Farándula

(Video) Pequeña símbolo de la Teletón el año anterior debutará este sábado como presentadora

Maratónica inicia este viernes y se extiende hasta el domingo con la meta de 500 millones

La Teletón inicia este viernes y la pequeña Amanda Sofía Suárez tiene muy claro que cualquier ayuda, por mínima que sea, siempre es importante ya que entre todos se puede lograr la meta de 500 millones de colones.

Ella es una de las niñas símbolo del año anterior, pero como ya superó su enfermedad, será una de las presentadoras de este año porque quiere ayudar a todos los pequeños que lo necesiten, así como la ayudaron a ella un año.

A ella la encontramos en el tradicional desayuno con los artistas haciendo una transmisión de Facebook junto con doña Ana Lucía Madrigal y su esposo Carlos Luis Acuña, quienes son adultos mayores y también se verán beneficiados con el equipo que se compre para el hospital geriátrico Blanco Cervantes.

“Yo soy sobreviviente a un tumor en la retina y el año pasado conté mi historia en Teletón. Ahora estoy muy bien, con revisiones y consultas con los doctores, pero yo ya no tengo cáncer. Estaba haciendo un en vivo en el Facebook de mi mamá, Laura Villalobos, para decirle a mis amigos que por favor donen”, aseguró la pequeña de 10 añitos.

Amanda presentará en ratitos del bloque infantil, el cual será este sábado de 8 a. m. a 11 a. m.

“Es muy importante que todos donemos a la Teletón porque los equipos que se van a donar van a salvar vidas, hay mucha gente que se beneficia con esto. Pueden diagnosticar linfomas o leucemias y se pueden ver si los tratamientos que llevan las personas está siendo efectivos o no, esto es un proyecto país porque todos los hospitales los van a usar”, dijo.

Otro caso que nos encontramos fue el del pequeño Santiago Quirós, quien a sus ocho años es todo un guerrero. Padece de leucemia hace seis meses, pero no esconde su sonrisa en ningún momento.

Sus padres nos contaron que desde que le diagnosticaron la enfermedad, el pequeño estuvo en tratamiento de quimioterapia prácticamente todos los días.

“El proceso es bastante largo, todavía les faltan dos años y medio de tratamiento, pero gracias a Dios va saliendo muy bien. Dios nos da la fortaleza y a pesar de que como papás duele, sabemos que la voluntad de Él es perfecta y si nos puso en esto, también es quien nos ha sostenido”, comentó doña Marcia Calderón.