Silvia Núñez.27 agosto
Por lo visto en la primera gala, Greivin pinta favorito para dejarse el trofeo. Alonso Tenorio
Por lo visto en la primera gala, Greivin pinta favorito para dejarse el trofeo. Alonso Tenorio

Don Eduardo Morgan es el responsable de que el morenazo Greivin Morgan tenga esa soltura de caderas y se mueva como un trompo en la pista.

Él es el padre del primer ganador de la sexta temporada de Dancing with the stars y según confesó sacando pecho, es gracias a él que su hijo salió así de bueno para el baile.

El tibaseño, de 75 años, no aguantó las lágrimas al escuchar que su hijo había obtenido la mayor calificación de la noche, y que junto con su pareja Lucía Jiménez fueron los ganadores de la gala.

“Me bajan las lágrimas de la emoción. Es que es algo que a él le gusta (bailar). Para trabajar no salió, pero para bailar sí”, bromeó el señor.

“Mi tata me dijo: ‘ya sabe lo que tiene que hacer. Haga lo que yo hago’”, Grevin Morgan
Apenas terminó el programa Greivin se fue a celebrar con su novia y familia. Silvia Núñez
Apenas terminó el programa Greivin se fue a celebrar con su novia y familia. Silvia Núñez

Don Eduardo contó que junto con su esposa, Ligia, de 70 años, le enseñaron desde pequeño al Negro, como le dicen de cariño a Greivin, a bailar salsa, merengue y paso doble porque según dijo, “ese iba a hacer un punto extra cuando le tocara conquistar a las chiquillas”.

Por eso, no dudan que el morado de 34 años siga estando en los primeros lugares de la tabla y que logre llegar a la final, pues el baile lo trae en la sangre.

“Nosotros vamos a bailar siempre y a él (Greivin) le encanta. Él se siente feliz de tener papás que con esta edad todavía vayan a bailar a salones, a los bailes de pueblo o hasta en las mismas fiestas familiares”, señaló doña Ligia, quien tiene 53 años de casada.

"Ellos bailan como Dioses, tienen que verlos. En las fiestas de la casa ellos siempre bailan y donde quiera que vayamos y hay música ellos rompen la pista. La gente les aplaude”, dijo Greivin mientras los entrevistábamos.

Nada de celos

En el estudio Marco Picado de Teletica también estuvo apoyándolo su novia Sheiris Fernanda Montero, quien confesó que no es nada celosa y más bien le exigió a su amado que fuera bien sensual bailando esa bachata.

Ella es actriz y según contó, días atrás se puso a darle clases y consejos de cómo meterse en el papel, hacer gestos provocativo y de cómo “meterle toda la sensualidad posible a la coreografía.

“Estoy orgullosa, muy emocionada, lo hicieron perfecto. Mejor de lo que esperé. Esa sensualidad y esa picardía era parte del show y ellos tienen toda mi confianza y todo mi apoyo. Quedé supersatisfecha, muy orgullosa de ambos”, dijo.

18 puntos obtuvieron Greivin y Lucía.
La novia del modelo confesó que no le dan nada de celos ver a su amado tan cerquita de su bailarina. Foto: Alonso Tenorio
La novia del modelo confesó que no le dan nada de celos ver a su amado tan cerquita de su bailarina. Foto: Alonso Tenorio

Sheiris, quien el miércoles cumplirá 3 años de jalar con el modelo, comentó que ella es consciente que ahora Greivin estará muy enfocado en los ensayos y compromisos del canal y que por eso ella respeta su trabajo y dice que lo ayudará en todo lo que pueda.

Con sed de campeón

El modelo, por su parte, confesó sentirse muy a gusto con su compañera de baile y que cree que esta vez sí la va a pegar, pues cuando estuvo en Bailando por un sueño, en 2010, no se sentía a gusto con su soñadora Guiselle Durán.

Justamente por la mala experiencia que tuvo en el pasado concurso de baile fue que le pidió a Lucía que antes que nada fueran amigos más que compañeros, para poder hacer un buen equipo.

“El secreto es que Lucía y yo nos estamos llevando muy bien. Cuando iniciamos le dije que yo ocupaba que ella se hiciera mi amiga y eso hemos hecho. Ella sabe que es mi jefa, sabe que me tiene que exigir y ella es así, superestricta, muy ordenada y creo que ese es el secreto para venir aquí a la pista a darlo todo”, señaló.

El morenazo dijo que seguirán poniéndole a cada ensayo porque su objetivo es obtener buenas calificaciones y ofrecerle un buen baile al público.

Greivin asegura que él no ve a sus compañeros de baile como rivales pues todos se llevan muy bien. Foto: Alonso Tenorio
Greivin asegura que él no ve a sus compañeros de baile como rivales pues todos se llevan muy bien. Foto: Alonso Tenorio