Internacionales

Chiquitos de escuela en Texas veían película de Disney cuando atacante entró al aula

Adriana Reyes, la mamá de Salvador Ramos, el autor de la matanza escolar en Texas, dijo a la cadena de noticias ABC News que su hijo era agresivo cuando se enojaba

Adriana Reyes, la mamá de Salvador Ramos, el autor de la matanza escolar del martes en Texas, dijo a la cadena de noticias ABC News que su hijo era agresivo cuando se enojaba, pero que “no era un monstruo”.

“A veces tenía (con él) una sensación de desasosiego, como de ¿qué estás tramando?”, dijo Reyes.

“Todos sentimos rabia”, añadió la mujer, quien dijo desconocer que su hijo había comprado armas.

“Esos niños... no tengo palabras”, dijo llorando. “No sé qué decir de esos pobres niños”.

Una profesora que estaba en la escuela y habló con la NBC bajo condición de anonimato dijo que sus alumnos estaban viendo una película de Disney para celebrar la cercana llegada del año escolar cuando escuchó disparos en el pasillo.

Les dijo a los niños que se metieran debajo de sus pupitres y se apresuró a cerrar la puerta. “Sabían que no era un simulacro”, dijo la profesora, refiriéndose a los llamados ejercicios de tirador activo, comunes en las escuelas estadounidenses.

Finalmente, la policía rompió las ventanas de su aula desde afuera y ayudó a los niños a ponerse a salvo.

Las autoridades han dicho que Ramos disparó a su abuela de 66 años en la cara antes de dirigirse a la escuela con un rifle AR-15.

Según le dijo al diario El Paso Times el juez de paz de Uvalde, Eulalio Díaz, las familias que esperaban noticias de sus hijos tuvieron que dar muestras de ADN para ayudar en el proceso de identificación debido a que varios cuerpo “no estaban en buen estado”.

¿Quién era Salvador Ramos?

Víctima de “bullying” en la escuela, con dificultades en el hogar e historial de autolesiones: el adolescente que mató a tiros a 19 niños en una escuela de Uvalde, Texas, tenía antecedentes problemáticos, similares a los de otros autores de masacres escolares anteriores.

Salvador Ramos, un joven de 18 años que fue abatido cuando la policía intentó arrestarlo, era ciudadano estadounidense -de origen hispano- y estudiante en Uvalde, una pequeña comunidad del sur de Estados Unidos cercana a la frontera con México donde ocurrió la tragedia.

Su cuenta de la red Instagram mostraba fotos de un joven con el pelo hasta los hombros y los ojos cerrados. Su perfil también incluía imágenes de dos rifles semiautomáticos de asalto y un cargador de pistolas de plástico.

Mía, una prima de Ramos, le contó al diario The Washington Post que Salvador tartamudeaba y había sido hostigado en los primeros años de la escuela secundaria por sus problemas del habla y le decía a su abuela que quería dejar de asistir a clases.

Stephen García, otrora amigo de Ramos, confirmó que el ‘bullying’ era un problema. “Lo acosaban mucho, mucha gente lo hostigaba”, declaró García al Post.

Otro amigo, Santos Valdez, recordó que Ramos una vez se cortó la cara “solo por diversión”.

Medios estadounidenses informaron de peleas entre Ramos y su madre, quien, según vecinos consumía drogas. Los enfrentamientos entre madre e hijo fueron lo suficientemente graves como para que acudiera la policía, dijeron.

El acoso y los problemas de salud mental han sido denominadores comunes en los trágicamente frecuentes y mortales tiroteos en centros educativos de Estados Unidos.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.