Erick Quirós.30 marzo
La pareja ha disfrutado cada segundo. Cortesía.
La pareja ha disfrutado cada segundo. Cortesía.

La presentadora Natalia Rodríguez cumplió este domingo su primer mes de casada, tiempo que ha sido una verdadera prueba del amor que se tienen ella y su marido, el doctor Emilio Garro.

Esto porque han tenido que pasar encerrados en la casa desde que llegaron de su luna de miel por Las Vegas y un crucero de Disney que duró 15 días.

Naty cuenta que les ha ido bien, han mantenido todos los cuidados necesarios y que el tiempo en pareja les ha ayudado para acomodarse en su casa y disfrutar al máximo antes de que ambos regresen a trabajar.

- ¿Cómo ha sido este primer mes de casada?

Bien, muy bonito, todo el mes lo hemos tenido libre porque del 1° al 16 (de marzo) hicimos el viaje y después hemos estado en la casa por la restricción sanitaria. Entonces se puede decir que hemos tenido un mes de luna de miel, para estar juntos.

Como no podemos salir, Emilio me ha invitado a cenar, pedimos comida, ponemos velitas, nos vestimos medio bonito y vemos algunos de los conciertos de los artistas nacionales que hay casi todos los días.

- Es una prueba de fuego pensaría más de uno..

Eso me dicen, pero vieras que no. Como nos pasamos hace un año y me pasó lo del accidente, no habíamos podido acomodar adornos y poner cuadritos, eso hemos hecho y no nos hemos aburrido nada. Yo saco al patio un piscinilla que tengo de plástico y ahí me asoleo, eso sí, no sé cómo sería si tuviéramos hijos porque sí sería más complicado no poder salir.

- ¿Entonces han disfrutado la cuarentena?

Creo que es una cuestión de actitud, tratamos de tener paciencia porque de lo contrario no se va a ver la luz. A mí antes me pasaba que era muy controladora y estresada, pero un día pegué con una puerta de vidrio y casi se me muero, ahí me di cuenta que la vida es muy frágil y hay que disfrutar cada minuto porque no se sabe cuándo será el último.

- ¿Quién cocina?

Emilio, a mí me toca hacer lo relacionado con la limpieza.

En Las Vegas se hicieron fotos por todos lados. Cortesía.
En Las Vegas se hicieron fotos por todos lados. Cortesía.

- ¿Qué van a hacer cuándo a él le toque ir a trabajar?

Eso lo hablamos durante la luna de miel y pusimos reglas, porque él va a estar atendiendo gente directamente, entonces cualquier síntoma que tenga, más allá de avisarle a los jefes, tiene que decirme para irme a la casa de mi hermana, con mi perrita y él que se quede aquí en la casa.

De hecho, a mí también ya me toca entrar a trabajar a la radio (OK Radio) el martes y al canal, pero sabemos que él va a estar más expuesto por ser doctor, también porque es asmático y eso es un factor de riesgo.

- Cuéntenos, ¿cuáles cuidados tuvieron en la luna de miel?

Nosotros en todos los viajes siempre consumimos muchos productos con vitamina C, Omega 3 y Moringa para subir las defensas y esta vez no fue la excepción. Cuando nos fuimos no había casos en Las Vegas y ya después se fue esparciendo el virus por todo Estados Unidos. Por suerte llegamos aquí y estamos bien.

- ¿Por qué escogieron Las Vegas y el crucero de Disney?

No habíamos comprada nada cuando nos casamos y vimos que Las Vegas y el crucero era una buena oportunidad, porque hasta el momento no había ningún caso de coronavirus en ese país, entendimos que eso era lo más seguro aunque la idea era ir a Las Maldivas (en Asia).

- ¿Cómo estaba el ambiente allá?

No estaba lleno y pudimos hacer mil cosas a muy buenos precios. Por ejemplo, fuimos a un concierto de Christina Aguilera y pagamos como 23 mil colones, pudimos disfrutar bastante. También me prestaron otro vestido de novia y pudimos hacernos fotos en varios lugares como el Gran Cañón y los casinos, fue muy lindo.

Naty se cansó de estar viendo a Mickey. Cortesía.
Naty se cansó de estar viendo a Mickey. Cortesía.

- ¿Qué tal el crucero?

Yo creo que nunca me había lavado tanto las manos como esa vez en el crucero porque lo hacía a cada rato, pero lo disfrutamos mucho. En la parte de adultos solo había cinco parejas entonces era como una zona VIP para nosotros, fue increíble, me encantó la parte de Marvel y tengo demasiadas fotos con Mickey, llegó un momento en el que estaba harta de verlo aunque siempre me ha gustado mucho, pero la experiencia en el crucero con los personajes la hacen muy intensa, llega a cansar. Los lugares que visitamos son muy lindos, hay una isla privada que es maravillosa.

-¿Muy caro?

Siempre pensé que era así, pero una amiga me ayudó a armar mi crucero y nos fue bien, por cinco días pagamos $1000 (unos 580 mil colones) cada uno, igual uno se puede acomodar al presupuesto que tenga.

- ¿Se daban cuenta lo que se vivía en el mundo estando allí?

Sí, estando en el crucero, Disney anunció que cerraba operaciones a nivel mundial y eso fue muy duro porque yo veía las caras de los empleados que se daban cuenta que se estaban quedando sin trabajo y tenían que seguir atendiendo, fue fuerte.