Silvia Núñez.3 octubre
Katherine asiste a ferias para promocionar sus productos con los cuales financia su fundación. Cortesía
Katherine asiste a ferias para promocionar sus productos con los cuales financia su fundación. Cortesía

A Katherine Murillo Zumbado le han diagnosticado tres veces cáncer de mama y lejos de echarse a morir, vio esta enfermedad como una oportunidad de lucha y hasta de ayudar al prójimo.

Dos semanas antes de ser diagnosticada por primera vez, en el 2012, esta vecina de Rohrmoser decidió emprender su propio negocito llamado Ka Creativa, en el que vende productos personalizados.

Tras enfrentar esta difícil enfermedad, descubrió que a través de su trabajo también podía ayudar a otras mujeres que tienen el mismo padecimiento.

Fue así como hizo unos kit especiales para las mujeres que tienen que recibir quimioterapia, el cual incluye un bolsito de tela, una almohada para descansar el brazo (donde le ponen la vía), unas medias, una cobija y una botella para el agua, debido a que deben hidratarse durante el tratamiento.

Estos son los kits ideales para las pacientes que reciben quimioterapia. Cortesía
Estos son los kits ideales para las pacientes que reciben quimioterapia. Cortesía

Estos kits los vende en su negocito, ubicado 75 metros al norte de Plaza Rohrmoser, por un valor de ¢16.500, pero doña Katherine también acostumbra visitar hospitales como el San Juan de Dios y el México en San José, y el San Vicente de Paúl, en Heredia, para regalar algunos a las pacientes de oncología.

Doña Katherine también hace pijamas cruzadas (que se amarran por el frente o por detrás) para cuando a las pacientes les quitan una o ambas mamas.

Doña Katherine muestra sus creaciones en su página de Facebook Ka Creaciones y en la de su Fundación Alma Fuerte. Cortesía
Doña Katherine muestra sus creaciones en su página de Facebook Ka Creaciones y en la de su Fundación Alma Fuerte. Cortesía
Pulseadora y guerrera

Esta madre de dos jóvenes, de 22 y 17 años, se enteró de su primer cáncer hace siete años por la aparición de una especie de cicatriz en el seno derecho y porque después, varios allegados notaron un aumento en sus senos.

Tras el primer diagnóstico, recibió 12 quimioterapias y 38 radioterapias, pero tres años después, en julio de 2015, volvió a recaer.

“En el segundo proceso me quitaron las dos mamas y estuve en tratamiento un año, recibí 54 sesiones de quimioterapia, entre un tipo y otra. Mi diagnóstico es cáncer metastásico de mama y tuve un tercero, que fue en febrero de 2016 cuando me quitaron una masita que me apareció, entonces, por decisión médica me quitaron el útero, la matriz y los ovarios, para evitar la posibilidad de otro”, contó.

También hace bolsitos de tela, botellas, camisetas, cobijas, gorras, almohadas con el logo del lazo rosa y para toda ocasión. Cortesía
También hace bolsitos de tela, botellas, camisetas, cobijas, gorras, almohadas con el logo del lazo rosa y para toda ocasión. Cortesía

“La vida no se detiene, siempre hay que seguir luchando”, dice esta guerrera.

Camisetas para la caminata

Sol Monge Cordero no ha tenido que enfrentar esta enfermedad, pero sí tiene amigas y allegadas que pasaron por este difícil proceso, por eso en este mes rosa también creó una camiseta con un logo referente a la lucha contra el cáncer de mama, para las que quieran ir a la caminata de este próximo domingo en San José.

Ella es la creadora de la página de Facebook Pintando Sueños en la que hace todo tipo de trabajos en estampado, en vinil y termoadhesivo.

Estas camisetas su pueden conseguir en la página de Facebook Pintando Sueños. Cortesía
Estas camisetas su pueden conseguir en la página de Facebook Pintando Sueños. Cortesía

A través de su página, también inició una campaña llamada “Tócate para que no te toque”, para motivar a sus clientas a que se hagan el autoexamen.

“Tengo seis años con mi empresita, que tengo aquí en mi casa en Tejar del Guarco, en Cartago, y hasta este año estoy haciendo almohadas y camisetas rosas para crear conciencia de lo importante que es tocarse, examinarse y hacerse la mamografía”, mencionó esta pulseadora.

Las blusas las vende en ¢8.000 y las almohadas en ¢7.500 y se pueden enviar vía correo de Costa Rica. Para más información al Whatsapp 6040-6099.