Erick Quirós.4 octubre, 2018
Wálter y su esposa llevaban seis años viviendo juntos. Instagram.
Wálter y su esposa llevaban seis años viviendo juntos. Instagram.

Wálter Centeno hizo una excepción a su acostumbrado silencio con los medios y habló con La Teja acerca de su vida personal.

El ídolo saprissista contó todos los detalles de su boda civil con Yanessa Salas, con quien tiene un hijo que lleva su mismo nombre, de 11 años.

Este es el segundo matrimonio del exjugador, fruto del primero tuvo otros cuatro pequeños.

Paté señaló que está muy contento y que cree que era el momento de dar este importante paso. Siente que los golpes de la vida lo hicieron aprender y por eso ahora disfruta al máximo de todo lo que tiene, incluida su esposita.

El entrenador dio el sí el pasado miércoles en la noche, unas horas después de haber dirigido a su equipo en el partido que jugaron contra Guadalupe y que empataron 1 a 1.

En la ceremonia, que se realizó en Santa Ana, estuvieron varios amigos del mundo del deporte y la farándula tica, entre ellos Alonso Solís, Allan Alemán, Fernando Paniagua, Greivin Morgan, entre otros.

El Mariachi fue acompañado de su esposa Débora Soto, con quien caminó al altar a finales de julio de este año.

Los encargados de ponerle el lado romántico a la velada fueron Los Tenores (Joaquín Yglesias, Rodolfo González, Ricardo Bernal y Arnoldo Castillo), quienes deleitaron con sus potentes voces.

Paté por ahora se concentra en seguir breteando, asegura que ya vendrá el momento para la luna de miel y para disfrutar con su amada esposa.

–¿Cómo se siente al casarse por segunda vez?

Muy bien, tranquilo, después de seis años de convivir juntos dimos un paso importante y ahora vamos a disfrutarlo.

–¿Qué lo llevó a decidir casarse si ya vivían juntos desde hace tanto tiempo?

Tuvimos tiempo para conocernos, para convivir y eso nos ayuda porque ya sabemos cómo somos; a veces uno no conoce bien a la otra persona y por eso vienen los divorcios. En el caso de nosotros ya hemos pasado por donde asustan y sentimos que llegó el momento en que ya no asusta nada, ya tuvimos bastantes pruebas y por dicha las pasamos y aquí seguimos juntos.

–Siempre ha sido muy cuidadoso con su vida privada, ¿porqué?

Sí, siempre mi vida ha sido privada y trato de convivir con mi pareja y mis hijos alejado de todo. No soy de andar en bares, discotecas y eventos, preferimos compartir en otros lugares, por eso la relación familiar es muy íntima y esa es la clave, por eso soy tan quisquilloso.

–Cuéntenos acerca de la ceremonia...

Fue algo muy íntimo, por medio del pastor de biblia y la esposa nos pudimos discipular y tomamos esta decisión de casarnos. Invitamos a amigos muy cercanos, fue algo sencillo, queríamos que fuera lo más rápido posible y por eso pedimos disculpas a varios amigos que no pudimos invitar.

–¿En qué ha cambiado desde que se casó la primera vez a esta ocasión?

En la madurez, los golpes de la vida lo hacen madurar sí o sí a uno. Mi primera relación me enseñó mucho, me dejó cosas buenas y otras no tanto, aprendí y ahora sigo para adelante.

–¿Sus hijos fueron a la ceremonia?

No, solo Wálter, al mayor le conté y me deseó suerte.

–¿Se va de luna de miel?

Creo que más adelante, no soy de hacer muchos planes; se va a dar en su momento porque en la luna de miel paso comiendo entonces prefiero esperar al momento más indicado.

–¿Hay algún lugar al que le gustaría ir?

Me gustaría regresar, pero no de luna de miel sino de vacaciones, a Grecia o a Londres, son lugares que conozco pero casi siempre por trabajo entonces sería bonito regresar ya a descansar, seguro en el verano europeo.