Farándula

Primo de Natalia Rodríguez cuestiona que haya sido víctima de violencia doméstica

Presentadora sostiene lo que dijo y afirma que solo su núcleo familiar saben a detalle lo que vivieron

Gustavo Chávez Rodríguez, primo de Natalia Rodríguez por el lado de la familia del papá de ella cuestiona las declaraciones que dio la presentadora en el programa Íntimo de Multimedios, la semana anterior.

El muchacho es hijo de la hermana del papá de la conductora de Sábado Feliz y escribió en sus redes sociales que las palabras de Naty, en las que afirma que en su niñez fue víctima de violencia doméstica y que incluso le quemaban las manitas, son puras mentiras.

“Nos pegaban con las cadenas del perro, nos encerraban en el baño y mi castigo, cuando me jalaba tortas, era que nos quemaban la manos en el fuego. Era muy terrible”, confesó Natalia en el programa del periodista Douglas Sánchez.

Al escuchar eso, Gustavo usó su Facebook para defender a su tío, o sea, al papá de Naty, quien falleció en el 2012. El mensaje de Gustavo se ha compartido muchas veces en la red social.

“En ningún momento mi tío agredió a mi prima ni a sus hermanas, mi tío era una persona muy dulce, el mejor tío que tuve en la vida.

“En una ocasión la esposa de mi tío, la mamá de Natalia, llamó a mi madre, (y le dijo) que mi tío la había agredido y mi mamá se fue corriendo adonde esta la señora, ella confesó que mi tío la había golpeado muy fuerte y cuando llegó (la mamá) no tenía pero ni un rasguño”, escribió Chávez.

La Teja contactó a Gustavo y sostuvo su posición.

-¿Cuál es la reacción suya al ver el programa?

Ese programa salió justo el día después de que se murió mi abuelo y ella no fue al funeral. Subía fotos con él, pero ni lo visitaba y eso nos molestó y más cuando vimos lo que salió diciendo en el programa.

-¿Por qué dice que lo de las agresiones es mentira?

Más de una vez llamaron a la Policía y a mi tío nunca se lo llevaron porque la señora no tenía ni un rasguño, eso pasó en varias ocasiones y no era nada. Una vez mi mamá fue a ver y lo mismo, no pasaba nada, mi tío era una persona muy tranquila, cuando alguien es violento cuesta que cambie. Sí, tomaba, pero lo normal, lo que pasa es que a él lo querían sacar de la casa por otras razones.

-¿Cómo es la relación suya con Natalia?

Natalia ya había hecho lo mismo en una nota con ustedes y yo le publiqué directamente reclamando lo que dijo y ella lo borró, desde ese día no tenemos relación, no nos hablamos, mis primos que sí se llevaban con ella le dieron otra oportunidad, pero en este momento todos mis tíos están molestos con ella, nadie quiere saber nada de ella.

-¿Qué lo motivó a usted a hacer la publicación?

Por dos cosas, porque me chocó que no fuera a lo de mi abuelo y después saliera con eso del programa. Ella por algo tiene un tatuaje en relación a mi tío, es un discurso contradictorio porque dice que lo ama y que perdonó al papá y luego sale diciendo eso en el programa.

-Mucha gente que la conoce la defendió en redes, ¿qué piensa usted de eso?

A mí mucha gente me dice que quiero fama y eso me parece ridículo, yo creo que cualquier persona habría defendido a un familiar si escuchara eso, a esas personas les digo que Dios las bendiga porque solo nosotros sabemos cómo es la situación y lo que realmente se vivió, y yo lo sostengo.

-¿Es solo usted quien piensa así o sus familiares también?

Ellos también, pero a mi familia no le gusta salir en periódicos o redes sociales, a mí tampoco, pero yo tengo los pantallazos que me han escrito familiares, diciendo que no es cierto lo que ella dijo, vea, yo le digo, si es cierto que la quemaban, que enseñe las cicatrices entonces, porque eso no se puede borrar así de fácil.

Perdón

La Teja también conversó con Natalia, quien está muy dolida porque haya gente que dude de un tema tan delicado.

La presentadora afirma que si habló en el programa de lo que le ocurrió en su niñez fue para hacer mella al tema del perdón, no para que se hiciera una bronca.

Naty señaló que aunque sabe que Gustavo es su primo, no tenían una relación tan cercana como para saber a detalle lo que se vivía dentro de las cuatro paredes de su casa.

“Yo con él no tengo contacto desde los doce años, que fue cuando mis papás se divorciaron, él también estuvo en la vela de mi papá, pero ahí estaba mucha gente y no era un lugar para socializar y luego en una fiesta de mi abuelo, pero si me pregunta, hay mucha gente de mi familia que no conozco, que sean mis primos no significa que seamos cercanos”, aclaró.

Natalia invitó a las personas que dudan de su relato a que pregunte en un juzgado.

“Se puede ir al juzgado a ver las denuncias, imagínese que la mamá de él fue una vez a un juicio en contra mía. Él no vive cerca de mi casa, es menor que yo y no sabe lo que dice, yo no entiendo por qué él sale ahora a decir todo esto, aquí el punto no es qué pasó o qué no, porque fue hace muchos años, lo que sí me pregunto es por qué no se metieron si había denuncias y ahora sí”, aseguró.

“Yo tengo con qué sostener lo que digo, no quiere decir que tenga por qué publicarlas en Facebook, pero si él quiere que vaya a verlas a un juzgado, no que venga y salga con esto, lo cual amerita hasta una demanda de mi parte”, agregó.

Naty dijo que nunca llegó a la entrevista planeando contar esos detalles, simplemente fluyeron y mucho menos pensó que alguien se ofendería.

“Cuando Douglas me pregunta por mi niñez, esa es, no hay otra. Y no es solo la mía, es la de muchos niños en el país y en el mundo. A raíz de la pregunta yo le digo que después de varios años mi papá nos pidió perdón a su manera y yo lo perdoné, no soy nadie para juzgarlo. Se trataba del perdón, yo no necesito dar lástima ni denunciar nada porque eso se hizo hace muchos años, yo pasé en juicios muchos años de mi vida”, contó.

“Él dice que era mentira lo de la tartamudez mía de niña y yo le puedo dar el número de maestra de kínder para que le diga. Mi primo ni siquiera sabe si yo fui tartamuda o no, yo solo pienso que él me demuestre con papeles si lo que yo dije es mentira, como yo sí puedo hacerlo para demostrar que es verdad.

“Yo nunca dije que el tío era mala persona, con la gente era vacilón, pero de las puertas de mi casa para adentro y con licor, eran otros cien pesos. Él (Gustavo) no se da cuenta de que hacer esto es más bien manchar más el nombre de mi papá, porque hay que indagar más e hilar más delgado y eso está escrito en sentencias que son públicas”.