con mi hija, montar unos negocios que tengo en mente y ser mejor persona. No es que sea aburrida, es que ahorita otras cosas me llenan más.

- ¿Qué dice su pareja de todo esto?

Está superfeliz, él siempre me dice que veía en mí a alguien diferente a la que todos veían, que era como un diamante en bruto que ahora la gente está viendo.