Director de deportes de Repretel y Monumental lleva 16 kilos menos en dos meses

Por: Erick Quirós 24 octubre
Pablo se ve menos cachetón y usa ropa que antes no le quedaba. Cortesía.

Si en los últimos días ha visto a Pablo Guzmán menos cachetón, con la ropa un poco más holgada y con una sonrisa más grande de lo acostumbrada, no es que necesita ponerse lentes o cambiar los que tiene.

El periodista y director de deportes de Repretel y Monumental se propuso, hace un par de meses, quitarse muchos kilos de encima y lo va logrando.

Pablo cumplió el pasado jueves 38 años y el cambio físico, en los últimos dos meses, ha sido tan grande que ya tuvo que deshacerse de un montón de pantalones que le quedaban nadando.

El moncheño confesó que siempre fue el gordillo de cualquier grupo en el que estuvo y a pesar de que no era algo que le incomodara, sí siente que era un momento de sentirse y verse mucho mejor.

-¿Cómo ha hecho para perder peso tan rápido?

Comer bien, solo en estos dos meses ya tengo 16 kilos menos y ha sido gracias a que ahora como mejor, no he hecho mucho ejercicio, porque no me gusta tanto, a veces salgo a correr, pero me da pereza.

-¿En cuánto estaba antes?

Había llegado a 116 kilos, ahora estoy en 100, pero la meta es llegar a 92 para que vaya de acuerdo con mi estatura (mide 1,80) y masa muscular.

-¿Eso es lo más que ha llegado a pesar?

No, creo que en algún momento estuve más pesado, me pasa que subo rápido y bajo parecido, entonces hace un par de meses me puse una especie de reto personal, fui donde la doctora Mariel Laitano, que sé que atiende a muchos futbolistas y le dije que estaba muy convencido de lo que quería.

El moncheño ha llegado a pesar más de 116 kilos. Fotografía: John Durán

-¿Cómo ha cambiado la vida desde entonces?

Bastante, he comido muy bien, a excepción del día de mi cumpleaños (jueves) que sí comí de todo, pero digamos que tengo dos meses en que solo dos veces he comido pollo frito.

-¿Esa es la debilidad?

Sí, me gusta muchísimo, de verdad que es la debilidad. Entonces ya me pusieron horarios de comida, porciones, eliminé grasas y ya, ha sido como cerrar la boca y hacerlo a la hora que corresponde.

-¿Ha sido lo más complejo hasta el momento?

Yo diría que sí y el pan, porque lo he dejado casi en absoluto, me gusta el dulce, entonces todas las tardes comía algo así. Nosotros (los periodistas) tomamos café juntos, pero ya no como pan siempre.

-¿Se hace a un lado o sigue con ellos aún con la tentación cerca?

No, por eso digo que esta vez es distinto, porque yo me llevo mi té o agua y estoy con ellos y no pruebo nada, a veces yo compro el pan y no agarro nada.

-¿Ha sentido algún cambio en su cuerpo?

Yo me siento parecido, siempre tengo mucha energía, pero sí me veo más flaco, ya tuve que regalar 15 pantalones porque hay cosas que me quedaban nadando.

-¿Ya fue de compras?

No, todavía no, de momento estoy usando ropa que nunca había podido usar y que tenía hace años.

-Hay gente que intenta esto y en dos toques sube de peso, ¿cómo va a hacer para que no le pase?

Yo soy uno de esos, vivo eternamente intentándolo, pero creo que esta vez es diferente, no me está obligando nadie, es por gusto y yo creo que eso es lo que me ha hecho más fuerte, porque ha habido semanas de comer poco, pero lo he logrado.

-¿Cada cuánto se va a medir?

Al principio iba por semanas, para que me cambiaran la dieta, pero ahora voy cada 15 días.

-¿Ya la gente lo nota?

Sí, todo mundo se sorprende cuando me ve así, pero yo todavía no me lo quiero creer hasta que no llegue al peso que me propuse, la doctora me dejó portarme mal un día por ser el cumpleaños, pero ya hay que seguir y no descuidarse, por eso no he ido a comprar ropa.

-¿Siempre ha sido grueso?

Sí, siempre fui el gordillo del grupo.

-¿Y eso qué le generaba?

Sí me llegaba a frustrar un poco, porque la gente es muy cruel con los gorditos, yo sé que nunca voy a ser flaco porque mi contextura es gruesa, pero desde chiquitillo tenía esa idea de que tenía que cuidarme, aunque ya después entendí que era cuando yo lo decidiera y no los demás.

“Ahora es retador y creo que voy a insistir hasta que lo logre, no por verme bien, sino para sentirme bien”, Pablo Guzmán, periodista.

-¿Se sintió alguna vez intimidado o incómodo por el medio en el que trabaja?

Tal vez no así, pero sí llegué a pensar en que había que estar en forma, pero eso no ha sido lo que más me ha afectado realmente. Pero sí sé que cuando uno está en deportes, debería de buscar dar el ejemplo.