Farándula

Rachel Araya, la niña retahilera: “Si por mí fuera, viviría en la pampa”

Con tan solo 11 años le hace el pique a Max Barberena y eso que nació en Atenas de Alajuela

La pequeña Rachel Araya poco a poco se ha ido ganando el cariño de los televidentes por su gran habilidad para decir coplas y retahílas.

En estos días, por la celebración de la Anexión de Nicoya y por los 200 años de la independencia, esta vecina de Atenas, de 11 años, ha salido en varios programas y anuncios, demostrando que no se necesita haber nacido en Guanacaste para amar el folclor costarricense.

Esta estudiante de sexto grado de escuela sueña, además, con convertirse en una gran cantante o actriz y para eso se está preparando desde ya.

Conozca un poco más de esta simpática y dulce niña.

- ¿Cómo fue que descubrió que tenía este don?

Fue cuando tenía 7 años. A mí me gusta participar en todo en la escuela, sobre todo si es cantar. Un día la directora de la escuela llegó y me dijo que quería que me aprendiera un texto para el Festival Estudiantil de las Artes (FEA) y era una retahíla.

Como yo apenas estaba aprendiendo a leer, me costó aprendérmela, duré entre tres días y una semana practicando. Pero cuando llegó el día del festival, mi corazón como que me dijo que esto era lo mío.

- ¿Cómo fue aprendiendo a rimar?

La que siempre me ayuda a aprenderme las retahílas es mi mamá, Johanna Bravo. Desde la primera vez me dice: ‘Venga, vamos a leerla juntas varias veces y se va a ir aprendiendo estrofa por estrofa’. Las retahílas improvisadas me cuestan un poco, pero a veces lo intento. Como dicen, la práctica hace el maestro y por eso practico todos los días.

- ¿Cómo las compone?

Entre las dos (ella y su mamá) las armamos o me ayudan otras personas. Lo que hacemos es centramos en el tema de la retahíla, buscar información, estudiar palabras que calcen. Si es del ambiente o así, busco algún video y me informo. Yo no puedo hacer una retahíla de algo que no sé.

Cuando ya sé qué voy a decir, lo escribo en un cuadernito y voy diciendo: ‘Esta estrofa sí, esta no’, hasta que me salga bien. La grabo para írmela aprendiendo.

- ¿Tiene una idea cuántas se sabe?

¡Uuuh!... Más de 20 o 30.

- ¿Cómo hace para tener esa agilidad mental?

La verdad sí es un poquito complicado, pero creo que es un don que Dios me dio. Es solo de ir leyendo las estrofas y aprendérmelas bien.

A mí me gusta mucho cantar y lo que a veces hago es que agarro las estrofas y las canto, como una canción, y en el momento que ya me la sé, la practico con el acento de retahíla.

- ¿También quiere ser cantante?

Desde muy pequeña me gusta cantar, siempre me ha gustado la música. Me cuenta mi mamá que desde niña me inventaba canciones, aunque fueran sin sentido. Es que siento que cantar es una manera de expresar nuestras emociones y sentimientos de una manera que le gusta a los demás.

Me encanta cantar música pop y también rancheras.

- ¿Qué más le gustaría ser cuando esté más grande?

Yo tengo muchos muchos sueños. Me gustaría ser actriz y cantante, retahilera profesional y hasta presentadora de televisión, pero bueno, lo que Dios me quiera dar a mí me va a encantar.

- Qué lindo que siendo tan niña le guste esta tradición...

Mucha gente cree que las retahílas solo se pueden escuchar el 25 de julio o el 15 de setiembre, pero en realidad a mí me gustaría darle a cada una de mis retahílas un color diferente, diferentes sabores, que se escuchen en cualquier fecha, que la gente piense que se puede hacer una retahíla de todo.

- ¿Tiene sangre guanacasteca por algún lado?

La verdad no tengo familia guanacasteca, aunque me gusta mucho esa provincia. Si por mí fuera, viviría en la pampa.

- ¿Qué recuerdos tiene de la primera vez que salió en tele?

Cuando me dijeron que iba a salir en televisión yo no lo creía, fue para los toros de Multimedios (2019). Sí era un poco complicado porque me tenía que aprender por día una retahíla nueva para decirla frente a la cámara, más la que le tenía que decir hacia el público. Aunque ya me las sabía eran unos nervios, todo se me subía, el corazón estaba a punto de salirse, pero fueron momentos inolvidables.

- ¿Qué más le gusta hacer cuando no va a la escuela?

Dice mi mamá que yo tengo una mente muy activa y cuando estoy aburrida agarro cajas y me hago una tiendita de campaña, un día de estos me hice un puesto de venta de jugos de limón, que aquí tenemos un árbol, con la plata que gané me compré ropa para las Barbies.

También me gusta mucho coser, mi mamá me regaña porque cuando veo una ropa ya vieja la corto toda y me hago algo. Un día con una camisa vieja de mi papá hice un delantal.

Formación musicalGran consejoQuiere destacar
Rachel forma parte del proyecto “Chiquiticos”, donde está recibiendo formación musical por parte de Andrea López, también aprende a tocar guitarra y la cantante Vanessa González le da clases de canto.“Max Barberena me dijo que cuando vaya a decir una retahíla no lo haga nada más por hacerlo, por obligación, sino porque la retahíla me gusta, que la diga de corazón y con pasión”.Uno de sus grandes sueños es ir a participar al programa La Voz Kids y desea verse en un escenario cantando para miles de personas y seguir destacando en tele.
Silvia Núñez

Silvia Núñez

Periodista de Espectáculos y Sucesos. Bachiller en periodismo de la Universidad Central desde el 2004. Labora en el Grupo Nación desde el 2013.