Redacción , Infobae.com.7 junio, 2019
El actor confesó que algunos de los golpes si fueron reales, tanto que lo mandaron al hospital delicado. Archivo
El actor confesó que algunos de los golpes si fueron reales, tanto que lo mandaron al hospital delicado. Archivo

Desde que Sylvester Stallone le dio vida a Rocky en el cine, fueron muchas las peleas que tuvo que enfrentar a lo largo de la famosa saga.

Sin embargo, una de las más impresionantes, es la que el “Semental italiano” mantiene en la cuarta entrega frente al ruso Iván Drago, interpretado por Dolph Lundgren.

Todos recordarán los duros golpes que el personaje de Stallone debió soportar hasta que finalmente se queda con la victoria con un épico nocaut en el último asalto.

Stallone sorprendió al revelar que durante ese rodaje recibió un golpe tan fuerte que por poco le cuesta la vida.

“Le dije: ‘¿Por qué no lo hacemos? Solo trata de noquearme. Realmente golpéame lo más fuerte que puedas’. Y tras esa estupidez que le dije, lo siguiente que supe es que estaba en un avión de baja altitud para ir a la sala de emergencias, donde acabé en cuidados intensivos durante cuatro días con un montón de monjas a mi alrededor”, dijo a Vulture durante el festival de Cannes.

“Me golpeó tan fuerte que casi detuvo mi corazón”, agregó el reconocido actor, quien reconoció no haber tenido nunca una buena relación con quien hizo de su oponente en aquella recordada cinta.

De hecho, admitió haberlo “odiado de inmediato”. “Tuve que encontrar un ser sobrehumano como oponente, alguien que debía ser abrumador”, agregó el también director, quien se encuentra abocado de lleno a la filmación de la quinta parte de Rambo, otro de sus emblemáticos personajes, que llegará a los cines en septiembre próximo.